Los secretos de Street View

Cómo se genera el servicio de Google que permite recorrer el mundo en 360°, tal como si uno estuviera caminando por allí. Uruguay todavía no tiene fecha para ser incluido
Antes de viajar, cualquier persona curiosa con un mínimo de noción tecnológica busca en Google Street View la dirección del lugar donde se alojará. De esa forma, no solo conocerá la fachada, sino también el barrio y algún personaje que quedó inmortalizado mientras caminaba por la calle en un día cualquiera.

En 2007 todo esto podía sonar como un relato de ciencia ficción. Fue entonces cuando un grupo de técnicos de Google tomó la iniciativa y pensó cómo hacer realidad un servicio complementario a Google Maps, que permitiera recorrer las calles a través de imágenes tomadas desde el punto de vista de un transeúnte. Comenzaron colocando varias computadoras conectadas a cámaras láser y un GPS para sincronizar las capturas con la localización. Con todo ello emprendieron un recorrido por Estados Unidos en una camioneta.

Hoy en día, la recopilación de las imágenes se hace por medio de una serie de cámaras colocadas en diferentes posiciones y ángulos, un sistema avanzado de fotografías creado de forma específica para captar panoramas en 360° de distintos rincones del planeta. Para ello, previamente se hace un plan de locación donde se prevé día, horario y espacios a recorrer, lo cual dependerá de factores como el clima y el tránsito para poder tomar las mejores fotografías.

Mientras se fotografía, el sistema registra por medio de GPS el recorrido realizado. De esta forma quedan almacenadas las coordenadas de cada conjunto de imágenes, lo que permite su posterior alineación en el mapa.

A su vez, para crear las vistas donde uno puede navegar “caminando” por los distintos lugares, utilizan cámaras especializadas que toman fotografías levemente superpuestas, que luego son tratadas por el equipo de Street View para generar una única imagen de 360°. Por medio de algoritmos matemáticos, se perfeccionan las uniones para suavizar y generar transiciones delicadas.

Las cámaras, además, cuentan con tres mecanismos láser para medir los trayectos entre el objeto fotografiado y los lentes. Esto permite que se genere un registro de las distancias que, con su respectivo procesamiento, genera modelos 3D. De esta forma, cuando un usuario se “desplaza”, se van seleccionando las imágenes que mejor se acomodan a la posición donde está “parado”.

Retratar la región


Street View ha recorrido e inmortalizado distintos lugares en más de 50 países, desde el edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa, en Dubái, hasta el Museo Subacuático de Arte en Isla Mujeres, México. Maite Iturria, gerenta de Street View para América Latina, considera que este servicio de Google ayuda a promover el desarrollo de nuevos destinos turísticos en el mundo y la región.

“Es importante destacar el impacto económico que tiene Street View, no solo en lo referido al turismo sino también al consumo local, dado que permite a los comerciantes integrar a la herramienta las fotos de la fachada de su local de manera gratuita y mostrarles a sus clientes cómo luce su barrio, su cuadra o el propio negocio”, dijo Iturria a Cromo.

Actualmente con Street View se pueden conocer zonas de Brasil, Colombia, Perú, México y Chile. Además, ya se está registrando Argentina y, si bien Uruguay está entre los planes, aún no hay fecha estimada de la llegada de Google con alguno de sus distintos vehículos (ver recuadro). “Como líder del proyecto en Latinoamérica, puedo decir que siempre nos hemos sentido bienvenidos en todos los países a los que hemos ido y esperamos ser recibidos con la misma alegría en los países que aún nos falta sumar”, afirmó Iturria.

Derechos de imagen


Para quienes ya estén temiendo por su privacidad por la llegada a su barrio del gigante de internet y sus cámaras de alta tecnología, cabe destacar que parte del proceso de trabajo del equipo incluye tomar la precaución de difuminar la cara, matrículas u otros elementos que puedan violar los derechos de privacidad de las personas o instituciones. Este difuminado se hace automáticamente por medio de un sistema que, por ejemplo, detecta el rostro y lo borra con un algoritmo.

“Para Google proteger la privacidad de nuestros usuarios es un asunto central. Por este motivo, Street View respeta la legislación y regulación de los lugares públicos donde se toman las fotografías”, señaló Iturria.

Street View informa en su web que en caso de que el usuario encuentre alguna imagen en la que la función automática no se activó, podrá denunciarla al instante, así como solicitar el retiro de fotografías que resulten inapropiadas.

Por ahora, no hay fecha de la llegada de Pegman a Uruguay. Cuando arribe y este hombrecito señale al país como un destino mapeado por Street View, los locales ya sabrán cómo aprovechar el servicio sin preocuparse por su privacidad.

 

Los ojos de Street View



Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios