Los surfistas serán objeto de estudio

Un grupo de científicos busca estudiar cómo la contaminación en el agua puede afectar a la salud humana y los deportistas serán los protagonistas
El agua de los océanos podría alojar a una bacteria resistente a los antibióticos, conocidas como superbacterias, que complejizan el tratamiento de ciertas infecciones. Y para estudiarlas, los científicos recurrirán a los humanos que más tiempo pasan adentro del agua, los surfistas.

El centro Europeo para el Medio Ambiente y la Salud Humana en la Universidad de Exeter y la ONG del Reino Unido Surfistas contra las Aguas Residuales (SAS por su nombre en inglés) están reclutando a surfistas dentro del país que quieran participar de un estudio para el cual deberán proporcionar muestras rectales.

En total, se buscará a 300 personas. La mitad deberá surfear al menos tres veces al mes y cada uno de ellos deberá llevar a alguien que no practique el deporte. De esta forma, los investigadores podrán comparar a quienes pasan gran parte de su tiempo en el agua con aquellos que no lo hacen y ver cómo la exposición a la contaminación los afecta en relación con las superbacterias.

"Sabemos que los surfistas suelen tragar más agua del mar que otras personas que frecuentan la playa – alrededor de 170 mililitros por sesión–, unas 10 veces más que los nadadores", dijo Anne Leonard, una de las investigadoras que trabajarán en el estudio, en un comunicado de la universidad.

"Ya hemos demostrado que el agua puede contener bacterias resistentes a los antibióticos pero no tenemos idea de cómo esto afecta a los microbios que viven en nuestro organismo o cómo esto impacta en nuestra salud", agregó.

Bacterias que preocupan

La amenaza de las superbacterias es tan seria, que incluso el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó un plan para reducir el uso de antibióticos en el tratamiento de infecciones en humanos y animales, recoge la cadena de noticias BBC.

"Pese a que la calidad de las aguas ha mejorado dramáticamente en los últimos 20 años, las aguas costeras todavía pueden ser contaminadas por animales y seres humanos, que podría introducir miles de millones de bacterias potencialmente dañinas en el océano"

Es que si las bacterias se vuelven más resistentes a los antibióticos, las infecciones se volverán más difíciles de tratar.

Los investigadores esperan tener resultados en 2016. "Pese a que la calidad de las aguas ha mejorado dramáticamente en los últimos 20 años, las aguas costeras todavía pueden ser contaminadas por animales y seres humanos, que podría introducir miles de millones de bacterias potencialmente dañinas en el océano", dijo Andy Cummins, directora de campaña de la SAS.

El estudio fue anunciado este lunes, fecha en la que se celebra el Día mundial de los océanos.

Populares de la sección