Los adolescentes prefieren los mensajes efímeros

Snapchat, que permite compartir fotos y hacerlas desaparecer, asciende en popularidad y lucha en el ranking de las aplicaciones favoritas de los adolescentes, los mayores consumidores de apps


La velocidad es una de las características más notables de esta era. La vertiginosidad de la información, la infinidad de contenidos, todas las redes que nos conectan hacen que las cosas duren menos, circulen más rápido y se renueven antes.

Mucho de eso tiene Snapchat (gratis para iOS y Android), la aplicación que permite, entre otras funciones, capturar y compartir fotos y videos y hacerlos desaparecer del dispositivo receptor luego de un determinado lapso. Justamente, se esfuman rápido como un chasquido (significado literal de snap en español).

Investigaciones como la denominada Teens and Mobile Apps Privacy, proyecto de Pew Research Center, confirman que los adolescentes son los reyes de las aplicaciones, y como tales son los grandes responsables a la hora de decidir quién tiene éxito y quién no en el rubro. Mientras muchos adultos podrían fantasear con lo vulnerables que son sus hijos con el uso de estas herramientas, la realidad muestra una cara bastante diferente.

La experiencia y la exigencia que supone ser los consumidores número uno determinan los fracasos y los éxitos de quienes quieren entrar en el juego. Snapchat, por su parte y de forma creciente, se ha colocado en la segunda categoría.

Lo novedoso aquí no está en la capacidad de generar y compartir fotos y videos a través de la aplicación, sino en hacerlo por un tiempo determinado, antes de que desaparezcan del dispositivo, como haciendo honor al fantasma del logotipo. Porque si fuera solo por eso, otras aplicaciones como Instagram o Vine podrían superar fácilmente a Snapchat. Ese pequeño gran detalle –la duración del contenido– es lo que ha posicionado a esta aplicación en la cumbre de las preferencias adolescentes.

Originalmente Snapchat permitía compartir con amigos fotos, videos, textos y dibujos por un lapso de 10 segundos, sin que nada quedara almacenado en el aparato de quien recibía estos contenidos. Este último aspecto es bastante relativo, sin embargo, ya que más allá de que por defecto la aplicación no permite almacenar los contenidos que se comparten, la persona perfectamente puede hacer una captura de pantalla, por ejemplo.

Los desarrolladores de Snapchat se percataron de esa posibilidad y adicionaron una función que permite que el emisor sea notificado en caso de que quien recibe el contenido haga una captura.

Un ratito más


Desde el 3 de octubre funciona una versión actualizada de la app que introduce una variación significativa: el Snapchat Stories. Básicamente, lo que hace esta nueva función es aplazar la desaparición del mensaje, permitiendo que la información permanezca en el dispositivo por un lapso de 24 horas.

Además, en la versión 6.0.0 también es posible crear narraciones, de modo cronológico, que por defecto son accesibles para los contactos, y cada Snap –así se le llama a cada mensaje– incluye una lista que muestra quiénes lo han visto.

 


Cinco preferidas


 

Facebook. La app para dispositivos móviles comparte las funcionalidades de la versión web de la red social, pero agrega esa cuota de compañía constante, siempre y cuando la persona pueda conectarse a internet.

Shazam. La app evita la frustración de escuchar una canción y no saber cuál es, al re conocerla y dar información sobre esta. Así, el usuario puede conocer título, autor y letra de esa canción, siempre y cuando esté en la base de datos de la app.

Instagram y Vine. Ambas aplicaciones comparten una idea: generar y compartir contenidos, por lo que también funcionan como red social. Instagram permite añadir filtros a las fotos y filmar; Vine invita a grabar seis segundos de video.

Whatsapp. Una aplicación básica para adolescentes que permite enviar y recibir mensajes de texto, voz, imagen y video. Avisa si el mensaje llegó a destino y cuándo fue la última vez que el usuario utilizó la app.

Twitter. La red social del pájaro azul es de las más populares, incluso para sustituir a los mensajes de texto. Además de los tuits (hasta 140 caracteres), permite compartir y responder tuits, marcarlos como favoritos y enviar mensajes privados.


Acerca del autor

Comentarios