Los animales prehistóricos que se ocultan en tierras uruguayas

El libro infantil Gigantes bajo tierra invita a los niños a descubrir el mundo de la paleontología nacional de forma entretenida
"¿Sabías que en el territorio uruguayo vivió el roedor más grande del mundo?" Con esta pregunta, el libro Gigantes bajo tierra. Animales misteriosos de nuestro pasado invita a los niños a conocer a algunos los animales que vivían en lo que hoy es Uruguay hace millones de años. En sus páginas no solo hay datos curiosos –como que el balneario Arazatí en San José es un lugar rico en fósiles–, sino que además se da un vistazo sobre lo que hacen los paleontólogos en Uruguay y los descubrimientos que han logrado en tierras orientales.

La historia comienza cuando Sofía va de vacaciones a San José con su primo Lucas. Allí, se encuentran con un grupo de paleontólogos que los inician en su tarea. Con ellos, encuentran un diente enterrado en la arena y se proponen descubrir a quién le perteneció. Es la excusa perfecta para dar a conocer a los antepasados de los animales autóctonos del país, que se esconden bajo la tierra.

Los personajes van descubriendo desde qué es un fósil hasta qué tipos de animales se han encontrado en el correr de los años y qué hacer en caso de hallar un hueso. En estas situaciones, la recomendación es llamar a un experto, ya sea del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) o de la Facultad de Ciencias.
"No todo lo que brilla es un dinosaurio", dice el libro. Y es que en este caso no se trata de conocer sobre dinosaurios, sino de los enormes antepasados del carpincho, la mulita y los perezosos, además de los fororracos. Conocidos también como las aves del terror, estos predadores carnívoros eran incapaces de volar. Eran similares a los ñandúes y avestruces, pero con un tamaño mucho más grande.

Josefo


La estrella del libro es el roedor gigante, el Josephoartigasia monesi, mejor conocido como Josefo, el dueño del diente encontrado por los niños. Es que el paleontólogo, curador del MNHN y coautor del libro, Andrés Rinderknecht, es además responsable de identificar al fósil que en estos momentos luce en una vitrina en el MNHN como el cráneo prehistórico del roedor más grande del mundo.

Rinderknecht fue uno de los investigadores que trabajó para identificarlo y conocer más sobre sus hábitos alimenticios junto con otros científicos como el doctor en física Ernesto Blanco.

El fósil había sido identificado en 2008 y en febrero de este año los investigadores publicaron los resultados de sus estudios sobre su comportamiento y hábitos en la revista científica Journal of Anatomy. La noticia tuvo impacto en la comunidad científica mundial.

Sin título-1.jpg
Sofía y Lucas, personajes principales del libro
Sofía y Lucas, personajes principales del libro


Divulgación para niños


"Hay muchos libros de ficción para niños, pero no hay tantos de ciencia de Uruguay", explicó la escritora y coautora del libro, Silvia Soler, responsable de la redacción del texto, que muestra parte de los descubrimientos de Rinderknecht. El objetivo, explicó, es "dar la información de una manera amena, explicar los términos que pueden ser difíciles como paleontólogo o fósil, con muchas fotografías y con ilustraciones, y un hilo conductor".

Las ilustraciones son trabajo de Sebastián Santana. El libro, coeditado por Ediciones de la Banda Oriental y +Cerca, es el segundo título de una colección que busca acercar la ciencia nacional a los más chicos. El primero se llama Más cerca del cielo y tiene como protagonista a Sofía –aunque esta vez sola–, quien aprende sobre los misterios de la arqueología uruguaya.

"Donde hay misterio hay ciencia", dicen los autores, y estos libros buscan despertar la curiosidad de los niños. Para la Feria Internacional del Libro, en octubre de este año, Soler contó que se espera poder lanzar dos libros más: uno sobre animales autóctonos en peligro de extinción y otro sobre escritura.