Los championes de Marty McFly son uruguayos

La primera patente registrada de un calzado con control electrónico tiene firma local

Hace años que los fanáticos de la saga Volver al Futuro le reclaman incansablemente a Nike por una versión real de los championes que Marty McFly utilizó en la segunda película ambientada en el 21 de octubre de 2015. Lo que nadie sabe es que el primer prototipo que se creó de estos championes fue en Uruguay, de la mano de Pablo Olivera Brizzio.

"Es la primera patente de calzado eléctrico basado en la película que está registrado", señaló Olivera a Cromo.

En 1998, Olivera estableció un prototipo propio para el cual necesitó un champión común en el que creó una suela falsa para colocar unos alambres particulares llamados musculares. "Estos alambres cuando circula mucha corriente se calientan y se contraen, lo que lograban que se produjera el ajuste eléctrico buscado (...) Para la época estos materiales eran ultra avanzados. Estos alambres se inventaron originalmente para los satélites de la NASA", explicó Olivera.

Pero su principal desafío, como comentó a Cromo, fue conseguir una batería que sirviera para su modelo: "Los alambres necesitaban mucha energía para contraerse con fuerza suficiente", dijo. La solución que encontró fue utilizar baterías usadas de las máquinas Polaroid que tienen como particularidad el ser muy finitas y de papel. Estas baterías le aportaban la cantidad de energía que necesitaba y eran ideales para colocar en la suela del zapato.

Championes

Aunque a su prototipo le faltaba un poco de desarrollo para lograr salir a la venta, decidió llevarle la idea a Nike en Argentina, lo que derivó en que su idea fuera presentada en Estados Unidos. Pero la respuesta de los abogados de Nike fue que "estaban trabajando en algo parecido, que por el momento no estaban interesados", cuando hasta el momento no se habían visto indicios de lanzar al mercado championes basados en la película de Volver al Futuro.

Aunque Olivera aplicó en 1998 para obtener la patente, no la consiguió hasta el 2012. Pero, como el inventor le explicó a Cromo: "Cuando a uno le dan la patente la fecha que toman es la inicial". Por eso, a pesar del tiempo transcurrido, la primera patente registrada es uruguaya.

Tristemente Olivera no logró llevar su idea al mercado, pero él toma todo este recorrido como algo que le sirvió para su futuro laboral. "Si bien la historia no termina con el inventor rico, por otro lado, fue el puntapié que me ayudó a desarrollarme en este campo (...) Si bien no pude sacar una ventaja económica saque una ventaja de experiencia y de formación en el tema de innovación que me marcaron; eso es lo que saco como victoria en esto", comentó. Olivera vive ahora en Emiratos Árabes y es gerente de innovación en Etihad Airways Cargo.

En la actualidad la patente sigue vigente y con los pagos legales al día. "Por un tema de orgullo la he mantenido al día", finalizó su creador.


Acerca del autor