Los genes sin Europa

Investigadores de Stanford incluirán en su base de datos el ADN de nativos latinoamericanos, con el objetivo de explicar enfermedades originadas por variantes genéticas poco exploradas
Luego de que América se poblara y antes del contacto con los europeos, el genoma de los nativos americanos comenzó un proceso de evolución independiente que lleva ya unos 10 mil años.

En ese tiempo, la selección natural se encargó de moldear una genética propia de aquellas familias cuyo árbol genealógico se plantó en América Latina y el Caribe. Así, estas poblaciones se hicieron propensas a determinadas enfermedades y más resistentes a otras.

Es este mismo proceso, las personas con ancestros europeos desarrollaron variantes genéticas relacionadas con rasgos propios. A partir del estudio de estas conexiones, la ciencia ha sido capaz de desarrollar tratamientos para curar y prevenir enfermedades en grupos específicos.

Sin embargo, las poblaciones con ancestros nativos de América se hallan muy poco representadas en los estudios genéticos mundiales. Esta falta de información genera un vacío en el entendimiento del genoma humano y sus variantes, ya que este necesita conocer el espectro completo de la diversidad humana.

Premisa


Esta carencia es el motor de la investigación que lleva adelante el Departamento de Genética de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos. Liderada por el doctor en Medicina Andrés Moreno, el estudio busca ampliar la base de datos de ADN mediante la incorporación de muestras de nativos americanos.

De esta forma, se abriría una ventana hacia el proceso evolutivo del genoma nativo americano, así como a los eventos históricos y demográficos en la mixtura genética más reciente, a partir del contacto con la población europea.

Además, se podrán conocer sus implicancias en la salud y en las enfermedades. Por ende, sería un insumo para desarrollar tratamientos específicos.

Presente


El espectro de la investigación incluye México, América del Sur, el Caribe y las comunidades estadounidenses cuyos ancestros provengan de estas regiones.

Según adelantó Moreno, en particular prevén realizar expediciones a México, Puerto Rico, Perú, Bolivia y Argentina, así como en la comunidad hispana residente en Estados Unidos, incluyendo Miami y San Francisco.
Estamos interesados tanto en poblaciones indígenas como en la población general", dijo Moreno

“Estamos interesados tanto en poblaciones indígenas como en la población general (usualmente de origen mixto, con ancestros indígenas, europeos y en menor proporción africanos)”, dijo Cromo el doctor, quien adelantó que ya han comenzado las expediciones en México, Perú y Miami.

Explicó que en cada caso se han establecido colaboraciones entre grupos locales de investigación y miembros del equipo de trabajo del laboratorio de Stanford, aunque Uruguay no está contemplado, al menos todavía: “Aún no hemos establecido contacto con grupos uruguayos, pero nos encantaría explorar la posibilidad”, expresó Moreno.

Futuro


Los resultados de la investigación podrían contener la clave para explicar por qué los descendientes de poblaciones indígenas de esas regiones están predispuestos a condiciones particulares, explica un artículo en el sitio web del Laboratorio Bustamante, del Departamento de Genética de la Universidad de Stanford.

Por ejemplo, la obesidad es más prevalerte en México que en otras partes del mundo. Para descubrir el gen detrás de esa enfermedad es necesario encontrar las variantes genéticas específicas de la población mexicana, en este caso, que solo están presentes de forma local y que no existen en ninguna otra parte del mundo.

Esperamos tener los primeros resultados a finales de 2012", estimó el doctor de la Universidad de Standord



Por otro lado, el estudio de poblaciones locales que se han adaptado al lugar podría ayudar a diseñar medidas de prevención y tratamiento para todo el mundo. Tal podría ser el caso de quienes viven en la altura, en los Andes, donde las mujeres embarazadas presentan un nivel de hipertensión maternal cinco veces mayor que la población nativa.

“Esperamos tener los primeros resultados a finales de 2012”, adelantó Moreno. Entonces habrán comenzado a reconstruir la historia de las poblaciones.

Acerca del autor

Comentarios