Los malos olores complican a la NASA

¿Cómo protegerán al telescopio más potente del mundo de la contaminación?

Una placa blanca sujeta con cinta adhesiva es lo que protegerá al telescopio espacial James Webb de los "malos olores" o emisión de vapores orgánicos contaminantes, según la NASA.

Lo último en tecnología para preservar el telescopio es un panel tratado con un material llamado Cobertura Absorbente Molecular (MAC). Esta cobertura está compuesta de un agente filtrante –zeolita- que se utiliza entre otras cosas para la purificación del agua debido a que absorbe con mucha eficacia las moléculas contaminantes.

La NASA ideó esta solución ya que en la cámara de aislamiento térmico donde se ensamblará y probará el sucesor del Hubble se trabaja con muchos compuestos. Entre ellos, los derivados de la silicona y el plástico desprenden moléculas que flotan en el vacío de la cámara y pueden contaminar el instrumental del telescopio.

Nithin Abraham, una ingeniera especialista en coberturas térmicas, ya instaló varios paneles tratados con MAC en varios puntos de la cámara del Centro Espacial Johnson en Huston, donde se manipulará el James Webb. De todas formas, la idea de la NASA es cubrir todas las paredes de la cámara con una pintura a base de MAC, una solución efectiva y también barata.