Las diferencias entre el físico de una y un deportista

Hay cinco puntos donde la biología hace distinciones entre los atletas de élite mujeres y hombres, y que influyen de forma directa en su desempeño
Existe un motivo fundamental por el cual hombres y mujeres no compiten entre ellos en los deportes profesionales: sus cuerpos son distintos y eso les otorga ventajas o desventajas según qué aspecto físico se analice. Las diferencias biológicas que afectan su desempeño son cinco, considerando dos atletas olímpicos, por ejemplo, de diferente sexo.

1. Músculos


La testosterona y otras hormonas le darán a él un mayor porcentaje de masa muscular, sobre todo en la parte superior de su cuerpo. Algunas investigaciones indican que incluso sus fibras musculares individuales son más grandes. Porque más músculo significa más potencia, el desempeño de los hombres en salto, carreras de velocidad y especialmente en levantamiento de pesas y las disciplinas de lanzamiento es muy superior al de las mujeres.

2. Corazón


Como el corazón del hombre tiene mayor tamaño, puede enviar más sangre por latido a los músculos en ejercicio respecto a ella. La sangre de él también contiene más hemoglobina, encargada de transportar el oxígeno. En total, su capacidad de captar y usar el oxígeno (también llamada capacidad aeróbica o VO2 max) es típicamente de 15 a 25% mayor que la de ella. Eso se traduce en un mayor rendimiento en las pruebas de resistencia.

3. Flexibilidad


Debido a diferencias anatómicas, algunas de las articulaciones de ella tienen un mayor rango de movimiento, dándole ventaja en las disciplinas vinculadas a gimnasia y el patinaje artístico. Las hormonas también pueden influir en hacer que las articulaciones sean más laxas.

4. Rodillas


Las pelvis más anchas de ella hacen que sus fémures se encuentren con las tibias en un ángulo más grande. Cuanto mayor es este "ángulo Q" (llamado así por el músculo cuádriceps, ubicado en la parte anterior del muslo), más tensión se pone en las articulaciones de las rodillas. Esta es una razón por la cual las futbolistas, por ejemplo, son entre cinco y seis veces más susceptibles a las lesiones de rodilla que los jugadores. El entrenamiento que fortalece los isquiotibiales y los músculos cercanos pueden reducir el riesgo.

5. Grasas


La grasa total del cuerpo de ella es 16% de su cuerpo, mientras que en el de él es la mitad de dicha cifra. El cuerpo de ella necesita más "grasa esencial" sólo para mantener todos los sistemas funcionando sin problemas. El estrógeno aumenta el almacenamiento de grasa. (En el ejemplo se manejan cifras de deportistas de élite. Los rangos de grasa corporal saludable de las personas normales son aproximadamente 20 a 32% para las mujeres y de 10 a 22% para los hombres.) La grasa extra en ella es vital, pero no aumenta el rendimiento, por lo que él es más fuerte, kilo por kilo.

Comentarios