Los orangutanes se encuentran en peligro de extinción

La presencia del hombre en su hábitat ha causado la disminución de la especie

La Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN, por su sigla en inglés) sumó otra especie a la lista roja: el orangután de Borneo (Pongo pygmaeus). Esta especie ingresó en la lista de especies en peligro “crítico” de extinción luego de confirmarse que solo quedan 14 mil especímenes vivos en todo el mundo. En Borneo y Sumatra son aún menos.

Las causas de la disminución de esta especie no son muy difíciles de pensar. La deforestación y la caza ilegal son puntos importantes. Otra variable es su reproducción. Los orangutanes tienen crías cada siete u ocho años, lo que no favorece su supervivencia.

Los orangutanes de Borneo habitan únicamente en la isla del mismo nombre, donde la población de esta especie ha caído un 60% en los últimos 60 años. Los más recientes estudios anticipan que estos animales disminuirán otro 22% para el año 2025. Si los cálculos son acertados, y no se acelera la muerte de los orangutanes, en menos de 10 años solo quedarán 47 mil orangutanes de Borneo en el mundo. Sus “primos”, los orangutanes de Sumatra, tampoco lo tienen fácil. Esta especie está en la lista de especies en peligro desde 2008 y se estima que solo viven 7.300 mil ejemplares.

Una encuesta divulgada por National Geographic reveló que cada año se cazan entre 750 y 1.790 orangutanes de Borneo en la región de Kalimantan. Los científicos estiman que si se asesina un determinado número de orangutanes hembra, la especie podría llegar a extinguirse.

“El ser humano suele llevar ventaja cuando se enfrenta a la vida salvaje. Antes se mataba a los animales mediante trampas o lanzas, pero ahora el ser humano dispone de venenos, AK- 47, y explosivos que son mucho más eficientes”, comentó la ecologista de vida silvestre Amy Dickman de la Universidad de Oxford.

Por su parte, Erik Meijaard, miembro del Grupo Especialista en Primates de la IUCN, escribió en un comunicado de la organización: “Esta es la primera vez en muchas décadas que tenemos un entendimiento claro de las tendencias de la población de orangutanes de Borneo”. Y añadió: “A medida que los orangutanes son cazados y expulsados de sus hábitats, las pérdidas para esta especie poco reproductiva son enormes y extremadamente difíciles de revertir”.

De acuerdo con un reporte de la revista Scientific American, entre 1999 y 2009 más de 20 mil orangutanes habían sido cazados por la industria de la madera para hacer lugar a las plantaciones de aceite de palma o vendidos de forma ilegal sin que se haya responsabilizado a nadie por estos crímenes.

El comercio de orangutanes está prohibido por la Convención Internacional sobre el comercio de especies amenazadas de fauna y flora silvestres y, en particular, los orangutanes están protegidos en Indonesia, donde es ilegal matar, capturar, transportar o incluso lesionar a esta especie. “El problema es que la ley no se hace cumplir”, dijo Sean Whyte, director de la organización Alerta por la naturaleza.
Además del orangután de Borneo, la IUCN informó que también se encuentran en peligro de extinción el tiburón ballena y la cornuda planeadora (una especie de tiburón martillo).