Los podcasts suenan de nuevo

Hay algunos que tienen niveles de producción dignos de series televisivas y en Estados Unidos los escuchan millones de personas. Aunque en Uruguay la fiebre de la radio online no ha llegado todavía, en Argentina ya hay proyectos que ganan cada vez más adeptos
Un crimen sacudió a Estados Unidos en octubre y no se trató de un caso noticioso, sino uno ocurrido en 1999. La periodista Sarah Koenig y su equipo desentrañaban en 12 capítulos una historia de que aparenta ser de desamor y venganza que no fue transmitida por televisión ni formaba parte de un libro, ni siquiera de un programa de radio, pero tenía a millones de personas expectantes por conocer el desenlace. Se trataba de un podcast llamado Serial.

La atención que ha recibido ha sido tal que ya se habla del resurgimiento de esta forma de descargar programas de internet para escucharlos dónde y cuándo quiera el oyente. Serial es recién la punta del iceberg. Solo en la tienda de Apple hay más de 285 mil programas.

En Uruguay todavía no pegó con tanta fuerza, pero en Argentina está comenzando a levantar vuelo.

El asesinato


En 1999, Adnan Syed era un joven de 17 años que estudiaba en un liceo de Baltimore, en Estados Unidos. Hoy es un hombre de 34 años que pasó 15 de ellos en una cárcel de máxima seguridad por haber estrangulado a su entonces exnovia, Hae Min Lee, quien lo había dejado días antes. Hasta el momento, Syed sigue sosteniendo que es inocente.

Las condiciones de su juicio y posterior encarcelamiento son poco claras. Hay hechos que no cierran y la evidencia no parece ser suficiente. Por eso, una vez por semana, Koenig reportó de forma meticulosa los avances de su investigación sin dejar escapar ningún detalle.

Las especulaciones y diferentes teorías sobre este asesinato, que parece tomado del cine o la literatura, podrían llevar a nuevos descubrimientos y conclusiones que podrían determinar o no la inocencia de Syed. La serie ya terminó, pero los capítulos se pueden descargar de la tienda de Apple.

Había una vez hace 10 años


Cuando Steve Jobs anunció el lanzamiento del iPod en 2001 transformó la industria musical para siempre. En 2004 el dispositivo para reproducir música en cualquier lugar alcanzó la fama, con 10 millones de ventas y 200 millones de canciones descargadas. Así, los reproductores MP3 se convertían en el nuevo walkman y esta forma de “audioblogging” pasaba a llamarse podcast, una combinación entre las palabras iPod y broadcast, transmisión en inglés.

Con el tiempo, los podcasts no se convirtieron en la “revolución audible” ni nada parecido. Se volvieron otra forma de comunicar, con su público específico, que no reemplazó a la radio, pero sí la llevó lentamente hacia internet. Es curioso, pero en el año en que Apple dejó de producir el iPod clásico, el podcast tuvo su mejor momento.

En el centro de la atención


Serial se hizo popular, incluso fuera de las fronteras de Estados Unidos. En Reddit, la comunidad online en que los usuarios comparten y comentan noticias, se creó una categoría exclusiva para discutir la serie en la que más de 36 mil detectives amateur siguen elaborando teorías sobre el crimen semanas después de su último capítulo. Incluso hay un podcast dedicado exclusivamente a Serial, de la reconocida revista estadounidense Slate.

Serial es el podcast que más rápido ha llegado a cinco millones de descargas en la tienda digital iTunes; lo hizo en noviembre, cerca de un mes después de ser lanzado. En muchos países anglohablantes –está disponible solo en inglés– el programa periodístico ha permanecido en el puesto número uno por varias semanas, incluso después de su finalización.

Su mayor éxito es que logró atraer el interés de millones de personas en todo el mundo sobre esta forma diferente de hacer radio. Ya se pactó una segunda temporada para 2015.

Los ingredientes


¿Pero por qué atrae tanto un podcast? “Es un medio que tiene todas las ventajas“, explicó a Cromo Federico Medina, conductor de El triángulo obtuso, un podcast que se emite desde 2010 en Uruguay.

Los podcasts se pueden escuchar en cualquier momento y lugar, no tienen costos altos de producción, ya que solo se necesita un micrófono y un programa para grabarlo y no hay pautas publicitarias ni horarios de otros programas que determinen su duración. Además, sus realizadores no tienen la presión de estar “al aire”, por lo que pueden dedicarle más tiempo a la perfección de la calidad del sonido.

El público de El triángulo obtuso es joven. Según cálculos de Medina, sus oyentes son veinteañeros y treintañeros de Uruguay y del extranjero, en particular, de Colombia, España, Argentina, México, Bolivia y Perú.

Medina recordó que en un foro español recomendaban su podcast porque les gustaba su forma de hablar. “Lo que buscan es algo diferente a lo que escuchan en la radio tradicional”, explicó.

Es que el podcast expande las fronteras de la difusión. “Al que hace un podcast y no está en una radio de aire también le permite competir con esa otra audiencia de millones y millones”, contó Medina a Cromo.

En 5 años, El triángulo obtuso pasó de ser escuchado por un promedio de 50 personas a más de 1.000. Todo depende del invitado o del tema del programa.

El ingrediente extra –ese que aporta la tecnología– es que ahora es mucho más fácil que hace 10 años escuchar podcasts. Antes, había que descargar los capítulos a la computadora y de allí pasarlos al celular, lo que hacía más trabajoso ponerse al día. Ahora, alcanza solamente con descargar una aplicación a un smartphone (ver recuadro de apps) y ni siquiera hay que pensar en actualizar los capítulos; eso se hace automáticamente.

Hay rumores que indican que el servicio de streaming de música Spotify incorporará los podcasts, lo que los acercaría mucho más a quienes escuchan música de esta forma.

En Uruguay, por ejemplo, las principales radios se pueden escuchar online y los podcasts de Océano FM y El Espectador se pueden descargar fácilmente (ver recuadro).

Podcasteros argentinos


En la vecina orilla, una iniciativa que comenzó en setiembre de 2014 y viene creciendo es Argentina Podcastera. Este sitio web que busca reunir a todos los podcasts del país pasó de 50 visitas diarias a 200 en sus tres meses de vida, según dijo a Cromo su fundador, Mariano Pagella.
Ya no se ve al podcast solo como un grupo de personas hablando al micrófono, sino que se están realizando ficciones y programas con un nivel de producción digno de una serie de televisión” dijo Mariano Pagella, fundador de Argentina Podcastera

“Si bien no son números exorbitantes para un sitio web, sí lo son teniendo en cuenta que quienes ingresan al sitio lo hacen porque les interesa el podcast específicamente”, explicó.

En Argentina, los podcasts han comenzado a hacerse populares desde que algunos locutores de radio conocidos por el público se han sumado al fenómeno.

Un reportaje del diario La Nación informó que el promotor de esta movida fue el periodista Luciano Banchero, quien conduce un programa en la radio Metro los fines de semana. Banchero tiene el podcast Marte ataca, junto con el periodista y exconductor del popular programa de televisión Caiga quien caiga (CQC), Clemente Cancela.

“Este año sobre todo hubo un boom muy importante”, indicó Pagella. De hecho, el 80% de los programas que se pueden encontrar en Argentina Podcastera fueron creados durante 2014.

Si bien los podcasts siguen siendo un nicho pequeño de audiencia, la iniciativa de encuentro Podfest 2014 logró reunir a 100 personas y tuvo más de 3.000 oyentes, lo que sorprendió a sus organizadores. Se trató de un evento organizado por los podcasters que comenzó como una reunión de amigos y terminó juntando a más de 20 conductores de distintos estilos que grabaron una serie de programas.

“Ya no se ve al podcast solo como un grupo de personas hablando al micrófono, sino que se están realizando ficciones y programas con un nivel de producción digno de una serie de televisión” destacó Pagella. Y aventuró su pronóstico: “El podcast (será) a la radio lo que Netflix o los servicios on demand son a la televisión”.

 


Apps destacadas


 

Overcast

El reproductor de podcasts Overcast fue lanzado a mediados de este año y hasta el momento es uno de los más recomendados, aunque solo para iOS. Es simple, completo y gratis. Acorta los silencios, permite acelerar sin distorsionar el sonido y saber qué escuchan los usuarios de Twitter a los que se sigue.

Podcast Republic

Aunque los podcasts son terreno de Apple, también en Android se puede acceder a los que están en iTunes. Esta app es gratis para el sistema operativo de Google y permite descargar los nuevos episodios de forma automática. Aunque su interfaz no es la más prolija, es fácil de usar.

Tunein Radio

Este reproductor de radios online tiene un secreto escondido: también sirve para reproducir podcasts. Según sus desarrolladores, Tunein permite acceder a más de 100.000 radios online y cuatro millones de podcasts de todo el mundo. Es gratuita para Android, iOS, Kindle, Windows Phone y algunas Smart TV.

Pocket Casts

Promete ser la más veloz en descargar los nuevos episodios y además lo hace en cuanto son publicados. Permite filtrar los podcasts con diferentes criterios y tiene un excelente diseño que la hace muy fácil de usar. La única desventaja es su precio: US$ 3.59 para iOS y US$ 3,24 para Android.

 

Para descargar y escuchar


 

En iPhones e iPads hay una app que ya viene preinstalada que permite descargar y almacenar podcasts. Otra forma es descargarlos al programa iTunes en la PC, elegirlos de la tienda y suscribirse para luego sincronizarlos al celular. También se puede ingresar un código RSS, que proporciona cada podcast y es lo que hace que se actualice.

Para Android también hay varias aplicaciones que permiten descargar podcasts. Pero si se desea hacer de forma manual hay que descargar el archivo, conectar el dispositivo a la computadora y copiarlo y pegarlo en la memoria interna o la tarjeta del dispositivo.

Hay reproductores que permiten suscribirse a podcasts. El VLC es uno de ellos. Primero hay que ir a “Ver” y seleccionar “Lista de reproducción anclada“. Luego “Reproducir un podcast”, al costado aparecerá un signo de “+”. Con pegar allí la dirección de actualización del podcast basta para darle play.



 

Comentarios