Los smartphones del futuro

Especialistas opinan sobre cuáles serán las características de los teléfonos que usaremos en unos años
L as soluciones tecnológicas que utilizamos a diario avanzan a un ritmo tan acelerado que si es ya difícil mantenerse al día -aprender a usar todo- todavía más complejo es imaginar "lo que vendrá". Piense en el primer celular que usó y el que usa ahora: un abismo.

Hay muy poco en común entre cualquier celular de los desarrollados recientemente y el famoso Nokia 1100, que con su formato candy bar (barra) fue lanzado en 2003 con funciones básicas y una pantalla monocromática de 96 x 65 píxeles. Este modelo fue el dispositivo electrónico más vendido del mundo en 2007, con más de 200 millones de unidades. Pero Nokia ya no existe, ya que la división de móviles de la finlandesa fue adquirida por Microsoft en el año 2014. Los modelos Lumia que actualmente se comercializan son la evolución de los viejos Nokia. Y parecen no tener ningún parentesco con aquella barrita tan útil y casi irrompible que usamos durante años.

Cuando se le pregunta a diversos expertos cómo serán los smartphones del futuro, la mayoría indica que los desarrollos de los modelos dependen también de cómo avanzan las distintas tecnologías que componen a los equipos, tales como el sistema de audio, la batería, la pantalla y el sistema operativo, entre otros.

Gabriel López, gerente de producto de Microsoft Mobile para Cono Sur, explica que la mayoría de los fabricantes comienzan a trabajar más de un año antes del lanzamiento de un modelo, por lo cual se podría decir que cada día se va creando el smartphone del futuro. Actualmente el equipo más avanzando de esta corporación es el Microsoft Lumia 950 XL, un terminal con pantalla quadHD de 5.7", procesador Octa-Core, 20MPx con triple flash natural LED, 32GB internos ampliables hasta 200GB, Lector de iris para funciones de seguridad (Windows Hello) y función Continuum que habilita el uso similar al de una PC con Windows 10 (conectado a un monitor, teclado, mouse, pen drives, etc.).

Acerca de la pantalla y el teclado

Gracias a nuestro teléfono ya no hace falta cargar con calculadora, reloj, GPS, cámara de fotos, agenda y filmadora, entre otras cosas. Pero al mismo tiempo cada vez hay más dispositivos que se sincronizan con el smartphone, como los smartwatches y pulseras inteligentes, por nombrar solo dos de los cientos que componen el Internet de las cosas.

"La consecuencia de este fenómeno, sumado a que interactuaremos cada vez más con el teléfono a través del comando de voz, será que disminuirá el uso de celular como aparato físico que llevamos a todos lados. Incluso, si uno toma distancia de esta situación, puede descubrir que es raro tener un pedazo de plástico en la mano todo el día. En síntesis, vamos a usar menos las pantallas de los smartphones, porque utilizaremos otros dispositivos, e incluso la gestión a través de la voz será clave", vaticina Juan Manuel Carraro, Director Asociado en IBM Interactive Experience.

Con respecto al teclado, si bien López de Microsoft estima que el sistema virtual tal como lo conocemos ahora seguirá vigente en el mediano plazo, Carraro cree que lo usaremos cada vez menos porque la voz tendrá preponderancia.

Jeff Mitchell, Director de ventas para América de Airwatch, un proveedor de soluciones de software que simplifican la movilidad empresarial, está seguro que muchas personas utilizarán teclados holográficos para tipear de una manera más cómoda. Es decir, teclear virtualmente o en el aire.

Teclado laser

Con respecto a la seguridad de los equipos, predice que se simplificará al máximo la gestión de contraseña: "Dejarán de existir las claves con número y patrones para acceder al contenido del smartphone ya que los sistemas biométricos serán la norma, algo que hoy solo está disponible en los modelos de alta gama".

¿En qué piensan, puntualmente los fabricantes a la hora de diseñar los próximos modelos? El gran desafío es que el teléfono requiera del menor esfuerzo del usuario para ejecutar las funciones que la persona necesite, destacan los entrevistados. Por este motivo, si se traza una línea evolutiva, los primeros equipos se manejaban con teclas. "Seguramente miraremos y tocaremos las pantallas de una forma diferente", opina el ejecutivo de Microsoft, y agrega que el teclado virtual continuará existiendo por lo menos a mediano plazo.

Gonzalo Ferrando, gerente de Samsung Uruguay, hizo hincapié en cómo la marca ha ido adaptando sus dispositivos a los requerimientos de los usuarios. Estos han demostrado una preferencia hacia los smartphones con pantallas grandes, por lo que los últimos modelos lanzados por la marca, el Galaxy S7 y S7 Edge, cuentan con pantallas de 5,1 y 5,5 pulgadas, respectivamente.

"No hace tanto que los teléfonos móviles solo servían para realizar y recibir llamadas. Pronto se convirtieron en nuestros compañeros, nuestra cámara, reproductor de música, TV portable, receptor de Internet y dispositivo para apps. Ahora es posible conectar nuestro teléfono a un Gear VR y transportarse a un mundo de realidad virtual", enumeró Ferrando.

Otros aspectos en los que Samsung ha respondido a las exigencias de sus usuarios es la batería, con la introducción de mayores capacidades y carga inalámbrica; o la tecnología Always-On que, en el Galaxy S7, por ejemplo, muestra la hora y notificaciones incluso con la pantalla bloqueada para evitar el consumo de batería que significa el constante encendido de la pantalla.

La batería, por siempre relegada

A medida que los teléfonos se vuelven más potentes, la batería dura menos tiempo ya que les exigimos más; por este motivo es usual encontrar a usuarios quejándose porque sus equipos "se han muerto" a mitad del día, o utilizando cargadores de energía portátiles.
Al ser consultados, los expertos indicaron que se están desarrollando sistemas que requieran cada vez menos energía al momento de funcionar. "El desarrollo de baterías que se carguen con tanta rapidez será un proceso que tomará tiempo ya que consta de diferentes retos; desde conseguir que tengan una mayor capacidad hasta hacer que duren más. En unos años veremos una nueva tecnología que permitirá cargar las baterías en cuestión de segundos, ya que eso es lo que busca el consumidor final, rapidez en todo sentido", explica Fernando Fried, Gerente de Marketing de Alcatel para el Cono Sur Atlántico. Los modelos más avanzados que está compañía tiene en el mercado son el IDOL 4 e IDOL 4S.

Otro punto delicado es la capacidad de almacenamiento, que hoy los usuarios usan porque llena la memoria rápidamente con fotos, videos y otro tipo de archivos: "Toda la información estará en la nube y la memoria de almacenamiento de un celular ya no será un problema en el cual tengamos que pensar. Tarde o temprano deberemos acostumbrarnos a pagar por tener capacidad de almacenamiento bajo este sistema, pero a cambio hay grandes beneficios como saber que uno dispone de sus datos en cualquier lugar y en todo momento y desde cualquier dispositivo", predice Mitchell de AirWatch.

Batería

Según datos de fines de 2015 provistos por la consultora eMarketer, hay 1.910 millones de personas con un teléfono inteligente, lo que implica aproximadamente al 25% de la población mundial. Sin embargo, la misma fuente asegura que en 2018 el 51,7% de la población empleará un teléfono inteligente. En Uruguay 1.580.000 personas poseen un smartphone, una cantidad que se multiplicó por 13 en tan solo tres años, según datos de Radar en su estudio Perfil del Internauta Uruguayo.

Situándose un poco más adelante en el tiempo, Fried concluye: "Entre 2020 y 2025 veremos diseños innovadores, minimalistas y súper flexibles. El consumidor busca dispositivos mucho más prácticos y compactos. Además, el celular ya no será solo rectangular sino que podrá tomar distintas formas. En resumen, se adaptará a todos los gustos y espacios".

Tres innovaciones que nos sorprenderán en 2020

  1. Sensores más avanzados: Si bien ya hay modelos con sensores, el pronóstico es que los próximos modelos puedan detectar hasta cambios en nuestro tono de voz. Además, los asistentes digitales como Siri, Cortana o Google Now serán más "inteligentes" comparados con las versiones actuales, de tal suerte que podrían sugerirnos que estamos por engriparnos antes de que nosotros mismos nos demos cuenta.
  2. Doblar, plegar y arrugar: Si bien hay prototipos, lo cierto es que las pantallas totalmente flexibles aún no existen. De todos modos, los fabricantes están haciendo grandes esfuerzos para lanzar al mercado equipos que podrán ser plegados según la necesidad: extendido si queremos ver una película y plegado si queremos hacer un llamado.
  3. Realidad virtual: Está a la vuelta de la esquina la posibilidad de comprar un visor de realidad virtual en el cual se inserta el smartphone para poder vivir una experiencia inmersiva en el living de nuestra casa. Aunque los primeros modelos serán costosos y no habrá muchos teléfonos inteligentes compatibles, este tipo de productos será moneda corriente en un par de años.

Perfil de los usuarios de smartphones en Uruguay

  • 60% de los usuarios de internet ya se conecta desde dispositivos móviles
  • 1.580.000 personas poseen un smartphone. De esta manera, el número de equipos se multiplicó por 13 en tan solo tres años.
  • El 86% de los usuarios de teléfonos inteligentes descarga aplicaciones para el dispositivo.
  • 74% de los usuarios de Internet tienen este servicio en su teléfono móvil. Este porcentaje se sextuplicó en cinco años.
  • El chat pasó a ser el uso mencionado por más usuarios de internet desde su celular (89%), seguido por Facebook y otras redes sociales (84%).

Populares de la sección

Acerca del autor

Débora Slotnisky