Los gigantes tecnológicos se defienden

Microsoft, Google y Facebook aseguraron que ni la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos ni ningún gobierno tienen acceso directo a los datos personales de sus usuarios
Directivos de Microsoft, Google y Facebook  negaron el lunes durante la novena audiencia celebrada en el Parlamento Europeo (PE) sobre el espionaje de la NSA que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) tenga acceso directo a sus servidores.

El diario The Washington Post afirmó el pasado octubre que la NSA se infiltró en centros de datos de Google y Yahoo en todo el mundo y recopiló así cientos de millones de cuentas de usuarios, en base a documentos del exanalista de la NSA Edward Snowden.

Yahoo y Amazon rechazaron la invitación de la Comisión de Libertades Civiles del PE, mientras que una delegación de eurodiputados se reunió en octubre con representantes de Apple.

Mientras, el congresista estadounidense Jim Sensenbrenner aseguró que los supuestos abusos de la NSA se efectuaron fuera del control del Congreso de Estados Unidos y que espera que, tras el escándalo, la supervisión de sus actividades sea "mucho más vigorosa".

Por la puerta trasera


Los representantes de Google, Facebook y Microsoft defendieron la integridad de sus productos y rechazaron las acusaciones de que permiten a la NSA acceder a los datos personales de sus usuarios a través de una "puerta trasera".

"El gobierno de Estados Unidos no ha tenido acceso a los servidores de Google, ni directamente ni a través de una puerta trasera", afirmó el director de Relaciones Públicas y Gubernamentales, Nicklas Lundblad.

El eurodiputado Christian Engström preguntó a los directivos si podrían decir públicamente que la NSA les obligó a instalar una "puerta trasera" en sus servicios para acceder a los datos, a lo que la responsable de Microsoft, Dorothee Belz respondió que no la hay. "No hay una puerta trasera. Pero hipotéticamente, si hubiera una, supongo que no podría hablar de ello", dijo.
El gobierno de Estados Unidos no ha tenido acceso a los servidores de Google, ni directamente ni a través de una puerta trasera", afirmó Lundblad

Belz subrayó que no se puede esperar de una compañía que infrinja la ley con las consecuencias que conllevaría para el presidente, que acabaría en la cárcel.

La directiva de Microsoft aseguró asimismo que no conoce Prism. "Tampoco participamos en él, ni damos al Gobierno de Estados Unidos acceso a nuestros datos", añadió. Según el representante de Google, no habían "oído nada de ningún programa Prism o Tempora antes de que salieran en los medios de comunicación".

Por su parte, Richard Allan, de Facebook, explicó que su empresa está sujeta a "múltiples responsabilidades" legales con respecto a Estados Unidos e Irlanda, la sede europea de la red social, y con el país que emite una solicitud sobre datos.

"Pasamos mucho tiempo haciendo equilibrios para no violar ninguna ley", resaltó, al tiempo que se quejó de la falta de transparencia de los gobiernos sobre los datos que piden y sugirió que estos publiquen estadísticas acerca de sus solicitudes.

En la primera mitad de 2013, Estados Unidos cursó entre 11.000 y 12.000 solicitudes, pidió efectivamente información de 20.000 a 21.000 cuentas, cifras que incluirían peticiones hechas en nombre de países terceros, como pueden ser Estados miembros de la UE a través de los acuerdos sobre Asistencia Legal Mutua.

Acerca del autor

Comentarios