Lo que todos los gigantes de internet quieren tener

Los contenidos audiovisuales de producción propia son la nueva tendencia entre las empresas que se disputan al público online. Ya lo hacen Netflix y Amazon, y ahora Yahoo y Microsoft van por su tajada
Netflix fue pionero al decidir dejar de ser solo una plataforma para ver películas y series online, y convertirse también en productor de contenidos. Así, el servicio de streaming produjo las exitosas series House of Cards Orange is the New Black, entre otras.

Pero Netflix no es el único en experimentar en el mundo de la producción audiovisual. Otros gigantes tecnológicos se han visto atraídos por la idea de tener series originales en sus servicios y sistemas de streaming. Amazon, por ejemplo, ya crea contenidos originales como las series Alpha House y Betas, pero ahora también quiere ser quien se lo alcanza a los usuarios.

La compañía de Jeff Bezos presentó la semana pasada Fire TV, un dispositivo que puede canalizar video directamente a la televisión y ofrece una vitrina más prominente no solo a su programación original, sino a la que ofrecen otros servicios, incluido Netflix. A su vez, en las últimas semanas anunció seis nuevos proyectos de series para comenzar a producir.

En tanto, pocos días después del anuncio, se filtraron imágenes de la interfaz que podría tener Android TV, el nuevo servicio de Google que, al igual que Fire TV, permite llevar a la pantalla del televisor contenidos de Netflix, Hulu Plus y Amazon Prime Video.

Semanas antes, un reporte de The Wall Street Journal (WSJ) afirmaba que Apple estaba negociando un acuerdo con Comcast para que ver la televisión en streaming a través de las Apple TV sea más veloz.

Pero mientras Amazon, Google y Apple se presentan como aliados de Netflix, al permitir transmitir contenidos de este servicio, otros contrincantes aparecen en el escenario de la producción de series web propias.

Dos nuevos competidores


Según se supo el lunes, Yahoo desarrollará cuatro series originales para transmitir en la web, cercanas al formato televisivo, para potenciar su plataforma de videos online, informó el domingo WSJ. En concreto, la compañía producirá cuatro series cómicas de diez capítulos de media hora de duración cada uno, con un presupuesto de entre 700.000 y varios millones de dólares por episodio, según fuentes citadas por el diario estadounidense.

La CEO de la compañía, Marissa Mayer, tiene previsto presentar los cuatro proyectos el 28 de abril en el marco del NewFront, un evento de marketing organizado por la empresa con el fin de captar anunciantes.

WSJ dijo la semana pasada que Yahoo estaba en conversaciones preliminares para comprar por unos 300 millones de dólares el servicio de video en línea News Distribution Networks, que la ayudaría a competir con YouTube, filial de su rival Google.

El video es una de las actividades que Mayer quiere reforzar para impulsar el crecimiento del grupo y competir con Netflix y Amazon. Pero no es la única que así piensa.

Microsoft también quiere sumarse a la programación. Según informó Bloomberg el lunes, el estudio de televisión de Xbox de la compañía planea lanzar en junio seis series online propias. Entre ellas, se incluye una de ciencia ficción llamada Humanos, que trata sobre robots humanoides que trabajan.

A su vez, ya cuenta con más de doce proyectos en desarrollo. No en vano hace cerca de un año y medio Microsoft contrató a Nancy Tellem, exejecutiva de televisión de CBS.

Según Bloomberg, se trata de un terreno desconocido para la compañía de Bill Gates, que no cuenta con experiencia en el área. Sin embargo, con esta iniciativa buscará atraer a más usuarios a su consola de videojuegos Xbox y a su servicio online Xbox Live. De hecho, Microsoft buscará que las series sean interactivas, para poder explotar el potencial de la tecnología de Xbox.

Series de animación en stop motion, programas de fútbol a estrenarse en simultáneo con el Mundial de Brasil y shows de la actriz Sarah Silverman, son algunas de las propuestas que, según Bloomberg, Microsoft acercará muy pronto a sus usuarios.

Televisión de internet


Estas iniciativas se enmarcan en una carrera por quién tiene la mejor tecnología para el living, publicó The Atlantic. Pero también dentro de un proceso por el cual la "televisión de internet" y la "herencia de la televisión" comienzan a parecerse y a competir.

"La televisión de internet quiere sus propios programas y ahora los están construyendo: Netflix, Hulu, Amazon y Yahoo tienen la propiedad exclusiva de dramas y comedias que se pueden ver por streaming", analizó The Atlantic. Y agregó: estas empresas "quieren cerrar tratos con las compañías de medios, que a su vez son dueñas de tus programas favoritos, para que puedan ser vistas como un reemplazo viable (no solo como un complemento para) la televisión en vivo".

 


Televisión de internet versus televisión tradicional


 

SegúnThe Atlantic, la televisión de internet y la tradición coexisten en este momento y luchan por conquistar a la audiencia. Pero no solo compiten entre ellos (Amazon contra Yahoo, por ejemplo), sino que juntos pelean contra el legado de la televisión tradicional. Así se diferencian:

- La televisión tradicional tiene canales, que se pueden poner o grabar para ver cuando primero salen al aire. La televisión de internet tiene aplicaciones que se abren y reproducen cuando quieras, después de que los programas salieron en la televisión tradicional, además de programas adicionales.

- La interfaz de la televisión tradicional es complicada de usar para muchas personas, mientras que la interfaz de la televisión de internet se vuelve "cada año más hermosa".

- Para comprar contenidos para la televisión tradicional hay que ir hasta los proveedores de cable, que tienen monopolios locales. Para acceder a la televisión de internet, comprás el hardware y las aplicaciones de compañías tecnológicas nacionales (EEUU), aunque antes hay que comprar el acceso a internet a las proveedoras locales.

- La televisión tradicional es cara, mientras que la televisión de internet puede ser más barata.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios