Las computadoras personales, ¿son dinosaurios?

Dell pasó de ser un líder en la venta de PC a empresa candidata a ser comprada, un reflejo de que la industria computacional está perdiendo frente a los smartphones y tabletas
El camino que hizo Dell de ser un líder en computadoras personales hasta volverse candidata a que la compren sin duda refleja la caída de una industria que quedó atrás por una pila de advenedizos mejor equipados para aprovechar al máximo las cambiantes demandas de los consumidores y las empresas.

En una operación que se valuó en US$ 24.400 millones, el fabricante de PC sale de cotización en bolsa gracias a la compra apalancada que hacen Silver Lake Management LLC, Microsoft y el director ejecutivo Michael Dell, quien volverá a tener el control mayoritario de la empresa que fundó en 1984.

Dell fue pionera en la fabricación de bajo costo y el envío directo al cliente, lo que contribuyó a que las computadoras se transformaran de ser máquinas voluminosas de oficina, que tenían piezas que costaban miles de dólares, a ser dispositivos que todos los hogares pueden comprar. Cambió ese enfoque a costa de reducir los costos de la cúpula de la industria de la PC. Sin embargo, la empresa, junto con muchas de sus pares, no pudo adaptarse cuando los clientes perdieron el deseo de tener computadoras de escritorios y hasta de portátiles delgadísimas, y pasaron a elegir una nueva clase de máquinas móviles: los teléfonos inteligentes y las tabletas.
Todo lo que en nuestra industria de alta tecnología alguna vez se manejó desde una PC ahora se lo hace con un teléfono inteligente”, dijo Jim McGregor, analista de Tirias Research

“Todo lo que en nuestra industria de alta tecnología alguna vez se manejó desde una PC ahora se lo hace con un teléfono inteligente”, dijo Jim McGregor, analista de Tirias Research. “Dell, más que nadie, cambió el modelo de negocio que tenía el mercado de las PC. Pero cuando se mira todas las innovaciones que salieron últimamente, se advierte que ninguna fue para la PC”.

Michael Dell y Silver Lake pagarán US$ 13,65 por acción por la fabricante de PC, dijeron ayer las empresas en una declaración. Microsoft, la socia de Dell que tiene un software que corre en el 90% de las PC del mundo, aportará un préstamo de US$ 2.000 millones para la compra, lo que le dará a esta última más libertad para recortar empleos y encaminar la estrategia.

Día clave para Dell


Este año, la industria de las computadoras enfrenta su segunda baja consecutiva en términos de ventas anuales, mientras que las tabletas y los teléfonos inteligentes siguen en aumento. Los despachos de PC cayeron un 4% en 2012 y perderán un 1,5% más este año, calculan los analistas de JPMorgan Chase. En cambio, la unidad de venta de tabletas subió un 75% el año pasado y se alzará súbitamente un 54% en este ejercicio, estiman esos analistas.

A mediados de la década pasada, Dell pasó de ser un emprendimiento de dormitorio universitario a convertirse en una empresa con un valor de mercado de más de US$ 100.000 millones y este es un ejemplo claro de un período en que la innovación de electrónicos se centraba en las PC. Vendiéndoles directamente a los consumidores y a las empresas, y permitiéndoles que especificaran los componentes que querían, la empresa de The Round Rock, Texas, contribuyó a bajar el precio promedio de venta de una PC que en 1995 valía más de US$ 2.000 a menos de US$ 700 en 2011, según la consultora de investigación de mercado IDC.

La era de los móviles


Con el surgimiento de las tabletas y los teléfonos inteligentes, las PC ahora tan solo representan el 29% de todos los dispositivos con conexión a internet, según un informe de Goldman Sachs Group, fechado en diciembre. Eso significa que Microsoft, cuyo sistema operativo corría en el 97% de los dispositivos computacionales en 2000, ahora tiene solo el 20% del total del mercado de consumo de computadoras. El sistema operativo móvil de Google, Android, tiene el 42% y Apple, el 24%.

“La gran pregunta es: las computadoras personales, ¿son dinosaurios?”, dijo Daniel Morgan, administrador senior de cartera de inversiones de Synovus Trust.

Lo que omitieron la industria y Dell en particular fue el cambio que hubo de las empresas hacia los consumidores, como impulsores del crecimiento en la computación, según Bob O’Donnell, analista de IDC. Pese a que las empresas fueron las que más pedidos hicieron, el enfoque de Dell en bajar los costos de fabricación la ayudó a progresar. Cuando fue necesario hacer innovación en los productos, se desató el sufrimiento para la empresa.

“El diseño fue en lo que comenzaron a atrasarse”, dijo O’Donnell. “Dell medio que se metió temprano en los mercados, pero apenas si se mojó los pies que ya estaba saliendo de las aguas bursátiles. Eso fue lo que pasó con los teléfonos móviles, con las tabletas”.

Comentarios