La vida después de Nokia

Oulu, la ciudad finlandesa que durante décadas dependió de la empresa desarrolladora de teléfonos celulares, ahora encuentra una nueva fuente empleadora, también en la tecnología
Desde inicios de diciembre, la ciudad finlandesa de Oulu está atrapada en la oscuridad a excepción de algunas horas de penumbra al mediodía, una oscuridad que algunos temían podría ser igualada a sus perspectivas económicas después de que el mayor empleador local, Nokia, anunciara su retirada.

Oulu, con casi un cuarto de millón de habitantes, llegó a ser un lugar clave de desarrollo e investigación de Nokia, antes de que el fabricante de teléfonos móviles perdiera la batalla de los teléfonos inteligentes a nivel global ante los iPhone de Apple y los equipos con el sistema Android de Google.

Nokia y su empresa de redes llegó a emplear a 5.000 personas en Oulu, más de tres veces el segundo mayor empleador del sector privado, pero ahora tiene cupos para menos de la mitad de esa cifra.

La tasa de desempleo de la ciudad llegó a un máximo del 16% en el verano, un nivel inédito desde la crisis financiera del país a principios de la década de 1990.

Sin embargo, pese a la penumbra y una temperatura promedio anual de 2 grados centígrados, se pueden ver señales de recuperación en la ciudad más grande del norte de Finlandia, a 600 kilómetros de Helsinki.

Un ejemplo nacional a seguir


Oulu se está convirtiendo en un modelo para el resto del país mientras intenta llenar el vacío generado por la caída en las ventas de Nokia y las decenas de miles de despidos que precedieron la decisión de setiembre del antiguo campeón mundial de teléfonos móviles de abandonar el negocio y venderlo a Microsoft.

Oulu actualmente es el primer candidato para albergar un nuevo centro de datos de Microsoft, que quiere invertir US$ 250 millones en ese tipo de instalaciones en Finlandia tras asumir el negocio de Nokia el próximo año.

El fabricante de chips estadounidense Broadcom salvará cientos de empleos al comprar la división finlandesa de modem inalámbrico de la firma japonesa Renesas Electronics, que planeaba despedir a todos los empleados en Oulu, la mayoría de ellos transferidos desde Nokia el 2010.

El fabricante de equipos de telecomunicaciones Nokia Solutions and Networks, que representará el 90% de las ventas del grupo tras la venta de la división de equipos móviles, también piensa mantener sus 2.300 trabajadores en Oulu, y está en conversaciones para contratar a más.

La adaptabilidad de Oulu es parte de la historia nacional, fruto de un foco determinado en estándares educativos, que mantienen la competitividad del país de 5,4 millones de personas. Los estudiantes finlandeses tienen altas marcas en las pruebas de competencia internacionales y una prueba de la OCDE en octubre demostró que sus adultos sólo son segundos tras los japoneses en lectura y matemáticas.

Populares de la sección

Comentarios