Las computadoras que aprenden

Google y la NASA compraron en conjunto una computadora cuántica, miles de veces más rápida y potente que una clásica
Una computadora que ocupa 10 metros cuadrados podría indicar un retroceso, si se la compara con los cada vez más diminutos dispositivos electrónicos. Pero, en el caso de las computadoras cuánticas, no se trata de volver al pasado sino de encaminarse al futuro: este armatoste es la próxima generación de computadoras.

Estas máquinas se basan en la física cuántica –la misma que rige el mundo microscópico de los átomos, por ejemplo– aplicada a la computación. Gracias a ello, pueden resolver de forma sorprendentemente rápida (cerca de 3.600 veces más que una computadora tradicional) aquellos problemas llamados hard, imposibles para las PC de escritorio.
Creemos que el aprendizaje cuántico de las máquinas podrá proveernos de las procesos más creativos de solución de problemas, bajo las leyes de la física”, escribió Google en su blog oficial

Si bien estas potencialidades fueron predichas hace años, la teoría detrás de estas máquinas no está completa y hoy solo existen dos computadoras cuánticas comerciales, fabricadas y vendidas por la compañía canadiense D-Wave Systems. La firma de defensa Lockheed Martin fue el primer cliente este año. Ahora, Google, la NASA y la Asociación de Universidades para la Investigación Espacial son, en conjunto, los segundos en adquirir una D-Wave Two.

Los flamantes dueños instalarán la máquina de US$ 10 millones en el laboratorio Quantum de Inteligencia Artificial de la NASA, en California. Según adelantaron, desde allí usarán la computadora para explorar áreas de la inteligencia artificial como el aprendizaje de las máquinas, es decir, de qué forma las computadoras realizan categorizaciones y analizan información en base a experiencias anteriores, explica la revista Forbes. Esto es útil para funciones como la traducción de idiomas, las búsquedas por imagen y el reconocimiento facial y de voz. Por eso, no es de extrañar que Google, rey de los datos, se adentre en este campo.

“Creemos que el aprendizaje cuántico de las máquinas podrá proveernos de las procesos más creativos de solución de problemas, bajo las leyes de la física”, escribió Google en su blog oficial.

Las aplicaciones de esta tecnología son tantas que aún no se conocen todas. En términos generales, son útiles para resolver “problemas de optimización”. Según explica el diario The New York Times en su blog Bits, la D-Wave usa la física cuántica para determinar el resultado que mejor satisfaga todas las variables (cientos de ellas) de un problema, con el mínimo uso de energía.

Simulaciones de astrofísica, finanzas, salud y hasta seguridad nacional son solo algunos de los campos que eventualmente sentirán la revolución de la computación cuántica.

En tanto, Google y la NASA experimentarán con esta gran promesa en el laboratorio, con el fin de conocer de qué es capaz.

 


La nueva computadora cuántica de Google y NASA


Quibits

Las computadoras cuánticas no se basan en bits, como las actuales, sino en quibits (quantum bits). Estos pueden existir en dos estados simultáneamente (por ejemplo, en 0 y 1, mientras que las clásicas lo hacen en 0 o 1).

Dos estados

Que un sistema cuántico pueda estar en varios estados a la vez significa que en estas computadoras es posible superponer distintas entradas: la máquina las procesa al mismo tiempo como si fueran una sola.

Más rápidas

Según algunas pruebas, una computadora cuántica puede resolver ciertos problemas 3.600 veces más rápido que una computadora tradicional. Cuanto más complejo el problema, más rápido lo hace.

Complejidad

Un tipo de problemas que resolverá más rápido es la factorización (base de la criptografía aplicada a transacciones online, por ejemplo). Una PC tardaría cerca de un millón de años en factorizar una cifra de 300 dígitos.

En cifras

El chip procesador de 512 quibits de la D-Wave Two se halla dentro de un sistema criogénico, que a su vez está dentro de un espacio de 10 metros cuadrados. La máquina cuesta unos US$ 10 millones.

Dudas

El hecho de que los sistemas de D-Wave realmente usen procesos cuánticos ha sido puesto en duda, aunque varias pruebas lo han confirmado. Lo que aún se debate es si esas máquinas pueden ser tanto más veloces.


Acerca del autor

Comentarios