Las apps de bisturí

Muchas aplicaciones prometen adelantar el resultado de una cirugía plástica, pero son criticadas por trivializar la práctica médica
En diciembre de 2013, el diario inglés Daily Mail había contabilizado al menos 200 aplicaciones de cirugía plástica disponibles en Google Play y App Store, presentando al rubro como uno de rápido crecimiento. En ese entonces, igual que ahora, las hay de varios tipos: para nariz, para busto, para liposucción y para una intervención total. Muchas están respaldadas por una clínica –casi siempre estadounidense o canadiense– a la que se puede contactar directamente para concertar una cita.

La Asociación Británica de Cirujanos Plásticos (BAAPS, por su sigla en inglés) emitió un comunicado para expresarse en contra del uso de estas aplicaciones. En concreto se las calificó como un asunto “preocupante” que contribuye al “apetito insaciable” de los pacientes por un nuevo retoque de sus cuerpos. “Dan la impresión de que los cambios (mostrados por las apps) se pueden replicar fácilmente por la cirugía y que modificar un aspecto corporal es tan simple como manejar un smartphone”, se agregó.

Estas apps utilizan la tecnología de reconocimiento facial para retocar las inevitables consecuencia del envejecimiento. No obstante, ninguna de las que probó CromoBeauty Mirror, Boost your beauty, iLipo, Cosmetic facial & rhinoplasty surgery y Plastic Surgery Simulator– resultó fácil de usar. iLipo y Boost your beauty, por ejemplo, se trancaron demasiado. En todas hay que tener mucha precisión en el manejo de la edición para obtener un resultado aceptable. Sí es sencillo afinar el contorno de la cara, la nariz o las caderas, pero las herramientas no permiten obtener un resultado superior al que puede conseguirse con Photoshop o programas similares. Es más, las funciones no están diferenciadas para intervenir las distintas partes del cuerpo.
Nuestra idea es aplicar un cambio sutil y realista al reflejo de una persona para que, cuando suba su foto a Facebook, nadie sepa que ha sido alterado", dijo Parham Aarabi, desarrolladora de Beauty Mirror

Por ejemplo, la versión gratuita de Beauty Mirror (para iOS) solo permite usar cuatro “looks”: brillo, rejuvenecimiento (da un aspecto alisado a la piel), remodelación y adelgazamiento. Lo más visible es que el nuevo rostro es mucho más fino que el original. La versión paga (US$ 1,99) incluye 16 filtros para ajustar elementos faciales particulares como el mentón o el grosor de los labios.

“(Antes y después) se parecen pero (la última foto) es un poco mejor: las arrugas se han ido y los ojos se retocaron”, aseguraba Parham Aarabi, desarrolladora de Beauty Mirror, en alguna entrevista. Y agregó sobre el objetivo de la app: “Nuestra idea es aplicar un cambio sutil y realista al reflejo de una persona para que, cuando suba su foto a Facebook, nadie sepa que ha sido alterado”.

La app que ofrece herramientas diferenciadas en su versión gratuita es iAugment, pero no está disponible para Uruguay. Según se explica en un video, la plataforma permite seleccionar de forma independiente cada seno para aumentar o reducir el tamaño según diferentes talles de soutien predeterminados. El resultado es bastante realista.

Una vez que los usuarios generan sus imágenes de antes y después tienen la opción de compartirlas en el sitio web de la correspondiente aplicación para recibir comentarios. El problema radica en que pueden exponerse a presiones para someterse a un procedimiento que no habían considerado en primer lugar.

De todas, solo Plastic Surgery Simulator para iOS y Android (con versiones gratuitas y pagas por US$ 1,99 y US$ 1,65, respectivamente) tiene un apartado de advertencia. En él se lee: “Puede existir una enorme diferencia entre lo que se puede lograr en el contexto de una cirugía plástica real y con una herramienta informática de simulación virtual. Solo un cirujano real acreditado será capaz de ofrecer asesoramiento acerca de lo que se puede lograr desde un punto de vista realista (…) La cirugía plástica implica riesgos y su coste económico es elevado. No se garantiza el éxito”.

En cambio, Boost your beauty, iLipo y Cosmetic facial & rhinoplasty surgery, al estar asociadas a clínicas, alientan a que se use la imagen retocada como ejemplo de lo que se quiere conseguir en el quirófano.

 


Juegos polémicos


Plastic Hospital Office for Barbie version fue una app que duró un suspiro en la App Store. Era un juego diseñado para niñas mayores de 9 años en el que se operaba a una paciente insatisfecha con su cuerpo. La jugadora debía manejar la anestesia y el bisturí para hacerle al personaje una liposucción y otros retoques. La app fue quitada de la tienda luego de una avalancha de quejas de padres preocupados. Misma suerte corrió Plastic Surgery, un juego similar para Android.


Comentarios