Las máquinas de escribir ya podían espiarlo desde antes que los televisores

A través de unos imanes, un dispositivo en su interior detectaba qué teclas se pulsaban para luego transmitir esa información por radio

Recientemente, WikiLeaks dejó en evidencia los métodos de hackeo de la CIA para acceder a teléfonos y televisores, a través de los que espiaba a los ciudadanos. Estas técnicas no fueron las primeras en ser usadas con este fin. Ya en 1983, la URSS pinchaba máquinas de escribir para transmitir lo tecleado por radio.

Se introducía un dispositivo electromecánico dentro de una máquina de escribir. A través de unos imanes, el aparato detectaba qué teclas se pulsaban y luego transmitía esa información por radiofrecuencia a receptores que no podían estar muy lejos, ya que la señal era débil.

La máquina afectada se encontró en la embajada de Estados Unidos en Moscú, por lo que representaba un peligro muy alto para la diplomacia del país.

El caso en cuestión fue documentado por la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense en 1983, pero se dio a conocer públicamente en 2012.

Dada la sofistificación de esta tecnología, el gobierno estadounidense asumió que había más dispositivos de esta clase y empezó a buscarlos. Fue así que la embajada fue escaneada por completo con una máquina de rayos X.

En total, se descubrieron cinco dispositivos de este tipo, cada uno con variantes distintas.