Los abuelos vuelven a clase

Googlear, hashtag y Facebook son ahora términos cada vez más comunes entre los mayores de 60 años. El uso creciente de tabletas y el inminente lanzamiento del Plan Ibirapitá ha incrementado su interés en los cursos de informática
Elsa Villareal se compró una computadora por sugerencia de su psicólogo, para superar una enfermedad. Lila se abrió una cuenta en Facebook para seguir el crecimiento de sus bisnietos. Olga Salsano chatea todos los días con sus amigas. ¿Qué las hace especiales? Sus edades: 72, 92 y 95 años, respectivamente; y que las tres toman clases de computación.

El inminente lanzamiento oficial del Plan Ibirapitá, por el que el gobierno entregará tabletas a jubilados y pensionistas que tengan ingresos inferiores a $ 25 mil, ha llevado a muchos adultos mayores a tomar clases para que la tecnología no los agarre desprevenidos; al tiempo que algunos centros de estudio –públicos y privados– han adaptado sus programas a los dispositivos móviles. "La tableta es muy adecuada para el adulto mayor", dijo la socióloga Adriana Casamayou, quien sostiene que la medida logrará reducir la brecha digital que afecta a los abuelos, mucho más de lo que han logrado las ceibalitas.

Sacarse el miedo


Todos los cursos para adultos mayores empiezan por lo más básico: cómo prender la computadora. "Es a lo que todos le tienen terror", dijo Andrés Varela, director de Conectados, una nueva escuela de informática exclusiva para adultos y donde el promedio de edad supera los 60 años.

Cuando el miedo se va, se pasa al resto del programa: no faltan las clases sobre el manejo del teclado y el mouse, archivos de texto y carpetas, correo electrónico, chat y videollamadas, navegadores, redes sociales (muchos llegan preguntando qué significa hashtag), YouTube y uso de memoria USB. También se enseña sobre comercio electrónico. Carla Margenat, asistente de Dirección de Alfabetización Digital de Centros MEC, dijo a Cromo que este año se prevé incluir en los talleres nociones de robótica educativa e inclusión financiera.

El temario de los cursos que quiere retomar la Secretaría del Adulto Mayor de la Intendencia de Montevideo (IMM) este año –suspendidos en 2012– también incluye Linux, planillas de cálculo, presentación por diapositiva y Prezi (con animaciones) y mapas.

El plato fuerte de cualquiera de estos cursos es aprender a googlear. Así Olga Salsano aprendió a buscar noticias y a conectarse a la transmisión de las misas en español desde el Santuario de Lourdes. "Mando mails, bajo música, hablo con mis amigas, leo el diario y escucho la misa. Con eso ya me alcanza", relató a Cromo. Por su parte, Elsa Villareal busca nuevas canciones de música española, su favorita.

Mando mails, bajo música, hablo con mis amigas, leo el diario y escucho la misa. Con eso ya me alcanza", dijo Olga Salsano, de 95 años


"Al ver Google se les dispara el interés", señaló Gabriel Aliskevich, director de la academia Nexolan, solo para adultos. Y agregó: "Uno busca capítulos de Las mil y una noches, otro busca recetas de tartas de manzana y otro la película Casablanca. Cada uno le empieza a sacar provecho a la computadora". A medida que avanza el curso, se atienden otras inquietudes como la reserva online de citas médicas, el uso de cupones digitales de descuentos y el pago de facturas por internet.

Los alumnos de Conectados concurren a ocho clases (12 horas) y tienen la posibilidad de asistir a cuatro prácticas. El costo es de $ 2.000, dado que actualmente existe una promoción inaugural del 50%.

En Nexolan el curso básico es de 12 clases (28 horas) y el costo parte de los $ 6.900. Se le otorga a cada participante un pendrive, 10 cds y 10 dvds, un mouse y se le presta la computadora. "En total, la academia otorga $ 1.000 en materiales", dijo su director. Además, se ofrecen becas y asesoramiento con geriatras, neurólogos, psicólogos, entre otros profesionales.

Los talleres de Centros MEC son gratuitos e incluyen 10 clases de dos horas. Las clases en la IMM tampoco tienen costo pero, por ahora, no tienen fecha de inicio.

[caption id="attachment_86937" align="aligncenter" width="430" caption="N. Garrido"][/caption]


Alfabetos digitales

El creciente uso de tabletas ha resultado en una adaptación del Plan de Alfabetización Digital –para la universalización del acceso y uso de las tecnologías de la información y comunicación? que está en reelaboración desde febrero. "Es la propuesta de inclusión digital más poderosa que tiene este quinquenio. Existe la necesidad de acompañarla con una propuesta educativa", afirmó Margenat.

En este sentido, el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) está listo para firmar un convenio con el Observatorio de Tecnologías de Información y Comunicación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (Udelar) y Samsung para realizar una experiencia piloto. La empresa donará unas 40 tabletas que contarán "con un diseño específico de propuesta educativa de alfabetización" que se desarrollará en dos localidades del interior y dos en Montevideo. Luego, se comprará una mayor cantidad de dispositivos para abastecer los 125 Centros MEC.

(La entrega de tabletas a jubilados) es la propuesta de inclusión digital más poderosa que tiene este quinquenio. Existe la necesidad de acompañarla con una propuesta educativa", comentó Carla Margenat, asistente de dirección de Alfabetización Digital de Centros MEC

Por otra parte, Adriana Casamayou, docente del Proyecto Flor de Ceibo de la Udelar (actividades de extensión que acompañan al Plan Ceibal), iniciará este año una investigación sobre el uso de tabletas y celulares por parte de adultos mayores en actividades intergeneracionales en Salto. "El teléfono era la herramienta más lógica para pensar la inclusión digital de adultos pero la tableta tiene la ventaja del tamaño, de la visión y de la precisión motriz. El uso de esta, sin duda, facilitará la competencia en el uso de smartphones", dijo.

Casamayou sostiene que el Plan Ibirapitá será determinante en la superación de la brecha digital de los adultos, lo que no consiguió el Plan Ceibal. La 11ª edición del Perfil del Internauta Uruguayo, realizado por el Grupo Radar, señaló que las XO contribuyeron a la alfabetización digital de 100 mil adultos (no solo adultos mayores). "No fue algo masivo por más que fuera algo que tuvieran en la casa. Con las tabletas van a ser beneficiarios directos", precisó.

Juegos y herramientas


Las tabletas del Plan Ibirapitá contarán con un botón de alarma que, en caso de emergencia, se conectará a la comisaría más cercana y al centro regional del sistema de cuidados. También tendrán alguna aplicación para recordar la hora para tomar los medicamentos y para conectarse a su mutualista o a Salud Pública; así como un acceso para realizar trámites en oficinas públicas. "La presencia de una tableta en la casa de una persona adulta le implica aprender formas de gestión de economía doméstica. Se la asocia con el entretenimiento, pero hay otros usos para que ejerza sus derechos en una sociedad de la información", explicó Margenat.

Además de esto, Casamayou insistió en que las tabletas deben incluir redes sociales –"usos primarios del dispositivo para adultos mayores"– y herramientas que favorezcan al "envejecimiento activo", por ejemplo, juegos que estimulen las capacidades cognitivas y motrices del usuario. Lila, alumna particular de Varela, aprendió a sus 92 años a jugar al solitario spider. "Como no puedo salir mucho a la calle, este es mi entretenimiento", relató a Cromo.


* La versión web de este artículo fue modificada para incluir los servicios que brinda Nexolan a sus alumnos.



Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios