Lo que trae el iPhone 6s

El último modelo representa un salto de calidad y de experiencia para los fanáticos de Apple
Un nuevo iPhone. Si le digo que es el número 6 (y medio) haría trampa. En realidad es la novena versión desde que, en 2007, Steve Jobs asombró al mundo con aquel chiche que se llamó "primera generación". El que se lanzó hace poco más de un mes en Estados Unidos agrega una s. Pero, ¿qué implica esa letra?

Para promocionar su renovado smartphone, Apple eligió el eslogan "Lo único que ha cambiado es todo". Y no en vano optó por esa frase, porque lo que se ve desde el exterior en materia de cambios es escaso. Los nuevos iPhone 6s y 6s Plus parecen idénticos a sus antecesores, el 6 y 6 Plus. Mismos tamaños y apariencia, con retoques coquetos como un nuevo color: el oro rosa.

Pero hasta aquí llegan las similitudes. Los nuevos iPhone son un salto de calidad y de experiencia de usuario importante. Luego de una semana de prueba, me quedo con tres cambios: la carcasa es más fuerte (claro que no probé golpearlo), hay una nueva forma de interactuar con la pantalla que modifica de raíz lo que hasta ahora habíamos aprendido sobre el touch en iOS, y las cámaras mejoran sustancialmente, incluyendo fotos a lo Harry Potter. Un procesador más potente y una mejor memoria RAM también son cambios significativos del 6s.

Cuando Apple lanzó el 4s, el "salto" fue el asistente Siri y con el 5s inauguró el lector de huellas digitales. Con 6s inauguró el llamado 3D Touch, la funcionalidad que seguramente se convertirá en aquella por la que recordemos a esta nuevo smartphone.

Más resistente

Los nuevos iPhone están hechos de aluminio serie 7000, el material más resistente que se ha usado hasta el momento para recubrir a los celulares de Apple. Luego del escandalito del iPhone-que-se-dobla, tiene sentido que la empresa haya invertido en este aspecto. A lo anterior se agrega una pantalla de vidrio más resistente, cuya promesa es que aguanta mejor las caídas y los golpes, uno de los grandes problemas ya no del iPhone sino de los celulares inteligentes de alta gama.

Un nuevo movimiento

El 3D Touch es la gran innovación. Es un nuevo sistema táctil que permite acceder a "algo más", un menú contextual en algunas aplicaciones, una vista previa de un mail o mensaje, si se aprieta el ícono con un poco más de presión que lo habitual. Si se presiona sobre la app de Notas, por ejemplo, se puede elegir entre crear una o un dibujo. Si se hace lo mismo sobre el reloj, da la opción directa de programar una alarma o iniciar el cronómetro. Basta con presionar con la fuerza justa.

Los primeros pasos con el 3D Touch no son del todo felices. Cuando se presiona demasiado fuerte, se activa el sistema por el cual se puede borrar o mover de lugar una app. Un poco menos de presión, en cambio, permite utilizar una app sin ingresar a ella. Aunque ahora el 3D Touch podría confundirse con un chiche más, seguramente pronto se convertirá en un movimiento estándar sobre la pantalla. Apple resume las funciones como peek y pop. Con el peek se puede presionar ligeramente sobre un link que alguien envió en un iMessage o en un mail, para que así se abra una vista previa que permite espiar (peek) en ese sitio web o página. Una vez que se está "espiando", si se presiona un poco más fuerte, se siente una vibración y así se puede abrir la página (pop).

En lo personal, el 3D me resultó muy cómodo para marcar bloques de texto.

iPhone6S_02.jpg

Más sonrisas

Con la competencia soplándole en la oreja, Apple decidió mejorar sustancialmente sus cámaras en varios aspectos. Y se nota. La cámara trasera pasó de 8 a 12 MP, pero además permite hasta filmar en calidad 4K. Para activar esta super calidad de video hay que ir a Ajustes/Fotos y Cámara y elegir la opción de grabar video en 4K a 30 fps.

Otro de los juguetes que estrenó el 6s es la función de live photo, algo así como un GIF o un pequeño video (aunque no lo es) que capta un segundo y medio antes y después del momento en que se hizo clic, con cualquiera de las dos cámaras. El efecto es extrañamente mágico y de ahí que hay quienes han comparado estas fotos "vivas" con las imágenes animadas de los diarios parlantes de las películas de Harry Potter. Cuidado porque ocupan mucho espacio.

Batería: sin novedades

Es inexplicable que en esta versión, en vez de mejorar la performance de la batería, ahora podría incluso durar menos. Esto es así porque la de los nuevos 6s es más pequeña que las de los iPhone 6, ya que hubo que hacer espacio para una pantalla mucho más sofisticada.

Con un celular recién estrenado y poco cargado, la diferencia no se nota. Habrá que esperar a que pasen los meses y se sumen GB de contenido para dar el veredicto final sobre el talón de Aquiles de la mayoría de los smartphones poderosos que se venden en el mercado.

Mucha suerte

Ante la pregunta habitual –¿estas mejoras justifican que cambie de teléfono, para lo cual necesitaré una suma considerable?–, permítame el atrevimiento de decirle que cualquier sea mi respuesta, no lo conformará. Es imposible sopesar racionalmente cuánto incide en un fanático de la tecnología, y de Apple en particular, tener el ultimísimo celular apenas salido de su horno chino. Es imposible calcular cuántos años podrá un consumidor conservador contentarse con su "viejo" 5s que sigue funcionando divinamente, aunque se haya quedado algo enano frente a su descendencia.

La decisión de cambiar un smartphone de alta gama por otro superior pero que, en términos generales, no cambiará su vida, está lejos de ser lógica. Y por eso usted decidirá con el corazón, la billetera y el capricho, como casi siempre en la vida.


3D Touch

El futuro del 3D Touch

El nuevo sistema del iPhone 6s que permite presionar y acceder a menús sin ingresar a una app es un paso adelante importante pero es probable que su valor no se termine de entender del todo hasta que más aplicaciones incorporen el sistema. El 3D Touch lleva un tiempo de aprendizaje, sobre todo para descubrir su verdadero potencial. Con este sistema por ejemplo se puede utilizar una app para tocar el piano como Smule Magic y así lograr lo que se consigue en un instrumento real: que una nota sea más larga cuanto más fuerte se presione sobre ella.