Los peligros del aire contaminado

El smog puede provocar daños permanentes a los pulmones, cambios de conducta y reducción de la inteligencia en bebés. En Pekín los niveles de polución recientes son alarmantes
Mientras los médicos atendían a los pacientes que formaban largas filas en la planta baja del Hospital de Niños de Pekín la semana pasada, no eran las gargantas irritadas ni los ojos llorosos causados por el aire acre de la ciudad lo que más preocupaba a Li Pu. Era el posible daño permanente a los pulmones y los cambios de conducta.

Li, pediatra especializada en el desarrollo de la primera infancia, está encontrando evidencias del efecto tóxico acumulativo que tiene la contaminación en los niños. Estas indican que la enfermedad aguda provocada este año por algunos de los días más cargados de smog de Pekín puede ser el preludio de dolencias crónicas, como las patologías cardíacas, décadas más tarde.

“Aun cuando los niños estén expuestos por un breve lapso, puede tener un efecto acumulativo en ellos en el futuro”, dijo Li en una entrevista. “Pekín ha vivido muchos más días con smog abundante desde comienzos de enero”.
Los niveles de las últimas semanas son alarmantes”, señaló Susan Mango, profesora de microbiología de la Universidad de Harvard que está analizando con su hijo adolescente si van a viajar a China. “Me preocupa el daño que podría hacerle a un niño la contaminación”

La contaminación del aire urbano es un problema mundial. Los investigadores de la Universidad de Columbia que estudian el aire con smog y el embarazo en Nueva York descubrieron que la contaminación reducía la inteligencia y elevaba el riesgo de problemas de conducta cuando los bebés llegaban a la edad escolar. Sin embargo, Pekín está entre las ciudades donde el problema es más grave. La calidad del aire en la capital china se deterioró más allá de los límites de seguridad que fija la Organización Mundial de la Salud todos los días del mes pasado conforme se acumularon el humo de los generadores a carbón, las emisiones de las fábricas, los gases de los caños de escape de los autos y el polvo en la ciudad de 20 millones de habitantes.

El Banco Mundial calcula que China tiene 16 de las veinte ciudades más contaminadas del mundo. Un sensor de contaminación de la Embajada de los Estados Unidos mostró que la calidad del aire de Pekín llegó a niveles peligrosos durante veinte días del mes pasado.

Niveles "alarmantes"


El Consejo de Estado de China el 6 de febrero dio a conocer un cronograma para la adopción en todo el país de normas más estrictas para las emisiones de los autos hasta fines de 2017 y exigió que las refinerías de petróleo modernicen sus equipos para producir combustible más limpio que respete las normas de la Unión Europea. Desde el 1º de febrero, Pekín exige a los autos nuevos que cumplan con estas normas más estrictas, convirtiéndose en una de las primeras ciudades de China en hacerlo.

“Los niveles de las últimas semanas son alarmantes”, señaló Susan Mango, profesora de microbiología de la Universidad de Harvard que está analizando con su hijo adolescente si van a viajar a China. “Me preocupa el daño que podría hacerle a un niño la contaminación”.

Los contaminantes son especialmente peligrosos para los bebés y los niños menores de tres años dado que sus órganos todavía están en desarrollo, dijo Li, que es asesora sénior del New Century International Children’s Hospital, la división privada del Hospital de Niños de Pekín. Las internaciones aumentan en los días de grave contaminación ambiental, explicó, agregando que los índices de hospitalización de 2013 todavía no han sido dados a conocer.

Comentarios