Los otros usos de WhatsApp

La app de mensajería se ha convertido en una poderosa herramienta de contacto social que trasciende los chats
El ping, ping que avisa que llegó un mensaje de WhatsApp se ha convertido en la banda sonora de usuarios, gobiernos y organizaciones sociales a medida que la aplicación de mensajería instantánea sustituye las llamadas y el email. Debido a que el servicio resulta más barato que enviar de mensajes de texto y como utiliza menos datos que otras aplicaciones, WhatsApp ha captado más de 1.000 millones de usuarios activos en solo seis años.

Brasil: noticias de las favelas

En Río de Janeiro, André Fernandes, fundador de la agencia Favela News, elabora sus noticias a partir de mensajes de 20 grupos de WhatsApp en los que se "habla" sobre lo que sucede en las favelas. En su opinión, "el acceso a las redes sociales ha contribuido a proteger los derechos de los residentes más vulnerables de los barrios pobres".

En Brasil hay 100 millones de usuarios. Los políticos usan WhatsApp para conseguir votos, las empresas para comunicarse con clientes y los narcotraficantes para el comercio de armas y cocaína. Hace unos meses, la Justicia bloqueó la app dos veces porque la empresa detrás de ésta decidió no colaborar con investigaciones criminales.

Kenia: ayuda a jóvenes

En 2010, Francis Gogo creó un grupo en WhatsApp para vigilar a jóvenes de un barrio marginal en Nairobi, con VIH o en riesgo de contraer la infección. "Muchos querían recibir ayuda, pero no asistían a las sesiones de terapia porque no querían que les conocieran. Ahora con WhatsApp pueden ser anónimos y recibir información y consejos. En el grupo contamos con médicos y especialistas". El proyecto tardó dos años en despegar por el costo de los smartphones. Pero cuando bajaron los precios, el número de miembros se disparó.

Sudán: información sin censura

Como las páginas web están controladas por el gobierno, WhatsApp se transformó en la fuente de noticias por excelencia en Sudán. Si bien no hay cifras disponibles para el número de usuarios con base en ese país, la vertiginosa velocidad con la que se ha adoptado la tecnología móvil sugiere que la aplicación tiene un alcance significativo. Así lo explicó Habeb Elebed, un traductor que vive en la capital, al diario inglés The Guardian: "Si algo interesante sucede en mi área puedo enviar fácilmente la información a cinco personas, quienes pueden mandarla a los demás y se puede llegar rápidamente a 5.000 personas".

Además, la aplicación es usada por comediantes, cantantes, poetas, artistas y periodistas que han encontrado en ella una plataforma para compartir su trabajo.

México: salud y delitos

Jaime Rodríguez, el gobernador de Nuevo León, ha dado su número de celular a los habitantes del estado, invitándoles a denunciar delitos por WhatsApp. Gracias a la aplicación consiguió atrapar a un narcotraficante. Una mujer secuestrada en Chihuahua también fue rescatada al enviar su ubicación por WhatsApp a la Policía y el gobierno envía sus comunicados a la prensa por esta vía.

India: captar votos y tráfico

En las elecciones generales de 2014, Narendra Modi, el polémico jefe de gobierno de Gujarat, hizo un intenso uso de las redes sociales en su campaña. Una parte fundamental de su estrategia fue enviar mensajes por WhatsApp a votantes potenciales. Además, el año pasado Modi ordenó crear un grupo de WhatsApp para amonestar a los diputados que no acudían al Parlamento.
En 2015, India contaba con más de 70 millones de usuarios, cifra que sigue aumentado debido al auge de los smartphones.

Por otra parte, la Policía del país utiliza WhatsApp para informar a los ciudadanos de manera directa de problemas, como atascos de tráfico o policías corruptos, e incluso para compartir fotografías de criminales.

Refugiados: identificación

Unicef propone utilizar WhatsApp para identificar a los refugiados, dado que es el medio por el que se contactan con sus familiares en sus países de origen. Además, existen grupos de voluntarios encargados del rescate en alta mar, como la ONG Proactiva o Médicos Sin Fronteras, a los que los refugiados envían su localización cada pocos minutos. En travesías nocturnas, esa información es la única manera de poder acercarse a distintas embarcaciones si tiene algún problema.

Argentina: los deberes

En Ana Zumarán, pueblo del sudeste cordobés, las maestras sacan fotos de las tareas y las envían por celular a los alumnos que no pueden ir a clase cuando se inundan los campos y los caminos. "Con los que no pueden venir, usamos Facebook y WhatsApp", dijo la maestra Norma al diario local La Voz. Por la misma vía, recibe las fotos con las respuestas.

Fuente: Basado en Expansión

Populares de la sección