Los buscadores uruguayos de meteoritos

La roca espacial que impactó en una casa de San Carlos puede valer más de US$ 8.000
Ricardo Josefides viajaba este miércoles en su auto cuando algo que escuchó en la radio lo puso alerta: la Facultad de Ciencias iba a presentar al meteorito que cayó en una casa de la ciudad de San Carlos, Maldonado, en la noche del 18 de setiembre. Como buscador de meteoritos que es, reprogramó el viaje que tenía planeado a Argentina y se dirigió hacia la institución.

Josefides y su socio Hans Koser se dedican a buscar y comercializar rocas espaciales que aparecen por todo el mundo. Lugar donde caiga un meteorito, lugar al que ambos van a querer ir. Las distancias no son impedimento. Sus próximos destinos, por ejemplo, son China y Alemania. "Estamos siempre con la oreja parada", explicó.

Si bien la aventura de viajar en busca de estos tesoros espaciales puede sonar divertida, implica un trabajo minucioso y atento que puede llevar varios días, a veces hasta un mes. Todo depende del tipo de roca que haya aparecido y del lugar.

El mejor asistente de buscador de meteoritos es el detector de metales. "Siempre andamos con un detector", dijo Josefides. En una ocasión, contó, llegó a alquilar un pequeño tractor con el que rastreó una zona con posible presencia de meteoritos. Sin embargo, el éxito nunca está garantizado y, además de la decepción de no encontrar la roca, los buscadores pueden volver a casa con una deuda.
Hay rocas que no tienen gran composición metálica, por lo que no son detectadas con esos aparatos. Esas son las más difíciles y hay que buscarlas a ojo.

Meteorito San Carlos

Más valiosas que el oro
Pero si el tesoro aparece, la posible ganancia se vuelve interesante. Los meteoritos cotizan de acuerdo a su procedencia, a las circunstancias bajo las que llegaron a la Tierra y otros factores. Hace algunos años, un gramo de piedra lunar podía costar US$ 7.000, explicó Josefides. Ahora, calculó que se pueden comercializar por entre US$ 200 y US$ 300. Las que cotizan ahora son las del planeta rojo. "De Marte hay muchas cosas para saber, de la Luna ya sabemos que no hay nada, por el momento", apuntó Koser.

El meteorito uruguayo podría llegar a valer US$ 5.000, según estos buscadores, ya que se trata de lo que llaman un hammer, una roca que impacta contra una propiedad u objeto específico

Hace algún tiempo, los socios encontraron un meteorito de 750 kilos. Esas rocas se venden por kilo y cada uno puede valer alrededor de US$ 300, indicó, aunque prefirió no ahondar sobre sus ganancias.
Es que estas piedras pueden llegar a valer diez veces más que el oro. Según la NASA, caen cien toneladas de material al día sobre la atmósfera de la Tierra, aunque esto incluye además polvo y grava. No obstante, muchos de ellos no llegan a la superficie de la Tierra y una gran parte cae sobre el océano.

El meteorito uruguayo podría llegar a valer US$ 5.000, según estos buscadores, ya que se trata de lo que llaman un hammer, una roca que impacta contra una propiedad u objeto específico. Si se vendiera el combo completo –la televisión que se rompió con el impacto y las partes de la casa afectadas – podría llegar a los US$ 8.000 o más.

Un auto Chevrolet Malibú que sufrió un impacto de meteorito en 1992, por ejemplo, fue adquirido por un coleccionista por US$ 10.000 y fue pieza de exposición en París, Nueva York, Tokio y Munich.
En el caso del meteorito uruguayo, la familia que encontró la roca donó todas las partes a la Facultad de Ciencias, que piensa recrear la habitación en que cayó el meteorito para exponerlo.

Los mayores encuentros entre buscadores de meteoritos ocurren en ferias internacionales. Según Koser, la comunidad de buscadores del mundo está conformada por algunos cientos de personas y, aunque a veces puede ser competitivo, el buscador la considera tranquila.

METEORITO


De ciencia y negocios

Para la ciencia, el trabajo de los buscadores puede interponerse con el estudio de estas rocas. "Nuestro interés es académico, entonces queremos tener las piezas lo mejor preservadas y que haya una variedad", indicó el astrónomo de la Facultad de Ciencias Gonzalo Tancredi.

Los investigadores solicitaron a la población que avise a la facultad en caso de encontrarse una roca con las características de un meteorito. El conflicto ocurre cuando los buscadores encuentran los meteoritos antes que los científicos y se los quedan.

Ansiosos por obtener las coordenadas concretas del impacto del meteorito, los buscadores asistieron a la conferencia para conseguir algún dato. Los investigadores de la facultad prefirieron preservar la ubicación del impacto del meteorito de San Carlos y eso encendió la chispa en Josefides, que luego de la conferencia de prensa partió hacia Maldonado.

"Lo vamos a averiguar", aseguró el buscador. Y continuó: "Donde cayó un meteorito nosotros vamos. Porque ya sea que hayan encontrado una piedra o varias , siempre puede haber más".

Acerca del autor