Los cambios cosméticos de Apple

Con el nuevo iOS 7, la filosofía de la empresa ha cambiado del emblemático "Think different" al actual uso del rediseño como única herramienta de cambio


Cerca del principio y final de la presentación que brindó Apple en su conferencia de desarrolladores esta semana, la compañía mostró un par de hábiles videos corporativos. Esto no es inusual en Apple: cada nuevo producto viene con una elegante campaña de marketing. Pero para mí, estos videos parecían telegrafiar una nueva visión de la firma, significan el esfuerzo más ambicioso por refundar la marca desde su campaña Think different ("piensa diferente").

Al transcribirlos, los videos suenan como una tienda de todo por dos pesos de filosofía empresarial pop, pero en la pantalla son una poderosa herramienta sobre cómo Apple piensa sobre sí misma. Este es el nuevo video televisivo de la compañía:

 



"Diseñar algo requiere de foco", dice el video. "Lo primero que nos preguntamos es: ¿qué queremos que la gente sienta? Deleite. Sorpresa. Amor. Conexión. Luego trabajamos en torno a nuestra intención. Lleva su tiempo. Hay mil 'no' para cada 'sí'. Simplificamos. Perfeccionamos. Empezamos de nuevo. Hasta que todo lo que tocamos ayuda a mejorar cada vida que toca. Solo entonces firmamos nuestro trabajo: Diseñado por Apple en California", continúa.

Perdón por bombardearlos con un texto publicitario, pero estos videos dicen algo importante sobre cómo Apple resuelve problemas. El corazón de la empresa está en el diseño: cuando se topa con un bache en el camino, su instinto es reajustar la apariencia de sus productos.

Este instinto forma parte de la historia de trasfondo del iOS 7, el nuevo sistema operativo móvil que develó Apple esta semana. El iPhone, el producto más importante y rentable de la compañía, se ha encontrado con un bache. Su crecimiento ha disminuido, su cuota de mercado se está desviando a Android y las grandes funciones que ha introducido en los últimos años (Siri, Maps) han sido lanzados vergonzosamente a medio hacer.
Lo primero que nos preguntamos es: ¿qué queremos que la gente sienta? Deleite. Sorpresa. Amor. Conexión. Luego trabajamos en torno a nuestra intención. Lleva su tiempo. Hay mil 'no' para cada 'sí'. Simplificamos. Perfeccionamos. Empezamos de nuevo. Hasta que todo lo que tocamos ayuda a mejorar cada vida que toca. Solo entonces firmamos nuestro trabajo: Diseñado por Apple en California", dice el video

También hay un problema mayor rondando a los smartphones en general y no solo al iPhone: ya no son tan excitantes. Todo el mundo tiene un teléfono inteligente y todos hacen más o menos lo mismo. Se terminaron los días en que Apple podía opacar a sus rivales con mejor hardware, display o cámara, un procesador más rápido o mayor vida de la batería. Hoy todos los nuevos celulares son súper rápidos, tienen displays muy buenos, sus cámaras te dejan boquiabierto y la vida de sus baterías (tal como está planificado) es mediocre. Ese es el motivo por el cual las pantallas de los smartphones se han vuelto tan grandes. Sin otro camino para innovar, las compañías solo están agregando pulgadas.

El iOS 7 —que está disponible solo para desarrolladores ahora y que llegará a tu teléfono por setiembre— representa un típico intento de Apple por resolver los problemas de su celular. Tal como dice el aviso, empezaron de nuevo. Ellos embellecieron, perfeccionaron, simplificaron. Terminaron con un sistema operativo que se ve muy distinto al iOS actual pero no es opuesto, que es lindo sin ser deslumbrante y no del todo innovador (iOS 7 toma varias ideas de los diseños táctiles de otras compañías, especialmente de Microsoft). De hecho, el nuevo diseño de Apple es solo un primer paso en el fortalecimiento de las perspectivas del iPhone.

Para de verdad pelear contra Android, Apple tendrá que hacer mucho más que solo cambiar su estética. Tendrá que cambiar su estrategia empresarial. Sobre todo, necesita hacer un iPhone más barato, uno que reduzca sus enormes márgenes de ganancia. Para ver eso y esperar si lo logra sin dañar las ventas de su teléfono estrella, todavía tenemos que esperar unos meses.

¿Más chato es pensar diferente?


Si tuviera que resumir en una palabra el iOS 7, sería "chato". El año pasado, el CEO de Apple, Tim Cook, despidió a Scott Forstall, entonces a la cabeza de iOS, y puso en su lugar a Jonathan Ive, el jefe de diseño de hardware de la compañía, para que supervisara todo el diseño de la firma. La expectativa era que Ive limpiara la ornamentación de iOS (como las texturas que imitan cuero cosido y fieltro verde, o los botones con las sombras profundas que hacen que se vean en tres dimensiones), largamente ridiculizada por los snobs del diseño.

Eso es exactamente lo que Ive hizo. Si mirás la galería de imágenes del iOS que Apple publicó en su sitio, notarás que no hay sombras profundas en los botones o íconos. Son todos con formas simples, líneas en 2D y colores planos. En la aplicación de mensajes, tu texto ahora aparece en burbujas que no tienen esa sombra interna acartonada. En "Notas"  ya no hay un papel rayado de fondo. En la calculadora, cada botón aparece sin dimensión; es solo color y texto. Esto puede sonar como detalles, pero se combinan para hacer que iOS parezca más elegante y maduro. El diseño ahora se siente como que pertenece a una pantalla táctil y ya no se basa en metáforas de la vida real. Más que eso: se ve moderno.

El sistema operativo es todo, de lo contrario, tendría un Windows Phone. Apple hace los teléfonos más lindos y ahora tiene un sistema operativo móvil que combina con su hardware. Como he argumentado antes, los usuarios de iPhone nunca tuvieron un problema con iOS y no creo que las personas que elijen Android lo hagan porque no soportan la interfaz cursi de Apple. De hecho, a pesar de la mayor cuota de mercado del sistema operativo de Google, las estadísticas de uso muestran que los usuarios de iPhone son mucho más adictos a sus dispositivos que los de Android y los ratings de satisfacción de cliente de iPhone matan a los del marciano verde.

Comentarios