Los 10 descubrimientos científicos del año

Fármacos que activan las defensas del cuerpo para que luchen solas contra el cáncer, minicerebros de laboratorio, la clonación humana y otros siete avances forman del ranking de la revista Science
1. Reactivar tus defensas contra el cáncer. Tras décadas de investigación, el uso de fármacos para estimular las defensas del paciente de cáncer y que sean ellas mismas las que destruyan las células cancerosas, la llamada inmunoterapia, ha llegado a tal estado de madurez que los editores de la revista Science la han colocado en lo más alto de su top ten de los avances científicos más importantes de 2013. “Hasta ahora, esta estrategia de aprovechar el sistema inmunológico para atacar a los tumores sólo funciona para algunos tipos de cáncer y para unos pocos pacientes, por lo que es importante no exagerar los beneficios inmediatos. Pero muchos especialistas están convencidos de que están siendo testigos del nacimiento de un nuevo e importante paradigma para el tratamiento del cáncer”, ha declarado en un comunicado Tim Appenzeller, redactor jefe de la revista Science. En la imagen, una célula aislada de cáncer de pulmón.

2. La importancia de nuestros microbios. La lista de microbios que viven en nuestro cuerpo incluye 100 billones de células con tres millones de genes diferentes. Y, como destaca la revista Science, “no son solo pasajeros”, sino que influyen en la respuesta corporal al entorno, a las enfermedades y a los tratamientos médicos. En Malawi, un grupo de investigadores estudió casos de gemelos en los que un hermano desarrollaba un trastorno de desnutrición conocido como Kwashiorkor y el otro, no. Según sus conclusiones, la diferencia se debía a los diferentes microbios presentes en su aparato digestivo. Otros resultados respaldan la importancia de estos polizones microscópicos, como el papel de una bacteria intestinal, Fusobacterium, en el cáncer colorrectal.

3. Minicerebros humanos. Este año, la comunidad científica ha logrado hacer crecer organoides humanos en el laboratorio, como hígados, diminutos riñones y cerebros del tamaño de un guisante. Estos minicerebros, que incluyen partes de la corteza cerebral y del hipocampo, se llevaron a cabo a partir de células madre por un equipo dirigido por Juergen Knoblich, del Instituto de Biología Molecular de Viena (Austria). Los autores esperan que estos organoides sirvan para estudiar las primeras etapas del desarrollo cerebral.

4. El origen de los rayos cósmicos. Pese a haber sido detectados hace un siglo, el origen de los rayos cósmicos, las partículas de altas energías provenientes del espacio, no estaba confirmado. Hasta este año. Gracias a datos del telescopio espacial Fermi de la NASA, los científicos han podido vincular los rayos cósmicos a remanentes de supernova, las nebulosas que resultan de las explosiones de estrellas.

5. Lavado de cerebro al dormir. “¿Por qué dormimos?” es una de las grandes preguntas de la biología. Este año, un equipo de investigadores ha observado que los cerebros de los ratones se limpian durante el sueño, al abrir un 60% más algunos canales entre neuronas y permitir que circule más líquido cefalorraquídeo. Este mayor flujo arrastra, por ejemplo, sustancias relacionadas con la enfermedad de Alzhéimer, según los autores del descubrimiento, dirigidos por Maiken Nedergaard, de la Universidad de Rochester (EEUU).

6. Clonación humana. Un equipo de investigadores ha logrado este año clonar células madre humanas, un avance que podría servir para tratar enfermedades neurológicas, la diabetes o la ceguera, según el responsable del grupo, Shoukhrat Mitalipov, de la Universidad de Ciencia y Salud de Oregón (EEUU). En 2004, el investigador surcoreano Hwang Woo-Suk hizo un anuncio similar, pero dos años después se descubrió que era un fraude. En el hallazgo de este año participó la embrióloga española Nuria Martí, que tras ser despedida del Centro de Investigación Príncipe Felipe, en Valencia, emigró para investigar en EEUU.

7. Paneles solares cinco veces más baratos. La siguiente generación de células solares puede ser cinco veces más barata que la actual, gracias a la sustitución del tradicional silicio por perovskita, un mineral compuesto por titanio y calcio, según una investigación de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur. La revista 'Science' destaca que estas células solares todavía no son tan eficientes como las que están a la venta actualmente. Los paneles que trufan los tejados hoy en día convierten la luz del sol en electricidad con una eficiencia de hasta el 20%, mientras que los de perovskita de momento se quedan en el 15%. “Están mejorando muy rápidamente”, matiza la revista.

8. Tijeras para el ADN. En 2013, más de una docena de equipos de investigación ha utilizado una nueva técnica para manipular los genomas de plantas, animales y células humanas. La técnica, bautizada CRISPR, consiste en una especie de “kit de cirugía molecular”, según la revista Science, que permite editar los genes gracias a una proteína bacteriana que corta con precisión el ADN.

9. Una ventana al cerebro. La revista Science celebra “una nueva ventana al cerebro abierta este año”: una tecnología, bautizada Clarity (Claridad, en inglés), que convierte el tejido cerebral en “transparente como el cristal”. La nueva técnica consiste en sustituir los lípidos (conocidos popularmente como grasas, aunque las grasas son solo un tipo de lípidos) por un gel transparente, dejando las neuronas y otras células cerebrales a la vista. De momento, la técnica está restringida a pequeñas muestras: para aplicarla en una porción de cuatro milímetros de diámetro del cerebro de un ratón se requieren nueve días.

10. Arquitectos de vacunas. Uno de los frentes más prometedores en la salud pública, la generación de nuevas vacunas gracias a la biología estructural, se ha plasmado este año. Un equipo de científicos de los Institutos Nacionales de la Salud de EEUU ha presentado una vacuna experimental contra el virus respiratorio sincitial, un patógeno que mata cada año a 160.000 niños por neumonía u otras enfermedades pulmonares. Gracias al análisis a nivel atómico de la estructura de una proteína del virus, los investigadores pudieron diseñar una posible vacuna. Ahora, una parte de la comunidad científica espera que este mismo enfoque se pueda emplear contra la hepatitis C, el dengue y el virus del Nilo occidental, entre otras enfermedades víricas.

 

Vía Materia

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios