Lentes de rayos X para los tomates más sabrosos

Los marcadores genéticos son cada vez más usados para producir frutas y verduras con mejor gusto, además de incrementar su resistencia a enfermedades
Doug Heath produce tomates para Monsanto. A cada visitante le ofrece jugosas rodajas de Cherokee Purple, una delicada variedad con una dulzura y una acidez que está tratando de replicar en frutas comerciales más resistentes.

“Queremos verlos en los comercios más que un solo mes al año”, dijo Heath a los visitantes este mes en su parcela experimental de Woodland, California. Repartió rodajas de tomate en Field Days, reunión anual de productores y distribuidores que van a ver los nuevos cultivos de la división de semillas hortícolas Seminis de Monsanto.

Monsanto está acelerando sus esfuerzos para identificar miles de marcadores genéticos en las frutas y hortalizas en tanto utiliza las herramientas de la biotecnología en la producción convencional, dando a Heath la capacidad de seleccionar distintas características, del sabor a la resistencia a las enfermedades.
Por primera vez, podemos abordar la resistencia a las enfermedades complejas y las características de sabor”, dijo Robb Fraley, director de tecnología de Monsanto

También permite al mayor productor mundial de semillas hortícolas desarrollar nuevas variedades en dos a cuatro años, cuando antes se necesitaban hasta diez años. Utilizar marcadores es como tener lentes de rayos X que permiten a los productores espiar el interior de una hoja o una semilla para ver qué va a crecer, explicó Heath.

Marcadores genéticos


Sus esfuerzos están tomando impulso en la empresa con sede en St. Louis, que compró Seminis por US$1.400 millones en 2005 y busca aumentar su cuota de mercado. Monsanto identificó unos 5.000 marcadores genéticos en los pimientos, más de 4.000 en los tomates y miles más en los melones, la coliflor, el brócoli, los pepinos y las habas. La compañía planea identificar más marcadores hortícolas este año que en los últimos veinte años sumados.

Syngenta AG, el segundo mayor productor de semillas hortícolas, y otras empresas también están identificando marcadores. Syngenta tiene más de 250.000 marcadores genéticos para ayudar en la producción de hortalizas, incluidos unos 50.000 en el melón, 25.000 en el tomate y 10.000 en los pimientos, según un correo electrónico enviado por Paul Minehart, portavoz de la compañía con sede central en Basilea, Suiza.

Escala y velocidad


Monsanto no tiene rivales en la integración de datos genéticos a las decisiones de producción, dijo en una entrevista el director de tecnología Robb Fraley. La empresa no accedió a revelar el total de sus marcadores hortícolas. La biotecnología mejorará el atractivo y la nutrición de los tomates y otras 20 frutas y hortalizas, ayudando a las personas a comer más sano y haciendo de las hortalizas el tercer negocio más rentable de Monsanto, que superará al algodón en los próximos tres años.
Los marcadores modificaron de manera fundamental lo que hacemos”, afirmó Fraley

La compañía, que incorporó los productos de invernadero con la compra de De Ruiter Seeds en 2008, planea adquirir más productores de semillas hortícolas, explicó Fraley. “Los marcadores modificaron de manera fundamental lo que hacemos”, añadió.

“Por primera vez, podemos abordar la resistencia a las enfermedades complejas y las características de sabor”, dijo el director de tecnología de Monsanto.

Hasta hace tan sólo cinco años, Monsanto tenía marcadores genéticos para unas pocas características del tomate. Cuando Heath comenzó a trabajar en 1993 para una compañía antecesora, ni siquiera había una computadora. “Ahora creamos variedades de una forma diferente”, señaló Heath. “Es algo muy impresionante”.

Comentarios