Los titanes tecnológicos se reinventan

En la era post PC, HP toma la decisión drástica de escindirse en dos compañías para sobrevivir, mientras que IBM, Microsoft, Lenovo y Dell eligen otros caminos
Los titanes de la industria tecnológica viven años convulsos. Las grandes compañías que escribieron la historia tecnológica en las últimas décadas se enfrentan desde hace unos años a una obligada transformación en la era de Internet, el cloud y la movilidad, en la que nuevos competidores más ágiles han cambiado las reglas del juego y amenazado su negocio.

Empresas como Hewlett-Packard, Microsoft, IBM, y Dell han tomado en los dos últimos años decisiones drásticas de negocio para intentar acomodarse a los nuevos tiempos. Hewlett-Packard se dividirá en dos compañías independientes, Microsoft ha cambiado de consejero delegado y acomete una durísima reestructuración de personal, IBM se ha desprendido de sus servidores PC y Dell salió de la Bolsa para intentar llevar a cabo un viraje en su negocio sin la presión de ser una cotizada.

La era de la movilidad pilló con el pie cambiado a las compañías que marcaron las reglas del juego cuando reinaba el PC. Mientras Apple se ha convertido en la mayor empresa por capitalización (US$ 603.576 millones) vendiendo móviles y tabletas, Microsoft (vale US$ 383.702 millones) ha sufrido las consecuencias de su incapacidad de trasladar el dominio de Windows en las PC al mundo de los dispositivos móviles. Es significativo que los beneficios de Windows, uno de los pilares de negocio de Microsoft, se hayan reducido de US$ 12.300 millones a US$ 9.500 millones en dos años.

Lenovo


Otro ejemplo: mientras HP pierde el liderazgo en PC, el nuevo rey Lenovo se come el mercado gracias a su fortaleza en China y a su agresiva política de adquisiciones. Además, Lenovo no ha descuidado su ascenso en movilidad, donde ha comprado Motorola. Es significativo que Dion Weisler, el responsable de que la unidad de PC e impresoras de HP haya logrado volver al crecimiento, provenga de Lenovo.

El problema para estos gigantes no se limita al avance de los dispositivos móviles. La adopción del cloud computing y la tecnología de virtualización (permite reducir el número de grandes ordenadores que necesitan las empresas) ha supuesto un duro golpe a vendedores de hardware como HP o IBM.

En su obligado salto hacia la nube, estas empresas tienen que competir con compañías como Amazon y Google, que ofrecen servicios de computación o almacenamiento en la nube con precios muy agresivos.

HP se escinde en dos compañías


Hewlett-Packard se dividirá en dos compañías de más de US$ 50.000 millones de facturación, una centrada en tecnología para empresa (Hewlett-Packard Enterprise) y otra enfocada en la venta de ordenadores personales e impresoras (HP). Meg Whitmman ha tomado la decisión tras constatar que, cuatro años después de iniciar una dura reestructuración que se saldará con 55.000 despidos, en el mercado no hay sitio para mastodontes que quieren abarcar demasiados negocios. Tras desprenderse de los PC, Hewlett-Parckard podría retomar las conversaciones para fusionarse con EMC.

IBM, nueve trimestres de caídas


Este año, IBM se desprendió del último reducto de tecnología PC que le quedaba, los servidores x86, que vendió al fabricante chino Lenovo por US$ 2.100 millones. IBM fue el primer gran fabricante que comprendió el lastre que suponía el negocio de ordenadores personales e inició hace ya una década un cambio de rumbo hacia el mundo de los servicios y el software. Sin embargo, la compañía no está en su mejor momento y acumula ya nueve trimestres de caída de la facturación. Al igual que en el caso de HP y de Microsoft, la histórica multinacional necesita ganar agilidad para adaptarse al cambiante mercado actual.

Microsoft reduce un 14% su plantilla


Satya Nadella tomó el pasado febrero las riendas de Microsoft en sustitución de Steve Ballmer, quien había agotado una era de la compañía y había conducido al gigante tecnológico a una parálisis en innovación. El nuevo ejecutivo, que se ha propuesto abordar un cambio cultural en Microsoft para que la compañía gane agilidad, ha tomado decisiones drásticas como el despido del 14% de su fuerza laboral, la mayor reestructuración en la historia de la compañía. De los 18.000 despidos, alrededor de 12.500 se realizarán por la duplicidad de puestos tras la adquisición de la división de móviles de Nokia.

Dell opta por la exclusión de Bolsa


Hace un año, Michael Dell recompraba su empresa para sacarla de Bolsa y poder así llevar a cabo su plan de reestructuración de la compañía sin la presión que supone ser una empresa cotizada. El fundador de la compañía pretende impulsar la presencia de la firma en el ámbito del software, los servicios y servidores para empresas, y alejarse del segmento de PC, que constituyó la base del negocio durante años y que ahora está de capa caída. La compañía no ha tenido éxito en sus intentos de subirse al carro de la movilidad, donde ha probado suerte con tabletas y smartphones.

 

Vía Expansión.

Comentarios