Las imágenes de Fukushima tras el desastre nuclear

Cuatro años después, el fotógrafo polaco Arkadiusz Podniesiński ingresó a la zona de exclusión

Cuatro años después de la catástrofe nuclear en Japón desatada por el terremoto y tsunami de marzo de 2011, el fotógrafo y cineasta polaco Arkadiusz Podniesiński fue a Fukushima para ver cómo transcurría el proceso de limpieza y para ver cómo se compara con Chernobyl (Ucrania). Podniesiński señaló en su blog que los dos desastres tienen mucho en común.

Fukushima se divide en tres zonas: roja, naranja y verde. En la zona verde, la limpieza casi ha terminado: las casas han sido descontaminadas y pronto los residentes podrán regresar. La zona naranja puede ser visitada pero no se permite pasar la noche. No obstante, Podniesiński encontró al agricultor Naoto Matsumura que volvió de manera ilegal porque "no podía soportar ver a rebaños enteros de ganado vagando sin rumbo por las calles".

La zona roja, donde los niveles de radiación son altos, es un desierto posapocalíptico. En una de sus fotografías se ve una moto abandonada cubierta por los yuyos que brotaron de las grietas del cemento; también se ve los relojes de una escuela detenidos en el momento en los que el tsunami cortó la energía eléctrica o se ven grandes telarañas en el interior de un supermercado.

"En Chernobyl, después de casi 30 años es difícil encontrar objetos que no hayan sido tocados. Una vez vi un oso de peluche cubierto con una máscara de gas y un mes más tarde estaba al lado de la ventana, puesto allí para que los turistas le saquen fotografías con mejor luz (...) En Fukushima, el desastre permanece grabado en la memoria de los residentes, sigue vigente la orden de evacuación y la falta total de turistas hacen que todo esté en el mismo lugar que hace cuatro años", escribió Podniesiński en su blog.

Cuatro años después del desastre de Fukushima, más de 120.000 personas aún no pueden regresar a sus hogares; muchas de ellas siguen viviendo en alojamientos temporales. Además, más de 20.000 trabajadores están abocados a las tareas de limpieza.