Los problemas de la multitarea

La tecnología permite realizar malabares entre dispositivos, pero reduce la atención y la productividad
El grupo Common Sense Media divulgó un estudio sobre cómo padres e hijos practican un comportamiento moderno cada vez más común: la multitarea.

Ahora es más fácil que nunca hacer varias cosas a la vez, por el advenimiento de nuevas tecnologías que nos permiten hacer malabares entre pantallas e incluso múltiples cosas en cada una de ellas.

Pero Michael Robb, director de investigaciones de Common Sense Media, considera que la multitarea ya no debe ser vista como "un rasgo deseable que hace mejor al trabajador del siglo 21". En su investigación Robb analizó cómo esta práctica afecta a niños y adultos. De más de 1.200 padres y adolescentes encuestados, el 48% de los padres y el 72% de los adolescentes dijeron que sentían la necesidad de responder a mensajes de textos y notificaciones de inmediato, lo cual casi garantiza distracciones durante todo el día.

La multitarea parece ser el problema. "Mucha gente piensa que no obstaculiza su capacidad para hacer las cosas", dijo Robb. "Pero puede disminuir su capacidad para hacer las cosas bien, porque hay que reorientarse. Esto provoca un cierto nivel de fatiga cognitiva, lo que puede ralentizar el ritmo de trabajo", comentó.

Pero es más contundente si se analiza la productividad de los niños. Investigaciones anteriores de Common Sense Media mostraron que más de la mitad de los adolescentes ven la televisión o mandan mensajes de texto durante sus horas de estudio. Y la mayoría –64%– dice que la multitarea no perjudica su trabajo. Sin embargo, a juicio de Robb, la multitarea puede ser particularmente nociva para los estudiantes.

"No es posible codificar las memorias de manera apropiada", señaló el investigador. Y añadió: "Si estoy en Facebook mientras habla un profesor, no estoy formando los recuerdos que necesito recuperar más tarde".
Incluso los nativos digitales tienen problemas con la multitarea. En 2009 se observó a 262 estudiantes universitarios y se encontró que aquellos que lo hacían de forma compulsiva "tenían más dificultades para el filtrado de información irrelevante", es decir, desarrollan el hábito de tratar toda la información con la misma atención en lugar de concentrarse en una acción en particular.

Todo indica que la multitarea solo deja la sensación de que somos más productivos.

Consejos

  1. Sea criterioso: haga dos listas, una de tareas que necesita hacer online y otra de las que no requieren conexión.
  2. Silencie su teléfono: desactive las notificaciones innecesarias. Establezca un sistema de archivo para que cuando llegue un mensaje que requiere un teclado físico para responder –50 palabras o más– se mueva a esa bandeja.
  3. Lea menos correos: solo chequee su correo durante unos pocos minutos cada hora. Así podrá concentrarse mejor en otras tareas.


Fuente: Hayley Tsukayama - The Washington Post

Populares de la sección