Los emojis pueden generar malentendidos

Un estudio científico explica por qué
Existen desde hace décadas pero se popularizaron en los últimos años hasta convertirse casi que en un lenguaje por sí mismos. Hoy en día ya nadie puede negar que el uso que se le da a los emojis -esos pequeños rostros amarillos- ha cambiado, para bien o para mal, la forma en que los seres humanos intercambian mensajes virtuales. Pero esta tendencia establecida no siempre ha logrado beneficiar las comunicaciones sino que los expertos advierten que también tienen el potencial como para perjudicarlas.
Según un nuevo estudio de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos, los emoticones "son muy populares en la comunicación vía texto" pero se ha demostrado "que las personas no los interpretan de la misma manera".

La explicación que dan los expertos universitarios es que muchas de estas imágenes siguen dejando demasiados huecos libres para la interpretación. A su vez cada una de las plataformas con las que funcionan los teléfonos inteligentes en el mercado presentan a un mismo emoji con diseños distintos.
Según los datos del estudio solo el 4,5% de los emojis se interpretan de igual manera entre las personas que poseen distintos dispositivos. Por su parte, la animación que más confusión genera entre los usuarios es el rostro con los ojos cerrados y los dientes apretados. Según Unicode Consortium, la organización dedicada a establecer los teclados de emojis en todo el mundo, el nombre oficial de este emoticón de la discordia es "mueca con ojos sonrientes". Aún así los encuestados por la Universidad de Minnesota discreparon en sus interpretaciones sobre este rostro las cuales iban desde "sumamente feliz" hasta "preparado para pelear".

Según publicó el diario El País de España, el estudio se generó con el objetivo de entender estos símbolos tanto desde un punto de vista semántico –comprender qué quieren decir las personas cuando los utilizan- como desde la óptica emocional para analizar si evocan sentimientos positivos o negativos en los usuarios.

Es en este punto de la investigación donde la variación entre el diseño de los emojis según las plataformas -Apple, Samsung, Google, Facebook, Twitter, etc.- comienza a ser una variante clave. Se concluye entonces que el emoji que más confusión emocional genera es aquél que tiene los ojos como corchetes angulares y la lengua para afuera. El 44% de los encuestados opinó que posee una connotación negativa y otro 54% que se trata de un emoji que expresa positividad.

"Los emoji son una forma completamente nueva de comunicarse y hemos identificado un nuevo reto asociado con su uso: su potencial para los problemas de comunicación es más alto de lo que muchas personas suponen", aseguró Brent Hecht, líder de la investigación, en una publicación difundida en el blog oficial de la universidad Grouplens. Y agregó: "Esto tiene implicaciones en la forma de comunicarse, pero también significa la aparición de nuevas herramientas y técnicas que pueden ayudar" y asegura que estos son los primeros pasos dentro de un campo de investigación completamente nuevo y del cual aún es difícil sacar mayores conclusiones.