Los dueños del futuro

Google, Apple, Facebook y Amazon son las cuatro empresas que buscan transformar el mundo
Cual coalición maligna de una película, el grupo de las cuatro empresas más poderosas de internet es identificado con una sigla: GAFA. Estas grandes compañías buscan ser las que desarrollen "la próxima gran tecnología", aquella que cambiará la interacción de las personas con los dispositivos electrónicos. Cada una de las empresas tiene una visión distinta. Mientras que unas apuntan hacia la inteligencia artificial, otras creen que la realidad virtual es lo que merece su completa atención. Pero en todas las ideas hay un factor común: la necesidad de estar conectados a internet. Hacia fines de 2015, 3.174 millones de personas en el mundo contaban con una conexión. Dada esta cifra, y el gran potencial para que siga aumentando, la próxima "gran" tecnología seguramente dará que hablar.

Google

Este titán tecnológico nació para reinar en la web, seguramente por mucho tiepo. Desde que fue creado por Larry Page y Serguéi Brin, Google ha crecido en proporciones descomunales. En sus inicios su objetivo era convertirse en una especie de "índice" de internet, pero hoy cuenta con una cantidad enorme de proyectos paralelos que hicieron que la división de búsquedas en línea se convirtiera en un simple departamento más dentro de la empresa. Para darse cuenta de la diversidad de temas a los que se dedica Google basta mirar hacia sus proyectos de investigación: la creación de un coche autónomo (que ya está en fase de testeo y circulando por algunas calles), la distribución de conexión a internet en los lugares más carenciados mediante globos aerostáticos (llamado proyecto Loon), un lente de contacto inteligente, un celular hecho con piezas personalizables, una píldora que detecta enfermedades y una galería global de arte, por mencionar solo unos pocos.

La de Cupertino es tal vez la empresa que menos permite ver entre telones, ya que tiene una política de alto secretismo. Todo proyecto de la empresa comienza con una ronda de rumores disparados por mínimas filtraciones de Apple. Los rumores se mantienen como tales hasta el evento oficial de lanzamiento de un nuevo producto. Esta ha sido la cábala de Apple desde sus inicios: un evento descrito apenas con consignas, un pedestal en el centro del escenario con algún dispositivo tapado por una tela negra y una personalidad de la empresa (llámese Steve Jobs o Tim Cook) que, cual estrella de rock, entra en escena para develarlo.

Facebook

Las redes sociales ya existían en 2004 (al menos una versión de ellas), pero Mark Zuckerberg logró encontrar la combinación perfecta de funciones para que Facebook se convirtiera en la más utilizada del mundo, con más de 1.500 millones de usuarios activos hacia fines de 2015. Este joven empresario últimamente ha movido las piezas correctas: desde la inversión en el visor de realidad virtual Oculus Rift hasta la compra de WhatsApp –el servicio de mensajería instantánea más popular del mundo (con más de 1.000 millones de usuarios)–, Zuckerberg ha puesto su dinero en tecnologías no solo considerando su uso en la actualidad, sino por su potencial futuro. Las posibilidades son infinitas para una empresa de comunicación: ¿combinar WhatsApp con Facebook? ¿Agregar realidad virtual a la red social? ¿Todas juntas, tal vez?

Amazon nació con un fin muy diferente del que tiene hoy en día: vender libros. Aún mantiene su popularidad como una plataforma relacionada con este tipo de mercado, pero no es necesario indagar mucho para darse cuenta de que el modelo de negocios de la empresa cambió. Además de ser responsable de que los libros electrónicos se hayan popularizado, también es uno de los sitios más importantes de comercio online, la competencia directa a eBay. Detrás de Amazon se encuentra otra mente inquieta: Jeff Bezos. Este magnate ya está pensando en las entregas de paquetes vía drones, y al mismo tiempo está trabajando en el proyecto Blue Origin, que busca construir naves espaciales reutilizables.