Los smartphones, un juguete más

Los teléfonos inteligentes y el 3D ya tienen su lugar en las estanterías de muñecas, robots y Yo-yo, en el Tokyo Toy Show
Entre las tradicionales muñecas, robots o peluches, los juguetes conectados a teléfonos smartphones y el uso del 3D han irrumpido con fuerza en el lucrativo mercado del juguete en Japón, que muestra desde este jueves sus novedades en el Tokyo Toy Show.

En esta feria, que se celebra hasta el domingo en el centro de convenciones Tokyo Big Sight, participan 144 compañías de un sector en alza en Japón que creció durante el año fiscal 2011 un 3,4% hasta los 6.930 millones de euros, según la Asociación nipona del Juguete.

La perpetración de un imaginario


Pese a la incursión cada vez mayor de la tecnología, los clichés sexistas se mantienen y las novedades de la feria apuntan a que los niños proseguirán su particular batalla contra alienígenas y androides o compitiendo con coches en miniatura, y las niñas su misión de ser amas de casa y madres perfectas.

La entrada al enorme pabellón de la empresa Bandai, una de las principales jugueteras del mundo, aparecía custodiada por estatuas de amenazantes robots guerreros y de chicas de apariencia dulce acompañadas por tiernas y coloridas mascotas.
Pese al ingreso de la tecnología, los niños siguen luchando contra alienígenas y androides o compitiendo con coches en miniatura, y las niñas buscan ser amas de casa y madres perfectas

En un laberíntico recorrido por su escaparate, Bandai presentó para los niños sus nuevas armas dotadas de imágenes en 3D, la última colección de figuras transformables en coches o animales o juegos de rol para dispositivos electrónicos, todo impregnado de un fuerte aroma bélico.

En los juguetes para niñas casi todas las miradas las acapararon el último modelo de su afamada mascota virtual, el Tamagotchi, ahora con forma de tocador, y las máquinas para fabricar joyas, llaveros, gomas de borrar o carpetas con diseños en tres dimensiones.

La empresa Takara Tomy mostraba por su parte una colección de muñecas realizando todo tipo de tareas del hogar, desde pasar el aspirador hasta poner la lavadora, o sirviendo tras la barra de un bar de sushi, además de otras con el uniforme de las "nadeshiko", la selección femenina de fútbol y actual Campeona del Mundo.

De lo retro a lo tecnológico


En la feria también hubo espacio para la nostalgia con las versiones revisadas de clásicos como el Yo-yo, la cinta de gimnasia rítmica o el conocido robot de los años 70 Mazinger-Z que, con motivo de su 40º aniversario, luce de lujo en su nueva edición para coleccionistas.

Pero la gran novedad del mercado nipón es el uso del smartphones en las mascotas de juguete, como el Smartpet, un perrito robótico al que se le inserta el móvil en el rostro para transformarlo en una mascota virtual.
En 2011, los sectores que experimentaron un mayor incremento en Japón fueron el de juegos de cartas de rol, seguido del de juguetes para niñas

El bautizado como Omnibot i-Sodog usa a su vez el teléfono inteligente para controlar un pequeño perro con sensores de movimiento o reconocimiento de voz, mientras que el Keitai Wan-ko transforma, a través del móvil, los ladridos del perro en lenguaje humano.

En 2011, los sectores que experimentaron un mayor incremento en Japón fueron el de juegos de cartas de rol, que creció un 25,2 % interanual hasta cerca de US$ 1.25o millones, seguido del de juguetes para niñas, que aumentó un 11,5% hasta unos U$S 524 mil millones.

En esta gran cita del juguete no faltaron tampoco los juegos educativos, sobre todo en la gama de la robótica, los puzzles en 4 dimensiones, juegos musicales o novedades para los más pequeños, entre ellas miniordenadores o coches teledirigidos sin baterías.

Toyota Motor, primer fabricante de automóviles de Japón, acudió a la feria con un pequeño vehículo eléctrico de carrocería desmontable capaz de alcanzar los 70 kilómetros por hora, un "capricho" que hizo las delicias de los "niños grandes".

Comentarios