Los rumores le arruinaron la sorpresa a Apple

La presentación de los dos nuevos modelos del iPhone, el 5C y 5S, cumplieron con todas las condiciones de funcionalidad y estética que ya se habían filtrado, lo que le quitó perspectiva a sus virtudes


Desde las funciones hasta su aspecto, pasando por el nombre comercial, todo sobre los nuevos teléfonos inteligentes de Apple se supo con antelación. Estaban etiquetados como "rumores" y acompañados de verbos conjugados en condicional, pero aún así acertaron en cada una de las novedades que estarían ocupando el titular de esta y otros cientos de notas.

Quizá por eso nadie se agarró la cabeza cuando aparecieron las primeras imágenes del iPhone 5C, el colorido teléfono con carcasa de policarbonato. También debe ser por eso que nadie se exaltó a ver lo poderoso que es el nuevo chip A7 de 64 bits, que permiten jugar en el iPhone 5S casi como si se tratara de una consola portátil. Y es probable que eso además influyera en que los sitios especializados en tecnología ya empiezan a decir que Apple perdió la magia.

Lo cierto es que los dos nuevos iPhone, presentados este martes en Cupertino, California, inauguran nuevas líneas de innovación, aunque cada uno a su manera.

El de altísima gama


El iPhone 5S es el teléfono que continúa con la línea inaugurada hace casi 6 años con la primera generación de los smartphones de Apple. Muchos estarán pensando en aquella época dorada de la compañía, cuando Steve Jobs presentaba un aparato como un valor trascendental. "El teléfono no es solo una herramienta de comunicación, es una forma de vida", decía en aquel entonces.

Lo cierto es que el 5S es 40 veces más rápido y los gráfico son 56 veces mejores que los del primer iPhone, según se dijo en el evento.

Pero no es necesario ir tan lejos en la historia de Apple para ver la superioridad del modelo recién lanzado: este teléfono es también dos veces más rápido que el iPhone 5. Presentado hace un año, este es el smartphone que más se vendió en menos tiempo, con 143 millones en 12 meses.

El nuevo smartphone de la manzana también tiene innovaciones con respecto a sus competidores. A la ya mencionada potencia se suma el sensor de reconocimiento de huella digital en su botón de inicio (sí, algo también largamente rumoreado). Llamado Touch ID, este sistema usa la huella del usuario para bloquear y desbloquear el dispositivo, dejando obsoletas a las molestas contraseñas.

Touch ID también funcionará en otras aplicaciones, por ejemplo, para realizar descargas dentro de iTunes, lo cual solucionaría el problema del uso de no autorizado de compras por parte de los menores de la familia. De todos modos, el software admite varios usuarios con sus respectivas huellas digitales.

También se mejoró la cámara y la duración de la batería en este teléfono que estará disponible en gris oscuro y negro, gris claro y blanco, y champagne y blanco (sí, la inclusión de este último color también se había filtrado).

El iPhone 5S saldrá a la venta en tiendas de Estados Unidos y otros países que no incluyen a América Latina, así como online en la App Store, desde el viernes 20 de setiembre sin contrato a US$ 649 (16 GB), US$749 (32 GB) y US$ 849 (64 GB).

El colorido, no barato


En algo se habían equivocado los rumores: el iPhone 5C no llevaba la "c" por cheap ("barato"), sino por colorful ("colorido"). Disponible en verde limón, celeste, salmón, amarillo y blanco, este teléfono ingresa a Apple a la moda móvil de los teléfonos en variadas tonalidades, inaugurada por Nokia y confirmada por Google con su Moto X.

Además de poco elegante, la explicación de la "c" por cheap no sería técnicamente correcta, ya que el iPhone 5C estará para la pre venta este viernes 13 y a la venta en tiendas el 20 de setiembre a US$ 549 (16 GB) y US$ 649 (32 GB). En otras palabras, no tendrá un precio lo suficientemente competitivo como para posicionarse con fuerza en los mercados emergentes. La reducción en el precio se debe a la carcasa de plástico (policarbonato para ser más exacta), de la cual Apple se mostró orgullosa.

Si bien tiene algunas innovaciones técnicas, como una mejor cámara para el chat FaceTime, el mayor cambio llega del lado de la estrategia empresarial de Apple. Por primera vez la compañía fue hacia donde el mercado le pidió que fuera y no hacia donde ella creía que debían avanzar desde su pedestal tecnológico.

Algunos dicen que Apple ya no puede revolucionar el mercado sin Jobs, su fallecido gurú tecnológico. Mi opinión es que en un mercado tan interconectado es difícil indicar un camino que ya no haya sido pensado por algunas decenas de personas en el mundo, linqueado por otros miles y "gustado" por millones.

 



-

Populares de la sección

Comentarios