Las biopics que se veían venir

A poco más de un año de la muerte de Steve Jobs, Hollywood estrenará dos películas sobre la vida del gurú de la tecnología y creador del mundo Apple
En estos momentos se juega en Hollywood una carrera para ver quién estrena primero a lo largo de 2013 la biopic de Steve Jobs. Cuando pasó poco más de un mes del primer aniversario de la muerte de Jobs, hay dos proyectos encaminados para que el año que viene las carteleras del mundo se llenen (de nuevo) de la cara barbada, los lentes transparentes redondos y la manito reflexiva sobre la pera.

El primer proyecto es la producción independiente Jobs, dirigida por Joshua Michael Stern y con la actuación de Ashton Kutcher en el rol protagónico. Se trata de un filme que repasa la historia de Jobs y de su transformación de un hippie mochilero y buscavidas al empresario que revolucionó el mercado de las comunicaciones entre finales del siglo XX y principios del XXI.

El segundo proyecto es una película en principio titulada Steve Jobs, cuyo director ha confeccionado un guión original y arriesgado. La cabeza del proyecto es Aaron Sorkin (más conocido como guionista de la película La red social y la serie The West Wing), quien se basa en la hipertaquillera biografía de Walter Isaacson. Su libreto se centra en tres escenas concretas de momentos definitorios de la vida de Jobs, siempre en los tiempos previos a los lanzamientos fundamentales: el primero es el lanzamiento de la Mac, el segundo es el de su emprendimiento NeXT, luego de que abandonara Apple, y el último es el lanzamiento del iPod.

Parecidos pero diferentes


Los proyectos tienen sus diferencias, sus ventajas y sus flancos débiles. Si bien Jobs “pegó” primero al incluir en sus filas a Kutcher, quien es físicamente parecido al empresario en su juventud, hay quienes dudan de la capacidad del actor para encarnar la complejidad de un personaje con muchos matices y claroscuros.
No sé si recuerdan la campaña publicitaria que hizo Jobs, la campaña de Think different (“Piensa diferente”). ‘Esto va para los locos’, así empezaba. Si puedo terminar la película con ese texto y la voz en off, si puedo conseguir ese final, entonces habré escrito la película que quería hacer”, dijo Aaron Sorkin, guionista del filme Steve Jobs

La apuesta de esta película es a ser lo más fiel posible a la historia de Jobs desde su adolescencia hasta su madurez. Por eso, se ha filmado en locaciones reales, tanto de California como de la India (ver recuadro), a donde Jobs viajó en 1973, cuando tenía 18 años.

La historia va desde 1971 hasta 2011, el año final de la vida de Jobs. En esos 40 años, las transformaciones en la anécdota vital del personaje principal son el eje por donde transcurre la historia.

En la vereda de enfrente, Steve Jobs, que la “corre de atrás” pues, por ejemplo, todavía no tiene un actor protagonista, juega en otra cancha.

La intención del oscarizado Sorkin es evitar la narración desde-la-cuna-a-la-tumba con la que usulamente se retrata a los personajes famosos y crear una historia que sea capaz de captar la esencia del personaje mediante tres actos concretos de la vida del hombre.

“No sé si recuerdan la campaña publicitaria que hizo Jobs, la campaña de Think different (“Piensa diferente”). ‘Esto va para los locos’, así empezaba. Si puedo terminar la película con ese texto y la voz en off, si puedo conseguir ese final, entonces habré escrito la película que quería hacer”, declaró Sorkin al sitio web de noticias Daily Beast.

Taquilla asegurada


Las dos películas se juegan a obtener una buena recaudación, basadas en las notables ventas en todo el mundo que generó la biografía autorizada por Jobs de Isaacson.

Además, Sorkin cuenta con la experiencia previa de La red social, un filme que también es una biografía de un personaje relevante de la primera década del nuevo milenio.

Más allá de visiones oblicuas sobre el mismo fenómeno, ambas películas pretenden, a su manera, darle una dimensión a la figura de Jobs más amplia que la que la prensa de tecnología construyó de él luego de su muerte.

Con el foco puesto en verlo como una especie de mesías del mundo tech, muchos olvidaron el valor de Jobs como un teórico de la tecnología y como transformador de un paradigma.

 


La filmación de Jobs empezó en junio


Jobs o jOBS (como se publicita a sí misma la película) fue un proyecto que se definió poco tiempo después de la muerte del creador de Apple. Luego que el guionista Matt Whiteley confeccionara la historia en el papel y de que la producción obtuviera la firma de Kutcher para el rol protagónico, el rodaje arrancó en junio de este año en la localidad californiana de Los Altos, dentro del llamado Silicon Valley, cercano a San Francisco, utilizando la misma casa donde Jobs vivía en su adolescencia y en el mismo garage donde surgió la semilla del futuro imperio informático.

El director del filme es Joshua Michael Stern y dentro del reparto se encuentran actores de la talla de James Woods, Lukas Haas, Matthew Modine y Lesley Ann Warren, entre otros.

Según la web oficial de la película, Jobs es una “visión oscura, honesta y sin compromiso de las facetas más profundas de la personalidad de Steve Jobs”.


Comentarios