Los relojes inteligentes cada vez enamoran menos a los usuarios

El mercado, liderado por Apple, encadena dos trimestres de caídas de las ventas

Los relojes inteligentes no acaban de despegar. Hace tres años, la industria tecnológica creía haber encontrado una nueva mina de oro. Confiaba en crear una nueva categoría de producto masivo con la que reeditar éxitos como el de los móviles inteligentes y las tabletas. La idea era ofrecer en un reloj de pulsera algunas de las características que habían convertido a los móviles en un objeto imprescindible para millones de usuarios.

Sin embargo, el concepto de un reloj inteligente que complementa al smartphone no acaba de cuajar. Los primeros modelos no atraían ni por estética ni por funcionalidades y, aunque los fabricantes han mejorado en ambos aspectos, el mercado sigue sin despegar. En los nueve primeros meses del año, se han vendido 9,4 millones de relojes, según IDC.

"En estos momentos, los relojes inteligentes no son para todo el mundo. Por eso algunos fabricantes se centran en un aspecto muy concreto como son los relojes con funciones para deporte y salud", explica Jitesh Ubrani, analista de IDC. De hecho, el segundo fabricante del mercado es Garmin, centrado en relojes para deportistas. Samsung ha anunciado una versión específica para este segmento de su Gear S3 y Apple ha lanzado un modelo con Nike del Apple Watch.

Caída de las ventas

De momento, los datos no acompañan. Según IDC, las ventas mundiales de smartwatches han caído un 51,6% en el tercer trimestre del año, hasta situarse en 2,7 millones. Es el segundo trimestre consecutivo de decrecimiento, tras registrar en el periodo comprendido entre mayo y junio un descenso del 32%.

Los expertos esperaban que el desembarco de Apple en 2015 impulsara a la industria. Y, de hecho, este incipiente mercado depende en exceso de cómo le vaya a la compañía de la manzana, líder mundial con una cuota del 41% en el tercer trimestre. IDC estima que Apple ha vendido en este periodo alrededor del 1,1 millones de relojes, un 79% menos, al no contar con nuevos modelos. Se espera que relance las ventas en el cuarto trimestre gracias a la nueva versión del Apple Watch.

La decisión de Google de retrasar hasta 2017 la nueva versión de su sistema Android Wear 2.0 también ha frenado el mercado porque los fabricantes han optado por esperar y no lanzar nuevos modelos. Además, el Samsung Gear S3, anunciado en la feria IFA de septiembre, todavía no está disponible. IDC estima que Samsung ha vendido unas 400.000 unidades en el trimestre, lo que le sitúa en tercera posición en el ránking mundial, tras Garmin.

Según datos de Kantar de julio de este año, en Estados Unidos la penetración de los smartwatches es del 4,7%, bajando al 3,2% en el conjunto de Reino Unido, Alemania, Francia e Italia.

¿Triunfarán los relojes inteligentes? IDC cree que el boom tardará más de lo esperado. En 2020, dice, el mercado alcanzará un volumen de unas 76 millones de unidades. Los expertos creen que los consumidores abrazarán los smartwatchesconforme mejoren las funcionalidades, crezca el número de aplicaciones disponibles, ganen independencia respecto al móvil y aumenten la duración de la batería. La apuesta de los fabricantes tradicionales de relojes también puede empujar las ventas. Marcas como Casio, Fossil y Tag Heuer han lanzado ya modelos de relojes inteligentes.

Apple, el líder del mercado

Apple lidera el mercado de los relojes inteligentes con una cuota de mercado del 41%, según IDC. La compañía ha lanzado ya su segunda generación de relojes más enfocada al mundo de la salud y el fitness, a la venta desde 329 euros. Llevan GPS integrado, por lo que el usuario puede salir a correr, por ejemplo, y registrar los datos del entrenamiento sin necesidad de llevar el iPhone encima. Asimismo, pueden sumergirse hasta 50 metros, lo que permite registrar actividades acuáticas como la natación. Además, ha lanzado un modelo con la marca Nike.

Samsung, a por el deporte

El fabricante coreano presentó en septiembre en el marco de la feria IFA su nuevo reloj inteligente Gear S3, con dos versiones, una clásica y otra enfocada al mundo del deporte. La gran novedad respecto a la anterior generación es el GPS integrado. Samsung sigue apostando por su propio sistema operativo Tizen en vez de adoptar Android Wear de Google. La compañía asegura que pronto habrá más de 10.000 aplicaciones disponibles para su reloj. La batería permite una autonomía de entre 3 y 4 días sin un uso intensivo.


Fuente: Expansión

Populares de la sección