Los fósiles también se imprimen en 3D

La réplica de un embrión de mesosaurio encontrado en Uruguay se expone en Japón
En este momento, decenas de japoneses pasan por la exposición paleontológica Leaps in Evolution, en el Museo Nacional de Ciencia y Naturaleza, en Tokio, para ver el homenaje que esta exhibición hace a la vida en la Tierra. Entre todos los fósiles que se exponen se forma una cadena de rastros de vida de hace miles de millones de años y uno de los eslabones es la réplica de un fósil encontrado en Uruguay por investigadores locales.

Hace tres años, esta pequeña roca que contiene la forma completa del esqueleto de un mesosaurio (Mesosaurus tenuidens) de 15 centímetros pasó a la fama mundial. La paleontóloga especializada en estos reptiles acuáticos Graciela Piñeiro publicó en 2012 un artículo en la revista de paleobiología Historical Biology, donde describía al fósil como el embrión de reptil más antiguo del mundo.

Para hacerse una idea de su antigüedad, alcanza con entender dónde vivían: estos animales habitaban América del Sur y África cuando aún no se habían separado; estas dos plataformas continentales hoy divididas por un océano era una sola. Piñeiro encontró el fósil de mesosaurio, que data de hace más de 280 millones de años, entre los departamentos de Tacuarembó y Cerro Largo.
mesosaurio embrion fosil
Reconstrucción de cómo se ve el embrión
Reconstrucción de cómo se ve el embrión

“Es un embrión en un huevo prácticamente completo, es muy raro de encontrar y no solo acá en Uruguay, sino en el mundo”, explicó Piñeiro a Cromo, y agregó “es la primera vez que se preserva el amnios”. Se trata de una de las membranas que protege al embrión de la desecación, que cubre a la cría de mesosaurio encontrada y es uno de los factores que hizo del hallazgo algo especial.

En el momento de la publicación, los investigadores creían que los mesosaurios colocaban los huevos de sus crías en la tierra a poco de su nacimiento (y, por lo tanto, eran ovíparos) o que los parían vivos (vivíparos). Ahora, Piñeiro explicó que se está más cerca de afirmar que eran vivíparos.

Pruebas realizadas con microscopios electrónico le indican a la paleontóloga y su equipo que los mesosaurios parían a sus crías vivas. “Quizás ese huevo que se mantuvo tan perfecto fue un aborto, que la madre lo parió antes de morir por algún problema que desconocemos o quizás fue parido normalmente”, explicó. El tamaño pequeño del fósil no permite obtener un contexto para saberlo con exactitud.

Cómo revivir a un mesosaurio

Para estudiarlo mejor, exhibir y representar la apariencia de los mesosaurios, el equipo de investigadores Facultad de Ciencias que trabaja con Piñeiro está generando modelos tridimensionales. El grupo, conformado por los investigadores Pablo Núñez y Melitta Meneghel, entre otros, pretende que estas piezas conformen una exposición itinerante y se puedan mostrar en distintos puntos de Uruguay.

Por el momento, crearon una ilustración y reconstruyeron el esqueleto de un mesosaurio adulto con partes que estaban bien conservadas y pequeños huesos aislados.

3D skeletal reconstruction, credits Pablo Núñez, G. Piñeiro, Melitta Meneghel.jpg
Reconstrucción del esqueleto de un mesosaurio
Reconstrucción del esqueleto de un mesosaurio
En medio de este proceso llegó el pedido de Leaps in Evolution, que buscaba trasladar el fósil original hasta Japón. Sin embargo, al ser una pieza original y tan especial, Piñeiro decidió realizar una copia impresa en 3D de la forma más parecida posible al fósil real.

“Las patas del individuo no miden ni un centímetro y los huesos son milimétricos”, apuntó la investigadora. Por eso, escanearlas no es tarea fácil y para ello se requiere de un escáner de alto costo capaz de captar los detalles con precisión. Sin embargo, en Uruguay no hay este tipo de tecnologías disponibles, por lo que los investigadores utilizaron una réplica en 3D que lograba lo suficiente como para enviarlo a la exposición nipona.

La réplica fue realizada por la empresa de impresión 3D Fabrix con dos materiales diferentes. Uno fue yeso, que respeta el color y la textura del fósil original. El otro fue fabricado con resina líquida, utilizando una técnica que se conoce como estereolitografía que utiliza rayos láser. La que se envió a Japón es la de yeso.

Si bien esto alcanzó para los fines didácticos de la exhibición, Piñeiro sostuvo que necesitan de equipos más precisos y que sean manejados por paleontólogos que conozcan al detalle el esqueleto del mesosaurio para así utilizarlos en su investigación. Esta herramienta, aseguró, no solo serviría a estudios paleontológicos, sino de diferentes áreas.

El estudio de los huesos del animal les ha permitido estimar cómo nadaban estos reptiles y sostiene la hipótesis de los investigadores que indica que los mesosaurios eran nadadores lentos que vivían en aguas poco profundas. La investigación será publicada en la revista Historical Biology.

Por su parte, la réplica del fósil impresa en 3D será exhibida en Tokio hasta octubre y luego se trasladará a otras ciudades de Japón. La muestra viajará por el país hasta 2016.
Mesosaurios en su ambiente. Reconstrucción por Amin Khaleghparast.jpg
Reconstrucción artística de cómo se verían los mesosaurios en su ambiente
Reconstrucción artística de cómo se verían los mesosaurios en su ambiente


Acerca del autor