Los récords de Instagram

En solo cuatro meses, la aplicación de fotografías sumó 1 millón de usuarios cada día; su guerra con Snapchat ha sido clave para convertirse en la red social de más rápido crecimiento
Todo comenzó hace siete años con una foto de un perro y los pies de su novia. Ella, Nicole Schuetz, no quería publicar una foto suya en internet porque su iPhone 4 no tenía buena cámara. La respuesta de Kevin Systrom fue la siguiente: ¿y si la mejoramos con un filtro?

Al final de ese día de vacaciones en Baja California, quien unos años antes había rechazado una oferta de trabajo de un tal Mark Zuckerberg para una red social llamada The Facebook, creó el filtro II-X Pro y la primera versión de Instagram.

Su idea hoy tiene más de 700 millones de usuarios activos mensuales, el doble que Twitter (una red que se ha demostrado incapaz de hacer crecer su base de seguidores), por ejemplo. En solo cuatro meses, Instagram sumó más de 100 millones de usuarios. Esto significa que la app de fotografía fue descargada por 1 millón de personas cada día. Y quizá muy pronto forme parte del club de los 1.000 millones, un círculo exclusivo liderado por Facebook, empresa que la compró por US$ 1.000 millones en 2012.

Lo verdaderamente sorprendente de Instagram es su capacidad para reinventarse constantemente; así como para copiar lo que ya funcionó bien en otra redes, sobre todo Snapchat. Hoy, gracias a los músicos, atletas y otros famosos que la usan, Instagram es una potencia de la cultura pop. Sus usuarios estrellas incluyen desde el expresidente de Estados Unidos Barack Obama hasta la celebrity Kim Kardashian.

Mientras que Twitter parece condenada a ser la vía de escape para la burla y el insulto y Facebook muchas veces aburre con las experiencias y filosofías de gente que, en realidad, poco conocemos, Instagram todavía ofrece un buen ambiente para pasar el rato. Y por eso ha sido una de las 15 apps más descargadas cada día por más de cinco años.

El periodista especializado Farhad Manjoo, de New York Times, habló así sobre Instagram: "Se siente como Facebook. Para ser más preciso, se siente como la forma en que era Facebook entre 2009 y 2012, cuando sigilosamente pasó de ser una de esas cosas tecnológicas que algunas personas usan a veces a una de esas cosas tecnológicas que todos nuestros conocidos usan todos los días". Hoy Instagram se "siente" más útil, interesante y divertida que las otras redes sociales.

Ojo por ojo

Parte del éxito vertiginoso de Instagram se debe a las funciones que "tomó prestadas" de sus competidores, como Snapchat. En agosto de 2016 incorporó Stories, que permite compartir imágenes y videos con anotaciones de texto y dibujos superpuestos que desaparecen en 24 horas. ¿Robo descarado? En opinión de Systrom es tan solo un alumno que superó al maestro. "No sé mucho de historia de autos, pero digamos que el Modelo T fue el primer coche. Entonces, ¿qué creen que estaba pensando la primera compañía automotriz distinta a Ford? ¿Estamos copiando a Ford o se trata de un nuevo modo de transporte sobre el que todo el mundo va a tener distintas interpretaciones?", dijo en entrevista con New York Times.

En este sentido, la función Stories, inventada por Snapchat, es un formato digital que puede ser apropiado y mejorado por otros. Sin culpas. Lo llamativo es que, actualmente, hay más usuarios en Instagram Stories (200 millones activos al día) que en todo Snapchat, que llega a los 158 millones.

El éxito de Stories es un gol que se le venía esquivando a Facebook. Ya había fracasado con dos copias de Snapchat: Poke en 2012 y Slingshot en 2014. Seguramente apenas escuchó hablar de estos servicios; Poke servía para enviar fotos y videos que desaparecían a los 10 segundos; Slingshot, por su parte, requería que los usuarios enviaran a un amigo una foto para poder abrir otra.
En 2014 tuvo su tercer intento. Bolt fue una app independiente de Instagram que limitaba la entrega de mensajes efímeros a 20 amigos y tenía un editor de texto. Facebook la probó en unos pocos países fuera de Estados Unidos. No convenció al público.

Las historias efímeras no son iguales en todas las plataformas. Instagram creó un efecto de cubo rotatorio que marca, sin equívocos, cuando termina una historia y comienza otra. También permite volver atrás en una historia en curso, un elemento que Snapchat adoptó después. Por el momento, Instagram no ofrece filtros faciales patrocinados como Snapchat, que conforman una parte importante de sus ingresos publicitarios.

Pero más allá de lo técnico, son contextos diferentes. Snapchat fomenta una red más íntima; Instagram, redes más grandes y públicas. En la app de fotografía, el uso de hashtags puede atraer seguidores hasta ese momento desconocidos. En la app del fantasma, en cambio, no hay forma de que un extraño encuentre el contenido subido por un usuario si no es su contacto.

Las Stories combinan a la perfección con los boomerang. En 2015, Instagram desarrolló una nueva aplicación que ha gustado, y mucho, a los usuarios de la app. Boomerang es una herramienta sencilla que permite capturar momentos de una forma diferente al convertir los momentos cotidianos en algo divertido gracias a sus videos breves que se reproducen en bucle hacia adelante y hacia atrás. A finales de 2016, Instagram integró Boomerang a su red social. Desde que esto ocurrió los usuarios no pararon de crear contenido con esta herramienta que también pueden usar en las Stories. Para devolverle el golpe, recientemente Snapchat copió esta función.

snapchat instagram.png

Jugados

Otros cambios han ayudado a Instagram a pegar el estirón. La renovación del logotipo, un rediseño de la aplicación, transmisión en vivo, galerías fotográficas y modificaciones en los algoritmos de personalización, entre otros, fueron más allá de lo que resultaría prudente para una plataforma de su tamaño.

"La razón principal por la que hemos escalado rápidamente a los 100 millones de usuarios es que descubrimos algo: a medida que escalamos el nivel, tenemos que desatarnos", explicó Systrom a New York Times.

Hace dos años se dio un debate que podía parecer pedante, pero resultó en un movimiento que afianzó a la app: cuadrados versus rectángulos. El formato cuadrado que había sido la firma de Instagram desde el inicio estaba a punto de desaparecer. Ian Spalter, recién llegado en ese momento de YouTube como jefe de diseño, se sintió abrumado por la idea de abandonarlo. Recuerda haber pensado: "¿Acabo de empezar aquí y ahora rompen todo?"

No obstante, en agosto de 2015, Instagram comenzó a permitir a los usuarios subir fotos y videos con cualquier proporción de ancho y alto. En vez de molestarse, los usuarios empezaron a cargar mayor cantidad de imágenes. "Me enorgullezco –y sé que todos nos enorgullecemos– de hacer que Instagram se sienta simple, directo y al grano", dijo Blake Barnes, director de manejo de productos.
Una de sus grandes ventajas es que la comunicación se produce a través de imágenes donde no hay barreras idiomáticas. No hay otra forma más poderosa y universal para comunicar una historia.

Acerca del autor