Los átomos que revelan el paso del tiempo sobre las pinturas

Un estudio sobre un autorretrato de Leonardo da Vinci mostró una nueva forma de medir la degradación de documentos antiguos
Los átomos que colorean las moléculas, llamados "cromóforos", ayudan a medir la degradación de los antiguos documentos y obras de arte en papel, según un artículo publicado el martes en la revista Applied Physics Letters.

El estudio fue realizado por grupo de expertos en los procesos de degradación del papel, de Italia y Polonia, que analizó un dibujo en tiza roja hecho sobre una hoja de papel de 33 por 22 centímetros entre 1510 y 1512 y que se considera un autorretrato de leonardo Da Vinci. La obra se encuentra en la Biblioteca Real de Turín, en Italia, y Da Vinci tendría unos 60 años cuando se hizo el dibujo.

A lo lago de los siglos la exposición a la humedad y el ambiente cerrado han tornado amarillento y, en algunas áreas, casi marrón, el papel, reduciendo el contraste con la tiza y, como resultado, ha disminuido la visibilidad del dibujo.
Durante los siglos, las acciones combinadas de la luz, el calor, la humedad, las impurezas metálicas y ácidas y los gases contaminantes modifican el color blanco en el componente principal del papel antiguo: la celulosa", dijo Lojewska

Joana Lojewska, profesora en el Departamento de Química en la Universidad Jagiellonian de Cracovia, en Polonia, explica en el artículo que "durante los siglos, las acciones combinadas de la luz, el calor, la humedad, las impurezas metálicas y ácidas y los gases contaminantes modifican el color blanco en el componente principal del papel antiguo: la celulosa".

"Este fenómeno causa daño grave y afecta negativamente el disfrute estético de las antiguas obras de arte en papel", añadió.

Los cromóforos, esto es los átomos que colorean a la molécula, son la clave para entender el proceso de degradación visual ya que se cuentan entre los productos químicos desarrollados por la oxidación durante el envejecimiento dentro de la celulosa.

Olivia Pulci, profesora en el Departamento de Física de la Universidad de Roma Tor Vergata, señaló por su parte que la decoloración amarillenta ocurre "cuando los cromóforos dentro de la celulosa absorben las gamas violeta y azul de la luz visible y dispersan mayormente las porciones amarilla y roja, lo cual resulta en la tonalidad marrón amarillenta característica".

El método


Para determinar la tasa de degradación del autorretrato de Da Vinci, las investigadoras crearon un método no destructivo que se centra en la identificación y cuantificación de la concentración de cromóforos en el papel.

Esto implica obtener un espectro de reflectividad óptica de muestras del papel en las gamas de longitud de onda casi infrarroja visible y casi ultravioleta de la luz.

Una vez que se recogen los datos de la reflectividad puede calcularse el espectro de absorción óptica de las fibras de celulosa que forman la hoja de papel usando un análisis especial de espectroscopia, señaló el artículo.

El trabajo hecho sobre el retrato de Da Vinci mostró que los cromóforos presentes en el dibujo son similares a los que se encuentran en muestras de papel antiguos y modernos que han envejecido en condiciones de extrema humedad o ambientes cerrados.

Los científicos esperan que este método, por el cual puede determinarse si la tasa de degradación es constante o se acelera, ayude a establecer métodos para la preservación de documentos y obras de arte de la antigüedad.

 


En Uruguay


Científicos del Laboratorio de Micología de la Facultad de Ciencias estudiaron posibles técnicas para la conservación de las fotografías antiguas a partir de una investigación sobre los hongos que infectan a las imágenes de archivos nacionales. Las fotos son solo una de las expresiones artísticas de la humanidad que sufren el paso del tiempo y los hongos que crecen con la humedad y el calor.


Acerca del autor

Comentarios