Los peligros del paraíso

La trágica muerte de la hija de Benjamín y Pampita tras unas vacaciones en México es un recordatorio sobre la importancia de informarse con un médico antes de viajar
"Este caso conmociona por ser el de una figura pública, pero es excepcional", dijo la doctora Elena Zanetta, integrante del Comité de Infectología de la Sociedad Uruguaya de Pediatría. Gabriel Peluffo, quien también forma parte del organismo, ratificó la rareza del caso: "No es una enfermedad prevalente en el país en absoluto". Sin embargo, agregó: "Quizá pueda servir de alarma pública para que los viajeros comiencen a informarse, especialmente si salen del país con niños".

Después de nueve días de internación, Blanca, la hija de 6 años del actor chileno Benjamín Vicuña y la modelo argentina Carolina “Pampita” Ardohain, falleció el sábado al mediodía.

Había ingresado a la prestigiosa Clínica Las Condes, en Santiago de Chile, con lo que parecía ser un resfrío adquirido durante las vacaciones familiares en la Riviera Maya, en México. La pequeña tenía fiebre y se quejaba de que le “dolía el corazón”, según informó el diario chileno La Tercera.

Hasta ayer de tarde no había un diagnóstico oficial emitido por la clínica, de la que no se realizaron partes médicos públicos a pedido de la familia.

Sin embargo, citando fuentes médicas, medios de Chile y Argentina han informado que la causa de muerte de Blanca fueron dos bacterias que se alojaron en su organismo y le provocaron una neumonía hemorrágica, que terminó por ocasionar una falla multisistémica, con complicaciones renales, derrame cerebral y septicemia incluidos.
Cuando los padres viajan, tienen que estar al tanto de la epidemiología del lugar, incluso si van a Argentina o Brasil”, dijo el pediatra Gabriel Peluffo

Hay medios que hasta publicaron que la pequeña contrajo legionelosis, definida por la Organización Mundial de la Salud  como “una forma grave y a veces fatal de neumonía”, asociada a un “mantenimiento deficiente de sistemas artificiales de agua, sobre todo torres de refrigeración y condensadores de vapor vinculados con sistemas de aire acondicionado y refrigeración industrial, sistemas de agua caliente y fría en los edificios públicos y privados, y piscinas de spa”.

Para el infectólogo pediátrico Álvaro Galiana esto es poco probable, ya que el caso de Blanca es aislado y no se presentó en toda la familia, ni siquiera en varios huéspedes del hotel. En cambio, por citar un ejemplo, ayer las autoridades sanitarias de Canadá declararon bajo control una epidemia de legionelosis en Quebec, donde desde julio se registraron 176 casos y 11 muertes.

Según opinó Galiana, con base en lo poco que se sabe hasta el momento, todavía no está claro si la causa de muerte de Blanca fue la enfermedad en sí o las complicaciones derivadas. En todo caso, el médico destacó la importancia de que los padres reaccionaran a tiempo y la excelente trayectoria que avala a sus colegas de Las Condes, algo que también resaltó Zanetta.

Prevención e información


Para Peluffo, “cuando los padres viajan, tienen que estar al tanto de la epidemiología del lugar, incluso si van a Argentina o Brasil”.

Además del médico de referencia, existen sitios web como el del Ministerio de Salud Pública y de varios laboratorios uruguayos que suministran información sobre enfermedades prevalentes en distintos países y las vacunas necesarias para viajar allí, explicó Peluffo. El pediatra dijo que incluso en hoteles de lujo las condiciones ambientales pueden ser muy precarias y que hasta lavarse los dientes con el agua de la canilla podría resultar peligroso.

Sin embargo, las vacunas y diferentes precauciones sanitarias no siempre son suficientes. En palabras de Galiana, a veces estas tragedias ocurren y no es culpa de nadie.

 


La enfermedad de los Legionarios


Según explicó el infectólogo Edgar Lima, en 1965 se produjo un brote de legionelosis en un hospital psiquiátrico de Washington DC: 81 pacientes internados contrajeron la enfermedad, que causó 15 muertes.

En 1976 se observó un brote epidémico de neumonía en un hotel de Filadelfia en que se celebraba una convención de legionarios. “Afectó a 221 personas, de las cuales fallecieron 34. La ingesta de agua del hotel se correlacionó con la adquisición de la infección”, contó el médico.

La familia Legionellaceae abarca más de 30 especies, dentro de las cuales está la Legionellaceae pneumophila: “Crece en medios acuático, ríos, lagos, piscinas y aguas termales contaminadas. Puede sobrevivir años en agua conservada entre 2 y 8 grados centígrados. Su desarrollo es mayor si existen otros gérmenes como bacterias y amebas”, dijo Lima.

Sobre la transmisión, afirmó que “se otorga importancia a la transmisión por aspiración de gotas ambientales suspendidas en el aire, contaminadas por las bacterias. Se ha aislado de duchas y de sistemas de almacenamiento de agua corriente”.

La neumonía es la presentación más frecuente, pero también se han visto lesiones de piel luego de exposición al agua contaminada. Según el también hemoterapeuta, “los factores que inciden en el desarrollo de la enfermedad depende en general de otras afecciones preexistentes, como la diabetes, enfermedades pulmonares, etcétera”.


Comentarios