Los delincuentes elijen a sus víctimas por cómo caminan

Un estudio canadiense sugiere que un paso corto y vacilante atrae a los criminales, quienes se fijan en el andar de las personas como una manera de identificar vulnerabilidad
"No seas una víctima". Es una frase que escucharás a menudo en una clase de prevención de crimen. Básicamente, significa que existen ciertas medidas que uno puede tomar para reducir la probabilidad de recibir un asalto, ataque o agresión. No sacudas un fajo de billetes en medio de la calle. No te separes en el subte. Camina con un propósito.

Esta última es particularmente importante porque, de acuerdo con un nuevo estudio del Journal of Interpersonal Violence, algunos criminales son muy buenos captando las debilidades, basándose en cómo camina la persona. En el reporte titulado "Psicopatía y selección de víctimas: el uso del andar como una pista de la vulnerabilidad", los autores encuestaron a 47 reclusos de una prisión de máxima seguridad en Ontario, Canadá, y hallaron que los predadores sociales son muy buenos escogiendo víctimas en base a la forma en que estas caminan, su postura y sus pasos.

Los autores filmaron en secreto a 12 personas caminando (ocho mujeres y cuatro hombres), algunas de las cuales habían sido atacadas en el pasado. Luego, mostraron la grabación a un grupo de reclusos. Algunos de ellos habían manifestado rasgos interpersonales que por lo común se asocian con la psicopatía, como manipulación, falta de empatía y amabilidad superficial.  Los investigadores les preguntaron cuáles de esas personas serían una buena víctima.

Al comparar estos "rangos de víctimas" con la historia de victimización real de cada individuo, resultó que aquellos que los psicópatas señalaron como "probables víctimas" eran, en general, los que habían sido atacados en el pasado. De estas personas, se dijo que "caminaban como un blanco fácil": lentamente, sin sincronización, con pasos cortos.

El tamaño de la muestra de este estudio es muy pequeña, por lo que habría que evitar dar demasiado peso a los resultados. No obstante, el estudio refuerza algo que parece bastante intuitivo. Los criminales no están buscando un desafío. En lugar de eso, quieren a alguien tímido e inatento.  Así que, camina por la calle como si te perteneciera. Un paso agresivo podría alejar a los criminales. E incluso si el estudio resulta no ser cierto, todavía llegarás al lugar a donde te diriges, mucho más rápido.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios