Lo que la ciencia sabe sobre la resaca

Cinco cosas que una investigación pudo descubrir sobre este malestar provocado por el exceso de alcohol
Dolor de cabeza, náuseas, fatiga, sed y hasta diarrea son algunos de los síntomas que pueden acompañar hasta por 24 horas a aquel que tomó algunas (cuantas) copas de más. A pesar de que la resaca es uno de los malestares más comunes después de una borrachera, se conoce poco sobre sus causas y cómo prevenirla.

En general, la ciencia no se ha centrado en averiguar qué pasa entre la primera copa y la mañana después, sino en asuntos más vinculados al alcoholismo o a los daños que esto provoca, explicó Richard Stephens, líder de las investigaciones en psicobiología de la Universidad de Keele, en el Reino Unido. Por eso, un grupo de investigadores del que forma parte llamado Alcohol Hangover Research Group (AHRG), se propuso dilucidar las causas y formas de prevenir este malestar que tanto da que hablar y que hasta tiene su propia película.

Aunque la mejor recomendación para combatir la resaca es no tomar, en entrevista con la revista The Atlantic  Stephens resumió algunos de los resultados de los estudios realizados por el AHRG, que pueden servir como recomendaciones para quienes bebieron de más, por ejemplo, en el festejo por la victoria de Uruguay ante Italia.

1. Los que más toman tienen las peores resacas

La creencia popular dice que el malestar que acompaña a una noche de borrachera es una especie de lección que da el cuerpo para que ese exceso no se repita. Incluso sucede que, cuando la resaca está vinculada a una bebida en particular, algunos optan por dejar de tomarla (al menos por un tiempo).

De acuerdo con Stephens, si esto fuera así, las personas que sufren de alcoholismo deberían tener las resacas más ligeras ya que son las que toman más. Sin embargo, estudios citados por el científico demuestran lo contrario: los alcohólicos tienen resacas más fuertes. Esto indica que su relación con el alcoholismo es más profunda de lo que se suele pensar y merece mayores estudios.

2. Tomar más alcohol alivia los efectos de la resaca

Al tomar alcohol –sostuvo Stephens– una enzima descompone el etanol en metabolitos y cuando se termina ese proceso es cuando la borrachera acaba. El problema es que hay otros tipo de alcoholes además del etanol en las bebidas. El metanol, por ejemplo, al ser metabolizado produce toxinas, formaldehído y ácido fórmico. “Esos son los que causan malestar, generan algo así como un envenenamiento”, explicó el científico.

Lo que ocurre es que el cuerpo procesa primero al etanol, por lo que tomar más alcohol retrasa el momento de metabolizar las toxinas, y por ende, se difieren los efectos negativos de la resaca. Pero, claro, pasar de borrachera en borrachera no es una opción aconsejable, especialmente para el hígado, por lo que en algún momento la resaca va a tener que aparecer.

3. Comer grasas y alimentos altos en glucosa ayudan a la recuperación

La cura mágica contra la resaca todavía no existe. No obstante, un “desayuno americano”, con frituras y alta cantidad de grasa, suele ser de las formas más efectivas para recuperarse, afirmó Shepard. En lugares como Gran Bretaña se suele recurrir a este tipo de alimentos para los momentos de indisposición producida por el alcohol, agregó.

“Es probable que esto funcione, ya que hay muchos carbohidratos en esa comida y eso recupera los niveles de azúcar que se pierden”, dijo Stephens. De hecho, el científico confesó que esa suele ser la solución para sus propias resacas. “Funciona de maravilla”, opinó.

4.Alrededor del 23% de las personas no tienen resaca

En el tema de las resacas, existe gente con el “superpoder” de jamás vivirlas.

Un estudio de la Boston University School of Public Health, que investigó casos de adultos en tratamiento de desintoxicación, gente que suele ponerse “alegre”, adolescentes que toman grandes cantidades de alcohol y estudiantes universitarios, determinó que un 23% de ellos no experimentan efectos en la mañana siguiente a una noche de alcohol.

5. A pesar de que falta investigar se pueden esbozar algunas causas

La forma en que el alcohol es metabolizado indica que la resaca es producida por la descomposición de otros alcoholes además del etanol. Otro de los mecanismos que puede ser responsable de este malestar es la reacción del sistema inmunológico.

Una de las creencias populares que los estudios de la AHRG desmitifican es que la deshidratación produce este malestar de la mañana después. De hecho, los investigadores creen que la deshidratación y la resaca son dos procesos separados y que la causa de los síntomas que afectan al sistema cognitivo, como los problemas de memoria y cambios de humor, están más relacionadas con los cambios en el sistema inmunológico.

Populares de la sección

Comentarios