Los Juegos Olímpicos bajo la amenaza del cambio climático

Dentro de 70 años quedarán muy pocas ciudades en el hemisferio norte que puedan albergar la competencia

Dentro de 70 años quedarán muy pocas ciudades en el hemisferio norte que puedan recibir unos Juegos Olímpicos de verano. Según un estudio publicado en la revista científica The Lancet, el incremento de las temperaturas asociada al cambio climático hará que muchas de las pruebas sean inviables en las ciudades candidatas para los Juegos de 2020 y 2014, entre ellas, Roma, París, Estambul y Tokio.

Según un modelo que crearon los autores del estudio, solo ocho ciudades fuera de Europa Occidental podrían ser sedes de este evento para 2085.

"Los eventos atléticos internacionales de alta visibilidad, tales como los Olímpicos de verano, representan solamente una fracción de los esfuerzos intensos al aire libre (...) El incremento en las restricciones al lugar, el momento y la forma en la que se pueden celebrar los Juegos a causa del calor extremo son indicio de que hay un problema mucho mayor", según el artículo.

En el estudio se usaron datos de temperatura y humedad para predecir qué ciudades tendrían más probabilidades de organizar los eventos al aire libre de los Olímpicos de verano y usaron el maratón como caso de prueba. Las ciudades que se incluyeron en el estudio se sitúan en el hemisferio norte, con poca altura y con una población de al menos 600 mil personas hasta 2012.

Este año, solo el 70% de los competidores terminaron las pruebas de clasificación para el equipo olímpico de maratón de Estados Unidos en Los Ángeles, California, en las que se registraron las temperaturas más altas de la historia.

Por otra parte, también están en riesgo los Juegos Olímpicos de invierno. En Sochi, donde se celebraron en 2014, las temperaturas no bajaron de los 4ºC desde el tercer día de competición; por lo tanto, fueron los más cálidos de la historia. Para mediados de siglo, ciudades como Squaw Valley (California), Oslo (Noruega) o Chamonix (Francia), donde ya se han celebrado con anterioridad, serán demasiado cálidas y no podrían, hipotéticamente, volver a albergarlos.