Los ladrones de internet llegan a los smartphones

El cibercrimen seguirá la tendencia mundial en Latinoamérica, atacando, en su mayoría, dispositivos con Android
Hace apenas unos años, el smartphone de una persona guardaba una lista de contactos. Nombres, números, direcciones. Hoy, el celular alberga además mensajes de texto, fotos, correos electrónicos, grabaciones y hasta contraseñas, convirtiéndose en una fuente tanto más rica para los cibercriminales.

Esto explica en parte por qué los códigos maliciosos o “virus” que antes solo infectaban a las computadoras, ahora también atacan los celulares que cuentan con acceso a internet. En 2011, la compañía global de seguridad informática Eset informó del desarrollo de malware para dispositivos móviles. En ese entonces, el fenómeno apenas comenzaba.

Al cierre de 2012, esta es una tendencia que se acentuará durante el año entrante, adelantó el gerente de educación y servicios de la empresa en Lationamérica, Sebastián Bortnik.

En la conferencia dictada por la empresa el jueves 15 de noviembre en Buenos Aires, el ejecutivo señaló el desarrollo creciente de códigos maliciosos para dispositivos móviles como el nuevo camino del cibercrimen. Por otro lado, mientras el malware solía crearse sobre todo en Europa del Este, Latinoamérica comenzó a desarrollar códigos maliciosos que atacan a los usuarios de esos países.
Desde 2008, Eset cuenta con un antivirus para smartphones, Eset Mobile Security. También con la solución Eset USSD Control

La mayoría del malware se identifica en Perú, que este año multiplicó por 28 la cantidad de códigos maliciosos, y le sigue México, con 16 veces más. En comparación con el resto de la región (Chile con 10 y Argentina con 7), Uruguay se mantiene menos atacado: tiene cuatro veces más de software malintencionado que el año anterior.

Cada día, Eset identifica cerca de 200 mil códigos maliciosos con sus variantes en todo el mundo, dijo Bortnik a El Observador. Este año, se encontraron 56 nuevos códigos en Latinoamérica.

Y aunque el sector móvil fue el último en convertirse en caldo de cultivo de malware, ya crece a un ritmo más acelerado que el de las computadoras de escritorio, donde tuvo origen la industria del cibercrimen.

Durante la conferencia, Bortnik se refirió al tuit del vicepresidente de ingeniería de Google, Andy Rubin: más de 1,3 millones de dispositivos con Android se activan cada día. El sistema operativo de Google lidera el mercado de dispositivos móviles con el 60%, por lo que no es coincidencia que la plataforma Android sea la que más malware contiene. Es que, el aumento de códigos maliciosos especialmente desarrollados para el sector móvil “no es un hecho aislado del crecimiento del móvil”, afirmó Bortnik.

El mundo real


Es este desarrollo el que está cobrando fuerza en Latinoamérica: en los mismos países donde por lo general la seguridad física se ve amenazada, ahora también corre peligro la seguridad virtual. Sobre este punto, Bortnik aclaró que la distinción entre “mundo real” para referirse al mundo físico y “mundo virtual” para referirse al de internet no debería ser válida, ya que ambos son igual de reales.

Sin embargo, el gerente dijo observar mayor conciencia de parte de las personas sobre los riesgos que corren en ese campo digital donde también se roba, incluso con más facilidad que en la calle.
La seguridad informática es cada vez menos una opción y cada vez más una obligación”, dijo Sebastián Bortnik, gerente de educación y servicios de Eset Lationamérica

En esta concientización es que Eset intenta colaborar. Aunque “no es el foco” de la compañía, esta cree que “usuarios más educados y más conscientes van a tomar mejores decisiones sobre qué tecnología usar”, aseguró Bortnik.

Al mismo tiempo, aclaró que tampoco es tarea de Eset ponerse en “el rol del policía”, sino que su tarea es proteger al usuario: “Eso no quita que cuando podamos colaborar, lo hagamos”.

Por otra parte, el CEO de Eset, Jerónimo Varela, aseguró que la empresa busca convertirse en “una fuente de información”.

Una obligación


Cuando en 1992 la empresa con base en Eslovaquia comenzó a ofrecer sus productos y servicios, elegir este tipo de tecnologías dependía de cada usuario. Dos décadas después, “la seguridad informática es cada vez menos una opción y cada vez más una obligación”, comparó el gerente que lidera el Laboratorio de Investigación de Eset en la región.

A pesar de que no todas las personas saben que cuando ingresan a la red desde una computadora, alguien podría robarle sus claves, sus números de tarjetas de crédito y hasta su identidad, Bortnik dijo estar convencido de que la tendencia llegó para quedarse. Porque, más tarde o más temprano, será “tan obvio que, así como alguien puede chocar el auto, también le pueden robar la identidad en internet”.

 


Tendencias


Una segunda tendencia señalada por Bortnik para 2013 es el cambio en la estrategia de ataque de los cibercriminales. El gerente de Eset señaló que, si bien estos seguirán infectando a los usuarios mediante los sitios web, ahora comenzarán a hacerlo infectando el servidor de forma directa. Esto hace que el problema sea “más complejo”, y que tarde más en darse de baja a estos sitios malintencionados. Además, ya no será necesario ingresar a un “sitio raro” para recibir el ataque, ya que cualquiera podría estar infectado.

Por otro lado, el principal medio de cibercrimen es el Troyano SMS, según el laboratorio de Eset Latinoamérica. No obstante, el delito en sí es el robo: “En el fondo siempre está el dinero”, aseguró Bortnik.


Acerca del autor

Comentarios