Las franciscanas, víctimas involuntarias

La muerte de nueve delfines del Río de la Plata este verano puso en alerta a la organización OCC. Sin embargo, una investigadora uruguaya indica que el número es normal y que tanto pescadores como científicos trabajan para solucionarlo
Alerta: nueve franciscanas muertas (delfín de Río de la Plata, Pontoporia blainvillei) en lo que va de la temporada; siete en Barra de Valizas y dos en Arachania (La Paloma). La causa posible: enmallamientos en redes de pesca, disparos de pescadores, entre otras”.

Con este mensaje publicado en Facebook y Twitter, la Organización por la Conservación de Cetáceos de Uruguay (OCC) comunicó el incremento de un “fenómeno que ocurre desde hace muchos años”, según Rodrigo García Píngaro, biólogo y director de la ONG.

No obstante, para María Nube Szephegyi, una investigadora uruguaya integrante del Proyecto Franciscana, que realizó su tesis de maestría sobre la captura incidental y uso de hábitat de dicho animal y pertenece al Consorcio Franciscana, un grupo internacional que investiga sobre la especie, el número es habitual. “Nosotros tenemos registros de más de nueve animales muertos en un sólo día de pesca”, explicó la bióloga.

Muertes que preocupan


La franciscana se encuentra en estado vulnerable de conservación según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) e “integra la lista de especies prioritarias para la conservación en Uruguay, en donde su mortalidad incidental anual se estima en cerca de 300 animales”, explica Szephegyi en su tesis “Captura incidental y uso de hábitat del delfín franciscana (Pontoporia blainvillei) en el Río de la Plata y la costa atlántica uruguaya a partir de información de las flotas pesqueras”.
En 8 años de trabajo hemos escuchado mucho de la interacción de los pescadores con los delfines, de lo molesto que les resulta levantarlos en las redes, de la fea sensación que les provoca cuando están a punto de morir en la red y no pueden hacer mucho al respecto", dijo la investigadora uruguaya María Nube Szephegyi

La información para dicho trabajo provino del Proyecto Franciscana, realizado por un grupo de biólogos con el apoyo de la Universidad de la República entre 2004 y 2011 con más de 30 pescadores artesanales e industriales de la costa uruguaya para monitorear la interacción del delfín del Río de la Plata con la pesca.

En base a la experiencia por ese trabajo, Szephegyi afirmó que, a diferencia de lo que informó OCC, el aumento de la captura incidental en redes no se debería a un incremento de la cantidad de pescadores, sino a un cambio en el sistema de trabajo.

“En los meses de verano los pescadores utilizan redes que se dirigen a la captura de tiburones. Estas redes pasan más de 24 horas en el agua y tienen un tamaño de malla grande. Este cambio, de acuerdo a los modelos que desarrollé en mi tesis, sería un factor que aumenta la probabilidad de capturar un delfín”, dijo.

También dudó de la posibilidad de que los pescadores ultimen a los delfines de un disparo, tal como informó OCC: “En 8 años de trabajo hemos escuchado mucho de la interacción de los pescadores con los delfines, de lo molesto que les resulta levantarlos en las redes, de la fea sensación que les provoca cuando están a punto de morir en la red y no pueden hacer mucho al respecto, etc. Pero jamás nos mencionaron el tema de disparar a los animales”.

En su opinión, “la franciscana es un animal muy difícil de estudiar en su hábitat y prácticamente todo lo que se sabe de la especie proviene de información colectada por pescadores. Para nosotros, los pescadores, si bien están involucrados en la captura incidental de franciscanas, son también quienes han permitido que exista información por ejemplo para que la especie haya sido incorporada en la lista de especies prioritarias para la conservación en Uruguay e incluida en la lista roja de la UICN”.

 



-

Comentarios