Los drones como armas de guerra

El uso militar de los aviones no tripulados aumentará este año debido a precios más bajos, pronostica el Instituto de Estudios Estratégicos Internacionales. El debate sobre su rol bélico se acentúa
El costo cada vez menor de los drones hará que se usen cada vez más en la guerra y en tareas de vigilancia, afirma un informe el miércoles, aunque señala que es improbable que se acepte a la ligera su uso para matar.

En su informe anual "El balance militar de 2014", el Instituto de Estudios Estratégicos Internacionales (IISS) de Londres constató además que el gasto militar en Latinoamérica siguió creciendo en términos nominales, un 15,6% entre 2010 y 2013.

Una tendencia similar a la de Asia y opuesta a la de Europa, constata este documento de 500 páginas que evalúa la capacidad militar de los países y los aspectos económicos de la defensa.
La proliferación y visibilidad de los drones, y su uso por fuerzas armadas y agencias gubernamentales, ha llevado a estos instrumentos a dominar el debate", dice IISS

La proliferación de vehículos aéreos sin piloto (UAV, según sus siglas en inglés) y el aumento de sus capacidades ha provocado interrogantes éticos y legales, dice el IISS.

"La proliferación y visibilidad de los drones, y su uso por fuerzas armadas y agencias gubernamentales, ha llevado a estos instrumentos a dominar el debate", afirma el instituto.

La cuestiones sobre la mesa son, entre otras, si los ataques con drones entran en lo que se considera legítima defensa y si son una respuesta proporcional a la amenaza de muchos de sus objetivos.

Existen también reservas en los Estados occidentales sobre el desarrollo de drones armados totalmente autónomos. "Aunque los programas informáticos guiados por una inteligencia artificial y los sistemas 'racionales' sean cada vez más avanzados, un proceso de decisión autómata como base para operaciones letales será un umbral que los políticos y el público difícilmente querrán cruzar", sostiene el texto.

Masivo


Las tecnologías militares avanzadas están proliferando gracias a las menores barreras técnicas y la mayor voluntad de los Estados de venderlas, cuando antes eran percibidas exclusivamente como privilegio de las fuerzas armadas occidentales.

El informe dice que los sistemas más pequeños han reducido costos, poniéndolos al alcance de empresas, individuos y países de recursos limitados.

Los países occidentales, pronostica el IISS, tratarán de retener su dominio de esta tecnología desarrollando drones más avanzados, por ejemplo supersónicos.

En la conferencia de prensa de lanzamiento del informe, Doug Barrie, analista especialista en temas militares aeroespaciales del IISS, negó sin embargo que los drones vayan a acabar con los aviones pilotados por personas, tal y como se asumía hace unos pocos años. "Creo que se ha dado marcha atrás en eso. Veremos un uso combinado durante algún tiempo", explicó Barrie.

La proliferación, eso sí, seguirá en todo tipos de drones: "Desde los que puedes guardar en tu mochila a los que tienen plenas capacidades de combate", explicó Barrie.

En lo que respecta a los presupuestos de defensa, el informe constata el aumento de los de los países asiáticos al tiempo que descienden los de los occidentales.

Acerca del autor

Comentarios