Los autos solares tendrán su propia carrera

Con diseños futuristas, veinte automóviles que funcionan con placas fotovoltaicas recorrerán el desierto de Atacama, en Chile, donde competirán equipos de cinco países


Veinte equipos de Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia y Japón participarán entre el 13 y el 17 de noviembre en la Carrera Solar de Atacama, la única en la región que desafía a recorrer el desierto mas árido del mundo en base a la energía del sol.

Parte de los vehículos participantes fueron presentados este miércoles frente al palacio de La Moneda, en Santiago, donde los capitalinos pudieron observar de cerca sus diseños futuristas con placas fotovoltaicas y carrocerías aerodinámicas.

Al tratarse de la tercera edición de la carrera, muchos equipos han logrado perfeccionar su vehículo, como el "Antunekul" de la Universidad chilena de Concepción, que espera alcanzar los 150 kilómetros por hora.

"Disminuimos de 300 a 150 kg el peso del vehículo y aumentamos la eficiencia de las celdas solares de un 14% a un 22,5%, lo que significa captar el doble de energía", explicó a la AFP Diego Ojeda, ingeniero a cargo del "Antunekul".

Los equipos están formados por miembros de universidades, escuelas técnicas y empresas, y pueden escoger dos categorías para competir: los autos que funcionan solamente con energía solar, y los vehículos híbridos que combinan energía solar con pedales.

Por primera vez, en esta edición participará el bicampeón mundial de las carreras solar en 2009 y 2011, el equipo de la universidad japonesa Tokai, de Kanagawa.

Antes ganaron en Australia y Sudáfrica. "Este es el último continente (que nos falta). No será fácil, porque los equipos locales son veteranos y buenos", señaló a la AFP el director del equipo, Hideki Kimura.

El desierto de Atacama es el más árido y con mayor radiación solar del mundo, lo que permite obtener el mayor rendimiento de las placas fotovoltaicas. El recorrido pasará por las ciudades de Iquique (1.850 km al norte de Santiago), Calama, San Pedro de Atacama, Antofagasta, Tocopilla, Toconao y Pozo Almonte.

Acerca del autor

Comentarios