Los niños por las ballenas

Escolares de Maldonado y Rocha presentarán un proyecto de ley para la creación Santuario de Ballenas y Delfines en Aguas Uruguayas ante el Parlamento
El dicho popular indica que "todo niño viene con un pan bajo el brazo". El miércoles a las 9 de la mañana, un grupo de escolares de Maldonado y Rocha llegarán al Parlamento con una propuesta bajo el brazo: defender a las ballenas y delfines.

Los pequeños, apoyados por la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC) presentarán en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Representantes el proyecto de ley para la creación de un Santuario de Ballenas y Delfines en Aguas Uruguayas, que hasta el momento ha reunido 4.700 firmas en la plataforma Avaaz. Busca juntar 5.000.
El santuario permitirá preservar las especies amenazadas de ballenas y delfines que en forma temporal o permanente surcan nuestras aguas, integrando la investigación científica, el aprovechamiento turístico responsable, la educación y sensibilización ambiental"

Según explicó la OCC en un comunicado: "El santuario permitirá preservar las especies amenazadas de ballenas y delfines que en forma temporal o permanente surcan nuestras aguas, integrando la investigación científica, el aprovechamiento turístico responsable, la educación y sensibilización ambiental. Se trata de un proyecto que posiciona y jerarquiza al país a nivel regional e internacional (son solamente seis los santuarios en Latinoamérica). El proyecto está en total concordancia con la postura país en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) donde Uruguay copatrocina el Santuario para el Atlántico Sur".

El proyecto de ley incluye también una carta dirigida al presidente, José Mujica, ilustraciones creadas por los niños que impulsan la iniciativa y el poema de Eduardo Galeano Santuario de la vida. En esta oportunidad no estará el padrino del santuario, Carlos Páez Vilaró.

 


Carta textual a Mujica por el santuario


 

Presidencia de la República Oriental del Uruguay

Sr. Presidente

José Alberto Mujica Cordano (“Don Pepe”)

Estimado Presidente:

Es un gusto saludarlo y agradecerle ante todo, el apoyo que bajo su mandato nos ha brindado para que Uruguay esté participando en forma activa en la pasada 64ª Comisión Ballenera Internacional (ciudad de Panamá, julio 2012), donde nuevamente se fortaleció la postura para la conservación de cetáceos y los océanos en forma ejemplar junto al bloque latinoamericano, con resultados positivos históricos.

Esta vez nos dirigimos a Usted en nombre de diversas organizaciones de la sociedad uruguaya y de (número) organizaciones de la sociedad civil Latinoamericana, con el fin de solicitar promulgar el proyecto de ley para crear un Santuario Marino para las poblaciones de Ballenas y Delfines al Mar Territorial y Zona Económica Exclusiva (ZEE) de la República Oriental del Uruguay. El mismo contribuye de manera significativa al esfuerzo global de conservación de las amenazadas especies de cetáceos así como de sus ecosistemas marinos.

Dicha medida, expresión del ejercicio soberano de Uruguay como nación ribereña del Atlántico Sur, constituirá una relevante señal tanto a nivel regional e internacional, perfectamente congruente con la reciente postura demostrada en el marco de la Comisión Ballenera Internacional en lo que respecta a la conservación de estas especies, y que sin lugar a dudas jerarquizará la imagen de Uruguay.

Las interrelaciones entre las diversas especies de cetáceos y las comunidades costeras en nuestro país, existen desde hace muchísimos años (bahía de Maldonado siglo XVIII) y en la actualidad, no solo continúan sino que han ganado relevancia fomentando su identidad cultural y natural, soberanía, educación, investigación y actividades económicas de las mismas.

En nuestro país existen importantes normativas legales que protegen a las ballenas y delfines en aguas uruguayas brindando las bases fundamentales para la concepción, fortalecimiento y puesta en marcha de un Santuario de Ballenas y Delfines. El Decreto 238/998 establece las medidas pertinentes para reducir la mortalidad incidental y caza ilegal de cetáceos en nuestras aguas. El Decreto 261/2002 regula el Turismo de Observación Embarcado de Ballenas. La resolución 444/00 declara de interés ministerial la propuesta de crear un área marina protegida para la Ballena Franca Austral y asimismo, la Intendencia Municipal de Maldonado y la Liga de Fomento de Punta del Este declaran en el año 2002 Santuario de Ballenas a la Bahía de Maldonado. Por otra parte, con aprobación mayoritaria parlamentaria se aprobó en 2002 la creación del Día Nacional de Protección a la Ballena Franca Austral (decreto de ley). Y a nivel regional, la Comisión Parlamentaria del Mercosur (2000) declaró a la ballena franca, “ballena del Mercosur o mercosureña”.

En el año 2005, la campaña realizada para el reingreso de Uruguay a la CBI movilizó a miles de ciudadanos y organizaciones, motivados por el deseo de conservar a estas especies, que cada vez resultan más emblemáticas para los uruguayos. Luego de 22 años Uruguay regresó en forma ejemplar unida al bloque latinoamericano en defensa de los cetáceos.

A pesar que las ballenas se encuentran protegidas desde hace más de dos décadas de la caza comercial, desde la moratoria establecida para tales efectos en la CBI (1986); su baja tasa reproductiva y los crecientes impactos provenientes del transporte marítimo, contaminación de origen urbano, cambio climático global, entre otras, no han logrado que sus poblaciones se recuperen de más de doscientos años de capturas destructivas, las cuales dejaron a varias de estas especies en peligro crítico de extinción.

Uruguay ha realizado una importante e influyente performance en los esfuerzos de conservación de gobiernos y ciudadanos a nivel global, inclusive bajo su mandato como Presidente.

Ejemplo de ello ha sido el apoyo de Uruguay a la adopción de la Moratoria sobre las actividades de caza comercial (1986); su voto a favor de la creación del Santuario en aguas del Océano Antártico (1994) y el co-patrocinio junto con Brasil, Argentina y Sudáfrica de la propuesta para la creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur dentro del marco de la CBI, la cual en la Plenaria realizada este año en la Ciudad de Panamá no se logró por tan solo cuatro votos.

Actualmente Uruguay forma parte del creciente bloque de países latinoamericanos conservacionistas de la CBI, conocido como Grupo de Buenos Aires, el cual tiene entre sus objetivos coordinar una política regional de conservación y uso no letal de los cetáceos. Dicho bloque es el que inclina la balanza a favor de la conservación en el marco de la CBI y ha creado un ejemplar antecedente a nivel internacional en este aspecto.

La moratoria de la caza comercial de ballenas está intentando ser debilitada de manera constante en la CBI. En este aspecto, el gobierno de Uruguay puede sentirse orgulloso por el bloque que lo respalda (el Grupo Buenos Aires), con la finalidad de asegurar la conservación efectiva y el uso no letal de las poblaciones de ballenas y delfines en aguas jurisdiccionales, para beneficio directo de las comunidades costeras y las generaciones futuras.

El Santuario de Ballenas y Delfines es una opción políticamente viable y ambientalmente necesaria, la cual responde a un tema de gran sensibilidad pública. La implementación participativa e informada de esta iniciativa, permitirá garantizar el fortalecimiento del Turismo Responsable de Avistaje, actividad que constituye una alternativa económica de creciente desarrollo a nivel global durante las últimas décadas (solamente en Chubut, Argentina, se generan más de 100 millones de dólares por temporada), permitiendo a las comunidades y regiones costeras fortalecerse tanto económica como social y culturalmente.

El establecimiento del Santuario de Ballenas y Delfines en Uruguay proyectará una importante señal de compromiso de parte de los gobernantes de nuestro país para con la conservación y el uso sustentable de la biodiversidad y los ecosistemas marinos, en línea con lo expresado por Usted en la cumbre de Río+20 y con lo que como uruguayos e integrantes de este planeta esperamos de nuestros gobiernos.

Esperando una positiva respuesta a la presente solicitud ciudadana, se despiden cordialmente,

(Firmas)


Comentarios