Los secretos milenarios de un bosque que se petrificó

Uno de los bosques petrificados más importantes de El Salvador, donde hasta el momento se han encontrado unos 45 fósiles de árboles, guarda secretos que datan de 25 a 26 millones de años que los expertos buscan desentrañar


La madera petrificada es capaz de conservar su estructura original con todo detalle, por lo que un bosque petrificado es el lugar ideal para encontrar todo tipo de fósiles de árboles que ayuden a revelar los misterios de su pasado que, en el caso de uno de estos bosques en El Salvador, tuvo lugar hace al menos 26 millones de años.

Se trata de un yacimiento en el cerro El Dragón, en el departamento norteño de Chalatenango, donde expertos de la Secretaría de Cultura de la Presidencia salvadoreña hacen una prospección para contribuir a la preservación de los restos, ya que están siendo depredados.

Aunque el dueño del terreno, Evelio León, dijo a Efe que tenía conocimiento del bosque petrificado desde hace unos 30 años, no fue hasta el 2003 que lo comunicó a las autoridades, que ahora han iniciado las prospecciones.

Este "es uno de los más importantes" bosques petrificados que se han encontrado en la zona, pues "tiene bastantes ejemplares que están en muy buenas condiciones y se encuentran todos en la misma área", señaló el paleontólogo Daniel Aguilar.
Por lo menos entre 40 y 45 ejemplares que están muy bien preservados, peroalgunos han sido depredados por la actividad humana", explicó el paleontólogo Daniel Aguilar

Aguilar precisó que por el momento se observan "por lo menos entre 40 y 45 ejemplares que están muy bien preservados", pero que "algunos han sido depredados por la actividad humana", ya que hay gente que corta piezas con herramientas metálicas ya sea como recuerdo, o para comercializarlos debido a su singular belleza.

Entre los trozos petrificados visibles existe de "un poco más de siete metros", explicó el paleontólogo, y añadió que la pieza era mucho más grande pero con el tiempo habitantes de la zona y de otras partes lo han ido cortando.

"No debe ser el único" trozo de grandes dimensiones, "debe de haber muchos más sepultados en este sedimento; solo hay que hacer las excavaciones de manera controlada y apropiada" para descubrirlos, agregó Aguilar.

Patrimonio cultural


El dueño del terreno ha hecho excavaciones de manera empírica, poniendo en peligro algunas piezas petrificadas, por lo que los expertos de Secultura realizaron a inicios de este febrero una inspección del bosque.

Como resultado de esa visita han elaborado un plano de la zona y un inventario fotográfico que, entre otras cosas, servirán para declararlo Patrimonio Cultural del país, señaló Aguilar.

Por su parte, ladirectora del Museo de Historia Natural de El Salvador, Eunice Echeverría, dijo a Efe que se prevé que expertos en paleobotánica de Brasil y México aporten "ayuda especializada", porque en El Salvador no hay paleobótanicos, reconoció.

La ayuda de los expertos permitirá conocer la edad exacta de los árboles petrificados, su familia botánica, si ya "están extintas o si aún perduran la misma especie o parientes cercanos de estas especies", añadió.

Paleobotánica


Según Aguilar, los árboles quedaron petrificados debido a una erupción volcánica.

Se ha observado que todos los troncos "están con rumbo de este a oeste, eso significa que hubo un evento muy grande que los tumbó y posteriormente los conservó", explicó.
Hubo un evento muy grande que los tumbó y posteriormente los conservó", dijo Aguilar

Además, en los suelos hay indicios de "un tipo especial de cenizas" que podría ser producto de la "erupción de lo que ahora se conoce como el cerro El Campanario". Según el paleontólogo, en otro momento este cerro fue un volcán que hizo una erupción lateral, y fueron los impactos indirectos los que preservaron" los árboles.

El experto estimó que la edad de los árboles petrificados podría oscilar entre 25 y 26 millones de años, de acuerdo al análisis de la roca volcánica encontrada en la zona. Sin embargo, reconoció que su hipótesis debe ser confirmada por geólogos.

Acerca del autor

Comentarios