Las tres dimensiones de Youtube

La red social de videos se suma a la tendencia de “reciclar” películas para adaptarlas al mundo del 3D


El Rey León,Titanic y La Bella y la Bestia son solo algunas de las películas que volvieron al cine en los últimos meses para mostrar las bondades del 3D frente a la imagen plana.

La moda que impuso James Cameron con Avatar llegó a una de las pantallas pequeñas, la de la computadora. YouTube lanzó una nueva función para convertir cualquier video web a 3D de forma automática.

La idea es hacer que los videos que no fueron filmados para 3D, puedan verse en 3D. El usuario solo necesita dar clic en la opción “Please make this video 3D” y un par de lentes tridimensionales.

No tan 3D


La tecnología detrás de este 3D instantáneo no es, sin embargo, la misma que producen los videos que se filman con ese fin. Como punto de partida, cada escena debe ser grabada en dos versiones, con dos cámaras con distintas perspectivas.

Lo que Youtube hace es estimar un mapa de profundidad para cada cuadro del video, empleando color, diseño espacial y movimiento, otros aspectos. Luego, mejora este mapa con lo que recoge de los verdaderos videos 3D que han sido subidos a su plataforma.

El video original y el mapa de profundidad sustituyen la combinación izquierda-derecha que un reproductor estéreo necesita para transmitir un video como 3D.

El truco está en el ojo


El efecto 3D en realidad se llama estereopsis y es el proceso por el cual los humanos perciben tres dimensiones desde dos imágenes muy similares. En otras palabras, es cómo los ojos y el cerebro crean la impresión de una tercera dimensión.

Los ojos del ser humano están separados por una distancia de entre 50 mm y 75 mm, lo que hace que cada uno vea de forma apenas distinta el mismo objetivo.

Estas dos imágenes diferentes entran al cerebro y este realiza una operación geométrica para resolver la disparidad entre ambas imágenes. El 3D es como se denomina esta disparidad.

Esto mismo busca replicar la tecnología moderna con los lentes de colores, diseñados para que los ojos reciban distintas perspectivas de la misma imagen.

La tecnología ya llegó a YouTube. Ahora resta ver si los usuarios que suben una hora de video por segundo al sitio de Google apretarán el botón para convertir en tres dimensiones sus imágenes.

Acerca del autor

Comentarios