Los "recolectores de basura" del cerebro

Científicos decodificaron el proceso por el cual este órgano vital se limpia de células muertas, lo que podría contribuir al tratamiento de enfermedades neurológicas como el Parkinson
La "basura en el cerebro", en forma de células muertas, puede retirarse antes de que se acumule y cause enfermedades neurológicas tanto raras como comunes, como el mal de Parkinson, según los investigadores de la Universidad de Michigan (UM).

Un equipo de investigadores de esa institución logró decodificar el proceso crítico por el cual el cerebro se limpia de células muertas, en un estudio que podría contribuir al tratamiento de enfermedades neurológicas, publicó la revista científica Developmental Cell.

El equipo, encabezado por Haoxing Xu, profesor asociado en el Departamento de Biología Molecular, Celular y del Desarrollo en la UM, identificó dos componentes críticos en este proceso de limpieza.
Las células muertas "son malas para las células vivas", dijo el investigador Xu

Uno de ellos es una proteína esencial de canal de calcio, TRPML1, que ayuda en las células llamadas micrófagos que barren las células muertas. El otro es una molécula que ayuda a activar la TRPML1 y el proceso que permite que los micrófagos eliminen esas células muertas.

El laboratorio de Xu identificó, además, un compuesto químico sintético que puede activar la TRPML1. Dado que este compuesto químico ayuda a activar este proceso de limpieza celular, provee un posible objetivo para el desarrollo de un medicamento que combata estas enfermedades neurológicas.

Contra la degeneración


Los científicos empezaron a observar una enfermedad neurodegenerativa muy rara, llamada mucolipidosis Tipo IV, un mal infantil caracterizado por múltiples discapacidades.

El grupo de Xu encontró que la carencia de la función de TRPML1, que es el canal por el cual se libera calcio del lisosoma -el centro de reciclaje de la célula- en las células micrófagas, contribuye a estas condiciones neurodegenerativas.

Si ese canal de calcio no funciona, no puede distribuirse el calcio y las células muertas no son eliminadas, dijo Xu. El compuesto químico sintético estimula el canal de calcio de TRPML1 para que libere calcio en la célula.

Además las células muertas "son malas para las células vivas", dijo Xu. Un exceso de células muertas lleva a que las células macrófagas maten también las neuronas sanas que son necesarias para la función neurológica. Esto, a su vez, puede llevar a estas enfermedades neurodegenerativas.

 


De limpieza


Un año atrás, un estudio llevado a cabo por científicos del Centro de Medicina de la Universidad de Rochester explicaba de otra forma cómo el cerebro se mantiene "limpio" y se deshace de las células muertas. Según recogió la revista Wired, la investigación realizada en ratones de laboratorio mostraba que el cerebro bombea líquido rápidamente por fuera de los vasos sanguíneos externos, literalmente empujando los deshechos.


Acerca del autor

Comentarios